Un hospitalero atiende a los peregrinos en el albergue de la calle Lucas de Berroa de Irún :: Albergues del Camino de Santiago

Un hospitalero atiende a los peregrinos en el albergue de la calle Lucas de Berroa de Irún

Un total de 6.580 peregrinos de 46 países pernoctaron el año pasado en el albergue de  Irún. La instalación, de propiedad municipal y gestionada por la Asociación Jacobea de Irún-Bidasoa Jacobi, permanece abierta entre los meses de marzo y octubre y tiene actualmente capacidad para 50 camas.

El número de peregrinos que inicia el Camino de Santiago en Irún o que parte etapa en la ciudad va en aumento desde la apertura del albergue en 2004 (a partir de 2007, en su ubicación actual).

Durante el primer año, el albergue irunés acogió a 501 peregrinos y desde entonces, han pernoctado en sus instalaciones un total de 45.345 personas procedentes de 56 países.

Siempre pendientes de la llegada de los caminantes para asistirles en lo que necesiten, han estado los hospitaleros voluntarios, antiguos peregrinos que dedican parte de sus vacaciones a atender los albergues y a colaborar en la difusión de los contenidos artísticos, culturales y espirituales del Camino de Santiago.

La hospitalidad

Por el albergue de Irún, han pasado, desde su apertura, 260 hospitaleros. «En los últimos años, hemos contado con un numeroso grupo de personas de toda edad y condición que han colaborado como hospitaleros voluntarios en el albergue», comentaba Josin Galzacorta, presidente de Jacobi. «Pero ahora, debido al fuerte incremento de peregrinos que comienza el camino en Irun necesitamos aumentar el número de personas que colaboran en estas tareas».

El trabajo de los hospitaleros es esencial no sólo para dar cobijo a los peregrinos, sino «para que cada uno de ellos se lleve el mejor recuerdo posible a su paso por el albergue u ‘hospital’, en definitiva, para que reciba hospitalidad a su paso por Irun», explica el pesidente de Jacobi.

El único requisito necesario para ser hospitalero es «haber hecho la peregrinación a Santiago y querer dedicar su tiempo y sus capacidades de modo altruista a la acogida de los peregrinos», añade Galzacorta.

Para poder realizar bien este cometido, «es muy importante que los hospitaleros hagan un cursillo de preparación, con el fin de conocer de antemano lo que van a encontrar en esa otra cara del camino, que es la hospitalidad».

Con este fin, la Asociación Jacobi ha organizado un cursillo gratuito, que tendrá lugar el 18 de febrero, sábado, en el albergue (c/Lucas de Berroa, 18-1º). El curso será impartido por hospitaleros veteranos que tratarán la acogida al peregrino y otras cuestiones prácticas. El horario del curso será de 9.00 a 18.40 y a mediodía, se celebrará una comida de trabajo y hermandad.

Las personas interesadas en asistir pueden ponerse en contacto con la Asociación Jacobi llamando al móvil 606.39.75.23 o al fijo 943.64.21.85, dejando en este caso un mensaje en el contestador automático con un teléfono de contacto.

Josin Galzacorta aseguraba ayer que «la hospitalidad te devuelve más de lo que das» y animaba a las personas que hayan hecho la peregrinación a Santiago y dispongan de tiempo libre «a sentir el Camino de otra manera, como hospitaleros y devolver así lo que otros les dieron en su anterior Camino».

Leído en Diario Vasco