Cómo combatir el cansancio en el Camino de Santiago :: Albergues del Camino de SantiagoHaciendo el Camino de Santiago nos vamos a cansar; de eso no tengas duda. Lo que nos va a dar la oportunidad de comprobar la maravilla del cuerpo humano, de nuestro cuerpo.

Cuando por la noche nos acostamos muy cansados, en muchas ocaciones nos resulta increíble comprobar al día siguiente que estamos como nuevos; el reposo nos ha devuelto las fuerzas.

Además, en el Camino comprobarás cómo el cuerpo se va habituando al esfuerzo y cómo  cada día nos afectan menos los kilómetros.

Durante la etapa

Es muy importante realizar pequeños descansos durante la etapa para recuperar fuerzas, de manera que no lleguemos a sentirnos exhaustos; así la recuperación será más rápida que si estamos completamente agotados.

Por ejemplo, podemos parar a descansar un rato a la sombra de un árbol, o en uno de esos lugares que nos regala el Camino con vistas maravillosas, aprovechar para beber agua y comer algo.

El cuerpo nos lo agradecerá y no debemos olvidar que el Camino de Santiago es, ante todo, una experiencia que hay que disfrutar. En caso contrario, puede terminar siendo una auténtica tortura.

Además, es importante beber pequeños tragos con frecuencia para hidratarnos (como ya hemos visto en La alimentación en el Camino de Santiago) y evitar así que los músculos se cansen más de lo necesario.

Y no sólo agua, sino también bebidas isotónicas, ricas en sales minerales, especialmente si piensas hacer etapas de más de 30 km.

Hay que descansar cuando no estamos excesivamente cansados para tener una buena recuperación; si llegamos al agotamiento, la recuperación será mucho más lenta y problemática.

Nunca debemos llegar al límite de nuestras fuerzas.


La importancia del peso de la mochila

No está de más volver a recordar lo importante que es el peso de la mochila.

Recordemos que vamos a caminar muchos kilómetros con ella a las espaldas y que un sobreesfuerzo en esta zona del cuerpo durante tantos días puede tener graves consecuencias para nuestros músculos.

Además, nos hará estar más cansados e iremos más lentos, sobre todo cuando llevemos varias horas caminando y empiecen a faltarnos las fuerzas.

Por eso, es importante intentar ir lo más ligero posible de equipaje y llevar solamente lo estrictamente necesario. Lo adecuado es no llevar nunca más del 10 % de nuestro peso corporal cargado sobre nuestras espaldas.

Saber más:


Al finalizar la etapa

Es recomendable darse unos masajes en las piernas y en los pies.

Las agujetas no son el problema real, ya que a los dos días dejaremos de sufrirlas; el verdadero problema son los tirones y el cansancio muscular, que podemos padecer como consecuencia del ritmo de la marcha, de la deshidratación y de un sobreesfuerzo al que no estamos acostumbrados.

En este sentido, los masajes son fundamentales para descargar las piernas.

Pero también tomar alimentos salados, tanto para retener agua como para evitar el cansancio muscular y los tirones.


Por la noche

Por supuesto, además de realizar descansos, es muy importante dormir bien por las noches, siempre las horas suficientes.

De lo contrario, es muy posible que nos falten las fuerzas al día siguiente.

Puede que te apetezca salir por la noche o quedarte charlando con otros peregrinos, pero recuerda que el descanso es primordial para afrontar el Camino de Santiago.

Y para descansar bien no está de más llevar unos tapones para los oídos.

Cabe la posibilidad de que en el albergue coincidamos con un «roncador» que nos amargue la noche si no estamos preparados.


Descansar un día

Pensando en hacer el Camino de Santiago «de un tirón», especialmente las rutas más largas, no está de más que planifiquemos algún día de descanso total.

Así podremos afrontar con más fuerza los kilómetros que nos quedan hasta Santiago.

De acuerdo con nuestras posibilidades (presupuesto, tiempo disponible), lo ideal sería que al menos descansemos bien un día completo por semana.

Si estamos haciendo el Camino Francés, una buena excusa para descansar pueden ser las ciudades de Burgos o León, que tienen muchísimo que ver y disfrutar.

¿Añadirías algo más? Tu experiencia y opinión ayuda a otros.


Consejos prácticos para hacer el Camino de Santiago