Icono del sitio Albergues del Camino de Santiago

Santiago de Compostela, La Coruña

Torres de la Catedral de Santiago de Compostela (Foto: Turismo de Santiago) :: Albergues del Camino de Santiago

Torres de la Catedral de Santiago de Compostela (Foto: Turismo de Santiago) :: Albergues del Camino de Santiago

¡Y, al fin, Santiago! Meta de peregrinos, la meta del Camino. Santiago de Compostela. Lugar de culto y veneración, lugar que atrae cada año a cientos de miles de personas en peregrinación a la tumba del Apóstol o simplemente para admirar toda la belleza, la historia, cultura y arte de un lugar ciertamente mítico como pocos.

Capital de Galicia, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su belleza monumental, extraordinaria conservación y por ser meta de una milenaria ruta de peregrinación, el Camino de Santiago, que desde el siglo IX ha ido transformando este paraje del finis terrae en punto de encuentro de la fe y el pensamiento del mundo occidental.

Albergues de peregrinos en Santiago de Compostela:

Más alojamientos en Santiago


Albergues de peregrinos en Santiago de Compostela

[ Haz click para ver el mapa en Google Maps ]
Se abre en ventana nueva

Servicios para el peregrino

La ciudad ofrece, sin duda, todos los servicios que el peregrino puede necesitar.

El tiempo en Santiago de Compostela

El Tiempo. Consulte la predicción de la AEMET para Santiago de Compostela

Teléfonos de interés

Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela (Foto: Turismo de Santiago)

Qué ver y visitar en Santiago de Compostela

Son muchos los lugares que merece la pena visitar en Santiago, entre los que destacamos:

Más datos y un poco de historia…

Santiago de Compostela es una aparición de piedra anidada entre los verdes bosques del Noroeste español y las cercanas rías gallegas. Comenzó por ser lugar de paso junto a una vía romana, pero el descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago a principios del siglo IX hizo surgir un lugar de culto en los confines de una península a la sazón dominada por la invasión musulmana. Desde entonces toda Europa se echó a andar hacia Santiago, ciudad santa de la cristiandad en la que les esperaba la gracia de la absolución plenaria.

Aquí surgió una catedral románica a la que el transcurrir de los siglos quiso añadir la sobriedad del renacimiento y la majestuosidad de un barroco que terminó por trazar la imagen monumental de esta urbe, hecha del granito de sus monasterios, sus hospitales de peregrinos, sus numerosas iglesias, sus casas señoriales y unas plazas en las que el tiempo escogió quedarse detenido.

Un poco de historia

La historia de Santiago de Compostela se remonta a la prehistoria, la cultura castreña, la llegada de los romanos y el encuentro del supuesto enterramiento del Apóstol Santiago, momento que marcaría su historia para siempre, pues a partir de ese momento la ciudad se conformará en torno al centro de poder representado por el arzobispo de Santiago y su representación física, la Catedral.

El Camino de Santiago marcó desde entonces el devenir de la ciudad.

Orígenes

En el lubar que actualmente ocupa la Catedral de Santiago hubo un poblado romano que se tiende a identificar como la mansión romana de Aseconia, y que existió entre la segunda mitad del s. I y el s. V. El poblado desapareció pero permaneció una necrópolis reutilizada como cantera que estuvo en uso quizás hasta la época del Reino Suevo de Galicia, llegando hasta el s. VII.

Fueron los reyes asturianos quienes crearon Compostela. Aprovechando la noticia del descubrimiento del cuerpo del Apóstol, el rey de Asturias funda a sus expensas una iglesia que rodeará de privilegios. En torno de la iglesia situará comunidades y fundará un pueblo que desde el principio goza de prerrogativas reales. Santiago será un brazo extendido del monarca asturiano en Galicia.

Catedral de Santiago de Compostela (Foto: Turismo de Santiago)

El nacimiento de Santiago de Compostela, tal y como se la conoce ahora, está ligado al descubrimiento (presumible) de los restos del Apóstol Santiago entre los años 820 y 835.

Según una tradición medieval, el eremita Pelayo, alertado por luces nocturnas que se producían en el bosque de Libredón, avisó al obispo de Iria Flavia, Teodomiro, quien descubrió los restos de Santiago el Mayor y de dos de sus discípulos en el lugar en que posteriormente se levantaría Compostela, topónimo que podría venir de Campus Stellae (Campo de la Estrella). El descubrimiento propició que Alfonso II hiciera un peregrinaje —anunciado en el interior de su reino y en el exterior— a un nuevo lugar de peregrinación de la cristiandad en un momento en que la importancia de Roma había decaído y Jerusalén no era accesible al estar en poder de los musulmanes.

Santuario medieval

Poco a poco se fue desarrollando la ciudad. Primero se estableció una comunidad eclesiástica permanente al cuidado de los restos, en la que espontáneamente se asentó una población heterogénea, aunque fundamentalmente formada por emigrantes procedentes de las aldeas próximas, que fue aumentando a medida que progresaba la peregrinación por todo el Occidente peninsular, reforzada por el privilegio concedido por Ordoño II en 915 por el que se establecía que cualquiera que permaneciera cuarenta días sin ser reclamado como siervo pasaba a ser considerado como hombre libre con derecho a residir en Compostela. El primer habitante conocido de Compostela es, de hecho, un extranjero: Bretenaldo Franco, cuya mención más antigua corresponde al año 955.

El santuario fue adquiriendo relevancia política. Allí fueron coronados monarcas del Reino de Galicia y del Reino de León como Sancho Ordóñez, Ordoño IV, Sancho I o Bermudo II. La ciudad fue creciendo y Sisenando II la fortificó en 969, conformando lo que se conoció como Locus Sancti Iacobi.

Dado el auge que estaba cobrando, Santiago fue destruida por Almanzor en 997, quien cual sólo respetó el sepulcro del apóstol. Al volver los habitantes, comenzó la reconstrucción y, a mediados del s. XI, el obispo Cresconio dotó a la ciudad de un recinto de fosos y una nueva muralla para proteger los nuevos barrios que habían surgido alrededor del Locus.

Colegio de Fonseca , Santiago de Compostela (Foto: Turismo de Santiago)

En 1075 el obispo Diego Peláez dio comienzo a la construcción de la catedral románica. El aumento del peregrinaje hace de Compostela un lugar de referencia religiosa en Europa, lo que aumenta su importancia, y la ciudad se ve recompensada también políticamente al alcanzar, en la época del arzobispo Diego Gelmírez, la categoría de metropolitana para la iglesia compostelana (1120).

La Iglesia de Santiago tenía jurisdicción sobre la mayoría de las de León y Asturias. Santiago era, además, centro de un gran señorío feudal gobernado por los obispos de Compostela, que iba desde el río Iso hasta el Atlántico. Desde Santiago se organizó la resistencia armada frente a las invasiones de los normandos, quienes conocían Galicia como Jakobsland (País de Santiago).

Un hecho importante desde el punto de vista político, fue la coronación de Alfonso VII en la catedral compostelana como rey de Galicia. Desde el punto de vista religioso hay que resaltar la concesión del privilegio del Año Santo Jubilar Jacobeo mediante la bula Regis Aeterni del papa Alejandro III en 1181.

En esta época se redactó el Códice Calixtino, un conjunto de textos reunidos en los años finales del arzobispado de Gelmírez y que se presentaba como de la autoría del papa Calixto II, fuente fundamental de la historia de la peregrinación a la tumba del apóstol.

Durante el arzobispado de Berenguel de Landoria, Santiago se levantó en armas en 1318. La solución al conflicto se produjo en 1320, cuando en el Castillo de la Rocha Forte se asesinó a los cabecillas de la revuelta, tra lo cual se firmó la paz.

Entre los siglos XII y XIII se fue articulando la red de cálles dentro del recinto amurallado. La llegada de la peste negra a la ciudad supuso una fuerte recesión demográfica, que empezó a remontar a partir de 1380. En el s. XV tenía entre 4.000 y 5.000 habitantes.

Edad Moderna

Mercado de Abastos de Santiago de Compostela (Foto: Turismo de Santiago)

El cabildo compostelano promovió obras de gran importancia con un carácter propio del humanismo, como el Hostal de los Reyes Católicos y el Estudio Viejo, germen de la futura universidad, fundada en 1495. Este hecho y la labor del arzobispo Alonso III de Fonseca le dan un nuevo empuje a la atracción de Santiago, a pesar del descenso relativo de la importancia de la ciudad.

Santiago fue sede de la Real Audiencia del Reino de Galicia desde 1508, trasladada a La Coruña en 1578. Las reformas del poder monacal marcaron el renacimiento de San Martiño Pinario y el Convento de San Paio de Antealtares, lo que contribuyó a dar ocasión a una intensa actividad constructiva.

A principios del s. XVII se produce un periodo de decadencia en la ciudad, tanto por la puesta en tela de jucio la peregrinación del apóstol a Hispania, como por en nombramiento de Santa Teresa como copatrona de España, con las pérdidas económicas que ello conllevaba. El Cabildo logró, con la ayuda de importantes personalidades de la sociedad del momento, como Quevedo, devolver de nuevo al apóstol la condición de único patrono de España.

Felipe IV estableció en 1643 a Santiago como único patrono de España y ordenó que, todos los 25 de julio se hiciera una ofrenda regia al arzobispado de Santiago, a la vez que concedía una gran pensión de 20 años para sufragar la realización de un retablo a su honra,  que se comenzó a construir en 1658. Esto se tradujo en una bonanza económica que hizo posible costear nuevas construcciones y reformas que se multiplicaron por toda la ciudad, obras en las que se plasmó un estilo propio y al mismo tiempo universal, el barroco compostelano.(1658)

Esplendor barroco

La prosperidad del cabildo catedralicio y de los monasterios hizo de Santiago un centro  artístico puntero. Se formó un grupo de arquitectos gallegos que hacia 1670 tomaron las riendas de las obras que se estaban desarrollando en toda la ciudad.

Figuras egregias hicieron de Santiago un conjunto barroco de alto nivel a escala mundial. La magnificencia y las peculiaridades del estilo arquitectónico hacen que se hable de barroco compostelano. El arzobispo mecenas por excelencia fue Fray Antonio de Monroy.

Santiago en este periodo se convierte en refugio de los exiliados irlandeses que reclaman acogida y centros de formación como el Colegio de los Irlandeses.

Santiago hasta la actualidad

Pazo de Oca, Santiago de Compostela (Foto: Turismo de Santiago)

Tras la ocupación francesa, Santiago se transforma en un baluarte carlista. La Iglesia de Santiago anhela restaurar un Reino de Galicia tradicionalista dentro de una monarquía española de acuerdo con los parámetros del Antiguo Régimen.

En Santiago nació el primer periódico gallego: El Catón Compostelano en 1800. Avanzado el s. XIX existen fábricas de tipo artesanal de curtidos, chocolate y gaseosas. Pero el progreso se ve detenido por la falta de buenas vías de comunicación.

El establecimiento de la autonomía en Galicia hizo de ella la capital gallega, obteniendo como consecuencia un nuevo empuje a finales del siglo XX, que contrarrestó ampliamente el decrecimiento relativo de su importancia como ciudad universitaria.

Hoy en día es una importante ciudad, de casi 100.000 habitantes, cosmopolita y dinámica, que cada año acoge a millones de visitantes con los brazos abiertos.

Fiestas y tradiciones

Fuegos artificiales en honor al apóstol Santiago (Foto: Turismo de Santiago)

Cómo llegar a Santiago de Compostela

En coche

En autobús:

Santiago de Compostela cuenta con muy buenas comunicaciones por autobús con distintos destinos, tanto nacionales como internacionales y locales.

Estación de Autobuses de Santiago de Compostela: Praza de Camilo Díaz Baliño, s/n. Tel.: (+34) 981 542 416. Web http://www.tussa.org

En tren:

Numerosas rutas unen Santiago de Compostela con diferentes ciudades:

  • Largo recorrido: trenes diarios directos enlazan con Madrid, con San Sebastián, Hendaya y con Barcelona. A través de un único transbordo, se accede diariamente a  Bilbao, Portugal y París, y a casi todos los destinos nacionales de importancia.
  • Regionales: Aproximadamente cada hora salen trenes para los principales destinos de Galicia -La Coruña, Vilagarcía de Arousa, Pontevedra y Vigo -con enlaces a Portugal-. También hay conexión directa continua con la ciudad de Orense.
  • Transcantábrico: Tren panorámico que recorre el norte y noroeste de España, la ‘España Verde’, desde San Sebastián, en el País Vasco, hasta Santiago de Compostela.

Estación de Tren de Santiago de Compostela. Hórreo, 75 A. Tel.: (+34) 981 591 859. Web http://www.renfe.es

En avión:

Santiago de Compostela cuenta con un importante aeropuerto, situado en Lavacolla, a 10 km. del centro de la ciudad, que une la ciudad con multitud de destinos nacionales e internacionales:

¿Has visitado Santiago de Compostela?
Cuéntanos tus experiencias, déjanos tus comentarios.
Tus opiniones ayudan a otros.

Salir de la versión móvil