El albergue de Jesús y María, situado en la calle Compañía, dio ayer el pistoletazo de salida a la temporada de peregrinaje, con nuevo horario y nueva gestión del recinto a cargo de Aspace.

Interior del albergue de peregrinos Jesús y María, Pamplona

Interior del albergue de peregrinos Jesús y María, Pamplona

El albergue de Jesús y María, situado en la calle Compañía y gestionado este año por primera vez por Aspace, abrió ayer sus puertas a las 12.00 horas para esta nueva temporada. «El horario de apertura es una de las novedades que hemos incluido este año. Además, el albergue estará abierto ininterrumpidamente hasta el próximo 23 de diciembre, y solamente cerrará en Sanfermines, y del 24 de diciembre al 15 de enero», señaló ayer MªCarmen Urtea, miembro de Aspace y coordinadora del albergue. «No obstante, la principal novedad y la más importante es que quienes gestionarán los distintos servicios del recinto serán personas discapacitadas. Todos ellos están ya seleccionados y estarán acompañados siempre, hasta que se desenvuelvan solos, por una persona de la asociación. En total seremos seis, que iremos turnándonos en mañanas, tardes y noches», contó Urtea.

Las personas discapacitadas se encargarán de trabajos como la limpieza del albergue o el recibimiento de peregrinos en la entrada. «Para nosotros es algo bastante novedoso porque con los discapacitados siempre habíamos trabajado en otro tipo de sitios como fábricas, talleres y demás. Ahora vamos a darles la posibilidad de ser parte del sector servicios», aclaró la coordinadora, quien apuntó que «no obstante, en Lecároz tenemos otro albergue que ya lleva varios años funcionando y la experiencia está siendo genial». Lo importante de todo esto, según la coordinadora, es que ellos están muy ilusionados con el proyecto.

«Darles trabajo es nuestra prioridad y aquí se sienten muy agusto. Aun así solemos comentárselo a los peregrinos cuando vienen, porque no están muy acostumbrados a que les atiendan este tipo de personas. Pero por ahora todo está yendo sobre ruedas», aseguró Urtea, quien ayer se encontraba acompañada de varios de los discapacitados que durante estos días irán tomando posiciones en sus respectivos trabajos.

ALBERGUE COMPLETO

El albergue, construido en el interior de una antigua iglesia, cuenta con 114 camas y todo tipo de servicios para el peregrino. Que todo ello siga estando en perfectas condiciones dependerá de las personas discapacitadas que gestionan el albergue. Ayer, sin ir más lejos, uno de ellos, Tomás Prieto, se encontraba atendiendo a los primeros peregrinos de la temporada a su llegada al recinto. Amablemente fue sellando los certificados de los visitantes y recogiendo la información de quienes pensaban quedarse a descansar. «Una cosa que sí hemos impuesto es que se salga del albergue antes de las 9.00 horas, porque hasta las 12.00 horas nos dedicaremos a limpiar», comentó Urtea. «Esperamos, también, poder darle vida al albergue durante la temporada baja. Por eso, tenemos pensado fomentar que grupos escolares hagan una etapa del camino y pasen la noche aquí, el proyecto se va a llamar Vive como un peregrino«, añadió.

Fuente: diariodenoticias.com