Nájera, refugio peregrino

El 3 de octubre se contabilizó la peregrina 14.000 de este año

Dan Weiter, de Canadá, José Ignacio Jiménez Velilla, de Alfaro, y Franz Hopmann, de Alemania. :: p.j.p.

Aunque las avalanchas del verano han terminado, el Camino de Santiago sigue siendo atravesado todos los días por peregrinos que van de albergue en albergue cubriendo las etapas que les conducen a Santiago de Compostela.

En Nájera funciona todos los días del año el albergue municipal, que gestiona la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, aunque la titularidad es del Ayuntamiento de la ciudad.

Se trata de un albergue de 90 plazas con literas y con un excelente estado de conservación y mantenimiento, en buena medida gracias a la labor que desarrollan los hospitaleros que son, al fin y al cabo, quienes atienden a los que llegan, hacen la limpieza y vuelven a atender a los siguientes.

En estos momentos, en el albergue de Nájera hay tres hospitaleros: José Ignacio Jiménez Velilla, de Alfaro, Franz Hopmann, de Alemania, y Dan Weiter, de Canadá, aunque es el alfareño quien más se relaciona con los peregrinos españoles que van llegando. Y no son pocos.

«De enero a septiembre, exactamente hasta el 3 de octubre, han pasado por aquí un total de 14.000 peregrinos por el Camino de Santiago», comenta. Y recuerda que cada vez que se llega a los números miles se hace un pequeño homenaje al afortunado. En este caso le tocó a una peregrina brasileña, a quien se le obsequió con un pequeño recuerdo.

Con ese bagaje de llegadas, lo normal es que haya muchas anécdotas. Cenas improvisadas donde se crean lazos de amistad, historias contadas en la orilla del cercano río Najerilla o visitas insólitas, como una de este mismo mes de octubre. «Llegó un matrimonio canadiense con un niño de ocho meses. Como era tan pequeño lo llevaban en un carrito que era un poco más grande de lo normal para que pudiera tener sus juguetes. La familia durmió como cualquier peregrino, en las literas, y cuando les preguntamos por la mañana cómo habían descansado contaron que el niño había llorado un poco, pero como su madre le había dado el pecho se había quedado dormido enseguida».

Según cuentan, estos días están pasando muchos españoles, pero abundan los coreanos. También están llegando muchos de Israel, de Australia, de Canadá, alemanes, franceses e italianos. La pasada semana llegó una pareja de polacos que hacen el viaje a pie desde su país: 3.700 kilómetros.

Los hospitaleros son voluntarios, que no perciben nada a cambio, ni siquiera los viajes. «Lo que pasa aquí en Nájera es que la Asociación de Amigos del Camino, que es quien gestiona este albergue municipal, nos trata muy bien y nos paga una comida al día», cuenta el alfareño. Para hacer este trabajo deben acreditar haber hecho al menos una vez el Camino y haber recibido un cursillo de unos tres días. Con ello pueden solicitar que les destinen a un albergue y son las asociaciones las que deciden el destino de cada uno: «Vamos a dónde nos dicen: a León, a Burgos, o La Rioja».

Leído en LaRioja / P.J. Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba