El Camino de Santiago se ‘cierra’: Roncesvalles, sin peregrinos desde el pasado sábado

Un peregrino, en el Camino de Santiago EFE
Un peregrino, en el Camino de Santiago EFE  

Roncesvalles no ha recibido ningún peregrino desde el pasado sábado, tanto porque quienes pretendían iniciar la Ruta Jacobea han cancelado sus planes al conocer las restricciones por el coronavirus o porque en la etapa anterior la gendarmería francesa se encarga de informar de las medidas.

Con el albergue cerrado desde este fin de semana, al igual que el resto de los del Camino de Santiago por el estado de alarma decretado en toda España, el prior de la Colegiata de Roncesvalles, Bibiano Esparza, ha señalado a Efe que desde el sábado «no viene nadie, porque todo el mundo conoce» la situación.

Los últimos peregrinos que aparecieron en el primer punto de entrada del Camino en España fueron tres personas que pernoctaron en la noche del viernes a sábado en el albergue de Roncesvalles, pero que esa mañana decidieron no emprender la ruta y se trasladaron en taxi a Pamplona para desde allí volver a sus respectivos países.

«Desde entonces no ha llegado nadie. Y nadie es nadie», explica Esparza, quien señala que el mismo sábado hubo presencia de montañeros pero ya no de peregrinos y ayer ya no recibieron a ningún visitante, «en unas fechas que en años anteriores podíamos recibir unos 40 peregrinos diarios«.

El prior atribuye esta ausencia al conocimiento de las restricciones, y en el caso de que haya caminantes que aún no sepan de la situación, como la mayoría de los peregrinos internacionales comienzan el Camino de Santiago en San Juan Pie de Puerto, allí son informados por la gendarmería francesa, por lo que ya no continúan hacia España.

La situación repercute en la economía local de Roncesvalles, que en buena parte vive de esta tradición, pero también en la de los numerosos pueblos que atraviesa la ruta jacobea y en cuyos albergues y alojamientos ya se han disparado las cancelaciones de reservas, advierte.

«Me duele esta situación», reconoce el prior de la Colegiata, pero la considera «lógica», más aún cuando el Camino de Santiago es «un foco que puede ser muy peligroso porque viene gente de todos los lugares, que pueden contagiar y ser contagiados», y por ello valora que la ausencia de peregrinos también significa que «la gente es responsable, y más vale que sea así».

En cualquier caso Bibiano Esparza envía a quienes han tenido que cancelar su peregrinación un mensaje: «El camino no se va a mover de sitio. La tumba del apóstol Santiago estará donde está» cuando la situación vuelva a la normalidad.

Leído en Navarra.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba