Ropa para hacer el Camino de Santiago :: Albergues del Camino de SantiagoPrimavera y verano son las época más habituales para realizar alguna de las rutas y etapas del Camino de Santiago.

Pensando en ello, una de las primeras decisiones a tomar, aparte de elegir la ruta y etapas, es la ropa necesaria para el Camino de Santiago.

En primavera y verano la mochila es más ligera, y además contamos con la ventaja de necesitar menos ropa de abrigo.

La ropa y el problema del peso

No obstante, es muy fácil caer en la tentación de acumular más equipaje del realmente necesario —y, por tanto, más peso—, por lo que es muy importante valorar que ropa necesitamos llevar para hacer el Camino de Santiago.

La ropa que llevemos va a depender, inicialmente, de dos factores:

  • la época del año en que iniciemos el Camino, y
  • las condiciones meteorológicas características de cada época del año y de los lugares por los que vayamos a caminar.

Es una de las cuestiones más importantes y difíciles de toda esta aventura y, en general todos cogemos más cosas de las que necesitamos.

Una vez elegida la mochila, la ropa se convierte en nuestro gran problema.

Te puede interesar: La mochila y el neceser para el Camino de Santiago

Una consideración necesaria es que hay que darse cuenta de que en las grandes rutas no vamos a estar en medio de la nada. Por ejemplo, en el Camino Francés pasamos por muchos pueblos, atraviesamos grandes ciudades como Pamplona, Logroño, Burgos, León o Santiago y en casi todos ellos encontraremos tiendas abiertas para comprar lo que nos haga falta, así que es mejor limitarse a cargar la mochila con la ropa que sea estrictamente necesaria.

En principio —salvo la ruta y la época del año— no deberíamos llevar ropa de abrigo puesto que:

  • vamos a sudar, por lo que la ropa de abrigo nos va a molestar.
    Eso no quita que podamos llevar una sudadera por por si refresca a la noche y queremos salir a dar un paseo, y
  • la ropa de abrigo suele ser gruesa, por lo que tampoco entra fácilmente en la mochila.

Pero, por lo general, utilizaremos casi siempre ropa corta / larga pero sin ser de excesivo abrigo.


Camisa y camisetas

Camisas, polos, camisetas técnicas, etc.

Debemos tener en cuenta el peso y ocupación de las mismas, la facilidad de lavado y la rapidez de secado. Son prendas de las que, dependiendo de la sudoración, nos cambiaremos a diario.

Al menos necesitamos dos camisetas por día, una para la marcha y otra para el reposo, teniendo en cuenta que en la mayoría de los albergues vamos a poder lavar la ropa.

Las camisetas más técnicas (térmicas, transpirables) son livianas y ocupan muy poco espacio en la mochila.

Puede ser adecuado llebar una camisa normal para el final de la etapa, por si queremos dar un paseo por el pueblo en el que estemos sin llevar ropa de deporte.


Jersey

Los polares ocupan y pesan poco, protegen del frío y son sufridos.


Pantalones

Dos pares. Uno el puesto para andar (cortos o largos según época, siendo muy útilies los desmontables), y otro de repuesto y de uso para los finales de etapa y los desplazamientos de ida y regreso a casa.

Son adecuados los típicos pantalones de deporte, ligeros y cómodos, que ocupan muy poco espacio, y también las mallas o leggins.


Chubasquero

Fino o grueso, según época de año, cortavientos o similar. Debemos tener en cuenta que el espacio que debe ocupar mientras que no se utiliza debe ser mínimo, al igual que su peso.


Capa de agua

Esta prenda solo es recomendable si prevemos hacer el Camino en época de lluvias o en zonas habitualmente muy lluviosas. De no ser así, podemos servirnos simplemente del chubasquero.

Como cuidado especial de la capa de agua o capelina se debe procurar que cierre perfectamente por los laterales, evitando que en caso de viento se convierta en una vela y se enganche con ramales y arbustos, además de que nos vaya frenando el paso.


Calcetines

3 o 4 pares.

Para saber más: El calzado y los calcetines para hacer el Camino de Santiago


Ropa interior

3 prendas de ropa interior. Con las mismas recomendaciones que para camisetas y calcetines.


Complementos

  • Saco de dormir. En muchos albergues todavía lo exigen.
  • Esterilla aislante, a la que siempre le podremos encontrar utilidad, para descanso de los pies, como almohada, como reposo para una siesta …
  • Sombrero o gorra. Con visera o alas, procurando que nos proteja del sol, tanto de frente como por la nuca.
  • Pañuelo para cuello. Refrescará ante el calor, cubrirá la cara si hay polvo y puede ayudar a hacer un torniquete o como muñequera.
  • Gafas de sol.
  • Chanclas para la ducha y para andar cómo al finalizar la jornada. Pueden ser de dedo o de cintas (que pueden utilizarse con calcetines).

Consejos prácticos para hacer el Camino de Santiago