Guadia Civil a caballo y a pie custodiando un tramo del Camino de Santiago :: Albergues del Camino de Santiago

El Camino de Santiago refuerza su seguridad en verano

La Guardia Civil crea la Operación Xacobeo que es un dispositivo especial para garantizar la seguridad en esta ruta de peregrinación que ya han hecho más de 200.000 personas. A pesar de ser un trayecto reconocido, el Camino de Santiago entraña sus riesgos. Para evitar riesgos la Guardia Civil patrulla en caballo cada uno de los tramos de esta ruta.

Muchos son las personas que deciden realizar el Camino de Santiago durante el año. Con el bastón bien sujeto y las ilusiones intactas comienzan su camino a pesar de que este año es un poco diferente. A las interminables jornadas de caminata que sufren los peregrinos, la Xunta ha decidido acompañarles con la Operación Xacobeo donde varias patrullas de la Guardia Civil velan por su seguridad.

Meditación, devoción religiosa, ocio o tan solo turismo son algunos de los motivos que han llevado a más de 200.000 personas en 2018 a ponerse sus botas y andar kilómetros y kilómetros en el Camino de Santiago. Una caminante andaluza que paseaba por la capital gallega, ha insistido en lo «complicado» del camino y, aunque le «ha encantado», ha reconocido que ha sido «muy duro».

Por ese mismo motivo, las fuerzas de seguridad gallegas intensifican su labor en verano. La seguridad en el trayecto es máxima y el objetivo de la llamada Operación Xacobeo es apoyar al peregrino y brindar toda la ayuda que necesiten.

La Universidad de Santiago ha declarado en la segunda parte del Estudio del Impacto Económico del Camino de Santiago, que los peregrinos que se animan a realizar el Camino de Santiago en solitario valoran de manera muy positiva la seguridad, la interacción y el entorno natural.

En cambio, entre los peregrinos en grupo, la satisfacción más elevada la tienen los modernos y la inferior los jóvenes. Los puntos más valorados son el entorno natural, la interacción con el resto de caminantes y la calidad de los alojamientos. En ambos casos, los eventos culturales y los puntos de información son los elementos que aportan menos satisfacción.

Uno de los grandes timos con los que intenta acabar la Guardia Civil en estos largos kilómetros son las flechas fraudulentas con las que se guía el camino. El objetivo de estas indicaciones amarillas es el de desviar y provocar la confusión entre los peregrinos.

Pero estas pautas no son los únicos problemas de los caminantes. También existen puntos que pueden ocasionar grandes riesgos como los puntos conflictivos que existen entre las carreteras y los caminos. En la mayoría de ocasiones, las actuaciones que tienen que realizar los agentes no son peligrosas pero con su presencia, garantizan una convivencia entre los caminantes mucho más segura.

Leído en Cuatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba