El Camino de Santiago, ‘un filón’ para León

La Ruta Jacobea deja 300 caminantes al día en León

León debe diferenciar entre turista y peregrino para brindar una atención específica que prolongue su estancia.

León es la provincia española que más kilómetros aporta al Camino de Santiago. De los 760 kilómetros que tiene el Camino Francés desde Roncesvalles, unos 200 pasan por territorio leonés, siendo la capital leonesa un importante punto de encuentro para los peregrinos que emprenden su viaje hacia Santiago de Compostela.

Durante el año pasado un total de 45.040 peregrinos pasaron por la capital leonesa, de los cuales 12.573 eran españoles y 32.467, casi el triple, eran extranjeros. Aunque por el momento no hay datos de la entrada de peregrinos en lo que va de año, ya que se recogen cuando finaliza el ejercicio, desde la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en León, aseguran que desde mayo se está notando un ligero aumento de las pernoctaciones en los distintos albergues de la ciudad, respecto al año pasado, que podría oscilar entre el cinco y el diez por ciento.

El presidente de esta asociación leonesa, Luis Gutiérrez Perrino, asegura que esta entrada masiva de personas en una ciudad en un espacio de tiempo tan concreto puede suponer todo un revulsivo económico para comercio y la hostelería, un revulsivo que en la ciudad de León «no se está aprovechando todo lo que se podría».

La ciudad de León recibe una media de 300 peregrinos al día, desde mayo a octubre, que son los meses de mayor afluencia en el Camino, lo que representa un fuerte impacto económico para la ciudad, ya que como media se gasta unos 30 euros por persona y día.

Por este motivo, desde la Asociación de Amigos del Camino de Santiago se considera que tanto desde las administraciones públicas, como desde la hostelería y el comercio de la ciudad, se debe hacer un esfuerzo conjunto por orquestar una serie de medidas de apoyo a la afluencia de peregrinos, con ofertas especiales dedicadas a ellos, y con una serie de atenciones específicas que ayuden a que su estancia en la ciudad sea menos de paso de lo que es, es decir, que en vez de un día, pasen dos, animados por el buen trato y los encantos que hayan podido encontrar en la ciudad.

Para Gutiérrez Parrino, «lo importante es que tanto los hosteleros como los comerciantes se den cuenta de que no están tratando con turistas sino con peregrinos». El presidente de la asociación leonesa considera que este matiz es «muy importante», ya que «es gente que no viene a hacer turismo al uso, sino que está de paso, y que además goza de distintos estatus, por lo que hay que ofrecer una serie de servicios, de facilidades y sobre todo de precios que no son aplicables al resto del turismo».

En este sentido lamentó que sólo dos hoteles en la capital tienen ofertas especiales para los peregrinos, y que pocos restaurantes del casco antiguo ofrece menús especiales durante todos los días de la semana. «Todas estas medidas harán que el peregrino se encuentre a gusto, repita noche y recomiende en sus lugares de origen pernoctar en la ciudad leonesa», destacó.

Desde la asociación se reclama además bonos especiales para que los peregrinos puedan visitar los monumentos más significativos de la ciudad, como por ejemplo la misma entrada para visitar la Catedral y San Isidoro, los más reclamados.

Una señalización adecuada es también una de las reclamaciones de los Amigos del Camino, que quiere proponer al Ayuntamiento un proyecto para señalizar el paso del camino en las placas de las calles, en las que se pondrá la característica vieira, en vez de las flechas amarillas pintadas en el suelo para ubicar a los peregrinos. También reclaman un albergue más, que se sume a los seis actuales y mejorar y ampliar las áreas de descanso destinadas a peregrinos, así como desbrozar los caminos.

Leído en Diario de León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba