El albergue de peregrinos de Nájera se reabre tras acabar con las chinches

Albergue de peregrinos municipal de Nájera, La Rioja
Albergue de peregrinos municipal de Nájera

Puntual en sus previsiones, el concejal responsable del Albergue de Peregrinos, que gestiona la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, Diego Rodríguez Carrillo, visitó ayer por las tarde las tareas de limpieza en el local, obligado a cerrar durante tres días debido a la presencia de un pequeño grupo de chinches.

Rodríguez Carrillo revisó el estado de limpieza del albergue y dio la autorización, tras aconsejarlo los técnicos, de que el centro se reabra esta mañana, como se había previsto inicialmente.

Asimismo, el concejal acudió al frontón municipal, que ha servido durante estos días como alojamiento provisional de peregrinos, y en el que se señalizaron servicios y dormitorios según las necesidades de los usuarios, que han estado rondando el centenar diario durante estas jornadas y cuya utilización ha sido posible gracias a la persona encargada del mantenimiento de la instalación deportiva.

Las chinches se detectaron a comienzos de esta semana y, aunque eran muy pocos los insectos, el concejal dio la orden de cierre y fumigación inmediatos y se habilitó el frontón municipal, al lado de la ribera del Najerilla y del puente de Los Pescadores, como alojamiento alternativo, junto a los de carácter privado que hay en Nájera. Asimismo, se dio aviso de esa incidencia al resto de albergues para que informaran a los viajeros.

Sin embargo, y a pesar, de los testimonios y la información que habían llegado hasta el Ayuntamiento de Nájera, tanto en Navarrete, cuyo edificio está gestionado por la Asociación de Amigos del Camino, como en Logroño, cuyo centro tiene carácter municipal, negaron que se hubieran detectado insectos en sus establecimientos y matizaron que sólo fumigaban cuando los localizaban.

Estas plagas son más que habituales en los albergues de peregrinos, porque no todo el mundo tiene los mismos conceptos de higiene personal. Por ello la responsabilidad es de los propios caminantes para con el resto de los visitantes y no de los albergues que hacen todo lo posible para mantenerse en perfecto estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba