Crac de los albergues en Santiago: pasan de lista de espera a reservas a cuentagotas

Turistas y peregrinos paseando el pasado agosto por una calle de la zona monumental de Santiago
Turistas y peregrinos paseando el pasado agosto por una calle de la zona monumental de Santiago

Algunos establecimientos cerrados por el covid ya ni se plantearon volver a abrir y otros funcionan a medio gas // “Subsistimos a duras penas”, dicen en el sector, que pone su esperanza en el Xacobeo

“No abriremos hasta el año que viene”. Así de contundentes se mostraron en el albergue Roots & Boots, de la rúa do Cruceiro do Galo. Pese a tener habitaciones con inmejorables vistas a la Catedral y un espacioso jardín, en este establecimiento compostelano tomaron la decisión de seguir cerrados tras levantarse el estado de alarma. Aseguran que “no compensa abrir para que solo se ocupen cuatro o cinco habitaciones. Si seguimos así habrá muchos albergues, además de hoteles de la ciudad, que no puedan aguantar más allá de este mes de septiembre”.

Tras permanecer el Camino de Santiago cerrado al decretarse el estado de alarma por la pandemia del coronavirus a mediados de marzo, desde el sector de los albergues en la Santiago de Copmpostela aseguran que tras abrirse el veto el pasado 1 de julio no fue hasta agosto cuando realmente notaron una mayor afluencia.

Centran en dos los motivos principales del crac que está viviendo el sector. “Por un lado, está el cierre de los vuelos internacionales, ya que el turista extranjero es, indudablemente, el más numeroso y el que nos deja más beneficios. Por otra parte, están las restricciones por el covid, ya que tenemos acotada al 50 % la ocupación”, explican.

En este sentido, desde Roots & Boots insisten en que “si ya el sector hotelero está pasándolo muy mal en Santiago, en los albergues todavía es peor, ya que las restricciones de ocupación nos afectan todavía más al tener espacios comunes, como los baños”.

“Aunque estamos cerrados seguimos teniendo llamadas, pero la mayoría son o para preguntar precios o para reservar de un día para otro”, indicaban a principios de mes, aunque a medida que han pasado los días ven que el teléfono prácticamente ha dejado de sonar.

Otro de los albergues de la ciudad es el SIXTOs no Caminho, de la rúa Fonte dos Concheiros, en el que comentan que “pasamos de tener listas de espera en las reservas a la situación actual por el coronavirus, en la que tenemos ocupadas apenas unas cuantas habitaciones”, precisan.

En el balance del verano, de los meses de julio y agosto comentan, al igual que en el resto de albergues consultados, que fue en el pasado mes cuando percibieron un ligero repunte.

En otros, como en el albergue La Credencial, en Concheiros, suben el porcentaje ocupacional de agosto hasta un 60-70 %, aunque recuerdan que “la primera quincena de julio fue realmente terrible”. Subrayan que “aunque no es una mala cifra la de agosto para la que está cayendo, cualquier otro año en verano solíamos estar al 90-100 % y con listas de espera”.

En cuanto a las cifras, en el albergue Santo Santiago, en la rúa do Valiño, señalan que la ocupación en julio estuvo entre un 15 y un 20 % y agosto con un máximo de un 50 %. Sobre su valoración de septiembre apuntan que “habrá que esperar para ver cómo funciona, ya que como principalmente son peregrinos nacionales una gran parte de los que vienen lo hacen tras coger este mes de vacaciones por lo que algunos todavía no han llegado”.

Pese a esta circunstancia, señalan el daño que han hecho tanto los brotes detectados a lo largo del verano en algunos puntos concretos de Galicia, además de las restricciones, como en el caso de Santiago “a pesar de que la comunidad es una de las mejores de España, estamos registrando muchas anulaciones estos últimos días”.

En este sentido, apuntan a que “esta segunda ola de la pandemia, aunque aquí estemos mucho mejor que en otras comunidades, está repercutiendo mucho en las reservas; o directamente ya no se animan a hacer el Camino de Santiago o, en el caso de haber hecho planes y reservas, muchos ya las están anulando por miedo y eso que estamos segundos a la cola en cuando a incidencia de casos nuevos de coronavirus”. Además, recuerdan que en todo el Camino de Santiago “no se detectó más que un caso de una peregrina procedente de Madrid”, en agosto.

Así, a pesar de que desde el sector aseguran que “este atípico septiembre subsistimos a duras penas con reservas casi a cero”, ven en el Xacobeo la única esperanza para remontar, aunque no será hasta el año que viene.

Leído en El Correo Gallego

Albergues de peregrinos y otros alojamientos en Santiago de Compostela:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba