Albergue Santiago Apóstol, Redondela :: Albergues del Camino Portugués

Albergue Santiago Apóstol de Redondela

Los miles de peregrinos que cada año realizan el Camino de Santiago Portugués disponen de un nuevo lugar para el descanso a su paso por la villa de los viaductos.

La parroquia de Santiago de Redondela ha abierto en el centro de la localidad el primer albergue de la Diócesis de Tui-Vigo, un edificio histórico recién restaurado de dos plantas con capacidad para treinta personas alojados en literas en dos amplias y luminosas habitaciones.

La iniciativa fue impulsada por el cura de Redondela, Benito Estévez, tras recibir este inmueble en donación hace casi una década por la Fundación Filomena Rivero Alonso para destinarlo a esta finalidad.

Tras años de trámites ante el Concello y para cumplir con las exigencias de Patrimonio, unido a las dificultades para obtener la financiación necesaria para la rehabilitación del edificio, cifrada en 280.000 euros, el albergue abrió sus puertas en Semana Santa para atender la demanda de hospedaje ante el auge de la ruta jacobea.

El número de peregrinos aumenta cada año, unas cifras que se multiplican por la promoción en los últimos tiempos por parte de las administraciones del Camino por la Costa, que confluye con la ruta interior —pasa por Tui y Porriño— en la villa de Redondela. «Hasta el momento estamos muy satisfechos con la ocupación lograda, ya que lo tenemos lleno casi a diario pese a que acabamos de llegar», señala el párroco.

El establecimiento es sin ánimo de lucro y la recaudación se destina al pago de las obras, el mantenimiento del inmueble y los sueldos de los dos empleados que lo atienden. «El motivo por el que decidí crear el albergue es porque Redondela, desde hace siglos es parada obligada y fonda en el Camino de Santiago Portugués, y también, porque la Iglesia, históricamente, siempre estuvo vinculada a la hospitalidad», explica Benito Estévez, que comenta que en la zona trasera del edificio, hace siglos, hubo un hospital de peregrinos atendido por religiosos.

El establecimiento, ubicado en la calle Telmo Bernárdez, cuenta con treinta camas, seis duchas y tres aseos. Además está dotado con todos los servicios habituales, como cocina, comedor, lavadora gratuita, parking de bicicletas, wifi y un enorme patio exterior en el que los grupos, si el tiempo lo permite, pueden hacerse una barbacoa para recuperar fuerzas tras la jornada de peregrinaje.

Uno de los dos encargados del local, Yeray Rodríguez, destaca la buena acogida por parte de los clientes. «Muchos nos comentan que es el mejor albergue desde Oporto y casi todos quedan muy satisfechos con la estancia. Tenemos unas instalaciones modernas y una buena calidad-precio», apunta.

Leído en Faro de Vigo