La afluencia de peregrinos en Irún confirma su tendencia al alza con nuevas cifras récord

El hospitalero atiende a dos peregrinas a su llegada al albergue de la calle Lesaka. / F. PORTU
El hospitalero atiende a dos peregrinas a su llegada al albergue de la calle Lesaka. / F. PORTU

El albergue de Jacobi, a fecha de 31 de agosto, ha recibido a un millar más de personas que el año pasado

A falta de que concluya la temporada estival de peregrinaciones, en pocas semanas, el albergue de peregrinos de Irún ha dado a conocer los datos de afluencia registrados durante los meses de julio y agosto. Son unas cifras que confirman la tendencia al alza que se lleva produciendo desde hace tiempo, pero especialmente en el último año: cuando la Asociación Jacobi, que gestiona el albergue, comenzó a recibir peregrinos en el año 2004, atendió a 500 personas. En 2018, la temporada se cerró en octubre con 7.851 pernoctaciones.

Este año, a finales de agosto, Jacobi ha recibido en el albergue de la calle Lesaka a un total de 7.146 personas. Todo apunta a que cuando la temporada concluya, en mes y medio, la cifra del año anterior se verá nuevamente superada. Hay que tener en cuenta que, a 31 de agosto de 2018, habían pernoctado en el albergue de Jacobi 6.143 personas. Este año, en esa misma fecha, son un millar más los peregrinos que han dormido en Irun.

Por el Camino del Norte

Haciendo una comparativa por meses, el aumento de pernoctaciones de los meses de julio y agosto no es tan grande: en 2018 pasaron por el albergue 1.353 y 1.706 peregrinos, respectivamente, y en este 2019, han sido 1.632 y 1.725. Pero los datos al alza que llevan acumulándose desde el pasado mes de marzo permiten alcanzar esa cifra de mil pernoctaciones más que el año pasado.

La inmensa mayoría de los peregrinos que recalan en Irún en su ruta hacia Santiago lo hacen siguiendo el Camino de la Costa o del Norte. El auge que está experimentando esta ruta es una de las razones detrás del gran aumento de peregrinaciones.

La que discurre por la Costa es una ruta más exigente que el Camino Francés, pero también muy atractiva. Además, hay que tener en cuenta que la del interior es una ruta masificada, lo que está llevando a muchos peregrinos a optar por la de la Costa. Hasta el momento, de esas 7.146 personas que han pernoctado este año en el albergue de Irún, un total de 6.905 tenían previsto llegar a Santiago siguiendo esta última ruta.

Al margen del número de personas que lleguen a las instalaciones y de cifras récord, los voluntarios de la Asociación Jacobi siguen dispensando a cada una de ellas la misma atención cálida y fiel al espíritu peregrino: sin lujos, pero con amabilidad y comodidad. Como ya apuntó el presidente de la entidad, Josin Galzakorta, no se tienen en cuenta los números y los récords, «sino la calidad del servicio».

No obstante, el traslado de las instalaciones al antiguo parvulario de El Pinar, realizado hace poco más de un año, ha supuesto poder pasar de tener un albergue «escaso» como el que estaba habilitado en dos pisos de la calle de Berroa, a uno «digno», señalaba Josin Galzakorta. Para muestra de ello, un dato: en las anteriores instalaciones había cincuenta plazas y dos duchas, y en las nuevas, capacidad para sesenta peregrinos y siete duchas. Los peregrinos cuentan con más metros cuadrados para descansar y, también, con una zona exterior de la que disfrutar en los atardeceres de verano.

Hasta el próximo octubre, cuando concluya la temporada estival, el albergue continuará abierto todos los días de 16.00 a 22.00.

Leído en Diario Vasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba