Asturias hará una norma para regular los albergues de peregrinos

Albergue de peregrinos de Soto de Luiña (Cudillero) - Camino del Norte :: albergues del Camino de Santiago
Albergue de peregrinos de Soto de Luiña (Cudillero), Asturias

El Gobierno asturiano tiene dentro de sus «objetivos legislativos prioritarios» la elaboración de unas normas que regulen los albergues de peregrinos. En concreto, el Ejecutivo presidido por el socialista Adrián Barbón hará dos normas, una para los espacios con ánimo de lucro, que dependerá de la vicenconsejería de Turismo, y otra para los que no exista una contraprestación económica como tal, en este caso por parte de la dirección general de Patrimonio Cultural.

Así lo ha confirmado este miércoles en el pleno de la Junta General del Principado de Asturias (JGPA) la diputada del PSOE Noelia Macías. Ha sido en su intervención con motivo de una proposición no de ley del PP que ha sido aprobada por unanimidad y que insta al Gobierno asturiano a «elaborar y aprobar de forma urgente los reglamentos de uso y gestión de los albergues de peregrinos del Camino de Santiago del Principado de Asturias, tanto los de uso público, sin ánimo de lucro, como los albergues turísticos de iniciativa privada».

Macías ha dicho que el Gobierno lleva ya tiempo trabajando «de forma coordinada» en dos normas, una para los que tienen ánimo de lucro y otra para los que no. «Las propuestas, que están en fase de tramitación, se hacen y harán con la participación de los diferentes agentes implicados en la materia», ha añadido.

En la exposición de motivos de la inicativa, la diputada del PP Gloria García insistía en que la proximidad del Año Santo 2021 urge a llevar a cabo de una vez la reglamentación del uso y gestión de los albergues de peregrinos. «Asturias no puede ir quedándose atrás constantemente por una mala planificación en las actuaciones de los sucesivos Gobiernos regionales», ha añadido la ‘popular’.

Todos los grupos parlamentarios votaron a favor de la iniciativa, si bien algún portavoz, como Rafael Palacios (Podemos), aludió al «oportunismo» del PP, señalando que en los próximos días se va a resolver precisamente este asunto.

Desde 2016

Según se desprende del discurso de Macías, el actual Ejecutivo asturiano está siguiendo la línea marcada en la anterior legislatura: la de hacer dos normas diferentes, en función del tipo de albergue.

El Principado presentó en 2016 su Libro Blanco del Camino de Santiago, que planteaba ya la regulación de los alojamientos y la creación de la marca ‘Albergue de peregrinos’, de uso exclusivo en centros homologados.

En Asturias, buena parte de este tipo de complejos están en una situación ‘alegal’, dado que el decreto que impera en el Principado sobre albergues turísticos excluye expresamente de su ámbito de aplicación a aquellos en los que el alojamiento se preste sin contraprestación económica o la cantidad abonada tenga el carácter de dádiva o donativo.

De esta forma, no existe en Asturias una regulación específica para los albergues de peregrinos. Aunque sí hay normas de utilización de estos establecimientos, aprobada por la Comisión Jacobea del Principado de Asturias, lo cierto es que carecen de soporte legal.

Es por esta falta de regulación específica por la que en el Libro Blanco presentado en Asturias en 2016, tras reuniones del Gobierno con ayuntamientos, Iglesia, asociaciones jacobeas y otras instituciones, se hacía una mención expresa a la necesidad de cubrir ese ‘vacío legal’, articulando normas específicas.

Así, desde la Dirección General de Comercio y Turismo del Principado se apostó por proceder a una doble regulación. Para los albergues con ánimo de lucro se consideraba adecuado incluirlos en una modificación de la actual ley de albergues turísticos.

En cuanto a los que funcionan sin ánimo de lucro (a base de cobrar ‘la voluntad’ o un donativo) se apuntaba a que fuese Patrimonio Cultural quien lo regulase, es decir, un departamento que depende de la Consejería de Educación y Cultura, sin competencias entonces en Turismo.

La consejería que dirige actualmente Berta Piñán aglutina ahora las competencias en materia cultural y de turismo. Desde 2019, con el nuevo gobierno, esas áreas han dejado de estar en consejerías separadas.

Leído en 20 Minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba