La asociación del Camino de Santiago de Miranda de Ebro prevé abrir el albergue para el 25 de julio

Dependencias del albergue de Miranda
Dependencias del albergue de Miranda

El colectivo volverá a atender presencialmente en su sede a los peregrinos mirandeses a partir del próximo lunes

El albergue está cerrado, pero tampoco pasan peregrinos. Las instalaciones que los acogen a lo largo de la Vía de Bayona en el País Vasco no han abierto aún sus puertas, por lo que apenas nadie se aventura a hacer el recorrido sin tener garantizado que va a tener dónde quedarse.

Pero los integrantes de la asociación del Camino de Santiago de la ciudad confían en que la situación cambien en el corto plazo, según mejoren los datos de la pandemia y se vayan relajando las restricciones, así que trabaja ya con el objetivo de poder abrir el albergue de la ciudad para el 25 de julio, festividad de Santiago, una fecha emblemática.

Lo que no está aún definido son las condiciones con las que podrán recibir usuarios. En principio, si se mantiene la norma de una única persona por habitación sólo dispondrán de dos plazas, una en cada uno de los dos espacios independientes. Tendrán que renunciar además a los sofás-cama de la entrada, ya que están en un espacio común.

De todos modos, el presidente de la asociación, José Ignacio Gutiérrez, prevé que la junta directiva se pueda reunir ya la próxima semana para ir definiendo con más certeza cómo será la reapertura. Lo que si tienen claro es que a partir del próximo lunes, ese día de la semana, de 17.00 a 19.30 horas, volverán a abrir las puertas del albergue para atender a los peregrinos mirandeses que vayan a realizar alguno de los caminos y necesiten algún documento o información. «Hasta ahora, cuando nos llamaban a los teléfonos que hay en el albergue, les atendíamos en la calle», apuntó Gutiérrez.

De manera paralela, el colectivo está empezando a trabajar en la programación de actividades que puedan desarrollar hasta final de año. En principio, tienen en mente hacer un tramo de la etapa mirandesa del Camino y una misa en alguna de las parroquias de la ciudad para conmemorar el Día de Santiago; y, ya de cara a otoño, programar las dos etapas de la Vía de Bayona que pensaban haber realizado en 2020 y que se quedaron sin hacer por la pandemia. Además, son las más próximas, la que arranca en La Puebla de Arganzón y llega a la ciudad y la que parte de aquí para acabar en Pancorbo.

De todos modos, Gutiérrez, reconoce que si fuera posible les gustaría llegar hasta Burgos antes de que acabe el año, pero eso además de la normativa sanitaria va a depender también de la disposición de la gente a realizar la ruta en la actual situación y también de la financiación, por el coste de alquilar un autobús en el que haya que dejar muchas plazas libres.

Leído en El Correo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba