El Camino de Santiago se reinventa

La Oficina del Peregrino constata un nuevo repunte en la cifra de visitantes del año pasado, que se acercó a los cuatro millones; sólo un 16% obtiene la Compostela.

Dos peregrinas hacen un alto en las inmediaciones de La Virgen del Camino. – Bruno Moreno

El Camino de Santiago pulveriza sus propias marcas cada nueva temporada y en 2014 ha vuelto a ocurrir, según los datos facilitados por la Oficina del Peregrino, que no descansa por Navidad.

El año pasado llegaron a la capital gallega más de 3,8 millones de turistas, y, de ellos, 237.810 fueron peregrinos que obtuvieron la ‘Compostela’, el documento que libra la Iglesia católica y que acredita haber recorrido los últimos cien kilómetros de este trayecto a pie o a caballo, o bien doscientos sobre una bicicleta. La crisis económica no se deja notar, puesto que pese a que 2014 no fue Año Santo, el balance arroja auténticas «plusmarcas», con las que se han superado todas las previsiones y que reafirman la consolidación de este atractivo turístico.

Tampoco suponen un freno las fiestas en familia, y prueba de ello es que la llegada de personas con la típica concha de vieira y el bastón no ha cesado en esta época.

Es el caso de Lina María Lin, una mujer de origen chino pero residente en Madrid desde hace doce años, y de su hijo Jasón Qitian Zhang, de «diez años y medio» -como dice el propio niño a Efe-, que decidieron elegir el último día del año que se fue para «alcanzar esta meta y cumplir un sueño».

La historia de Lina María, una enamorada de Galicia hasta el punto de que habla perfectamente su lengua, y de su vástago, va mucho más allá de la aventura de un peregrino al uso.

Ella nació en una familia de médicos chinos, un hecho que en su vida tuvo una gran influencia, ya que por ello decidió estudiar, desde los 15 años, esta ciencia, concretamente acupuntura, aunque también asegura que tiene formación en Neurología.

Desde hace más de una década reside en la capital española, donde regenta un centro naturópata. En un gallego fluido, Lina cuenta que el día 17 de mayo de 2014, que es cuando se celebra la gran fiesta de la lengua gallega, se bautizó por la Iglesia Católica, y de ahí que ahora tenga en su documentación como segundo nombre ‘María’.

Un anhelo especial

Era un anhelo que esta peregrina «especial» tenía en mente desde hacía tiempo. Tras esto, peregrinar era casi una obligación, o así lo vivió, de manera que Lina y Jasón empezaron su ruta en Navidad desde Pedrafita do Cebreiro (Lugo).

Una de las primeras peregrinas del año en llegar a Santiago este primero de enero ha sido Marcia Gómez, una joven de raíces italianas pero residente en Burgos. Exultante, quiere que sus amigos se atrevan con esta experiencia.

Otros que inician la lista de 2015 son un grupo de cuatro coreanos, cuya andadura se concentra en la provincia de Lugo. Uno de ellos dijo a EFE, antes de dejar O Cebreiro, que su idea era llegar hoy mismo a Triacastela y que les gusta caminar sin usar el móvil.

Pero en el Camino también hay voces críticas, como la de Pepe Villaconejos, uno de los portavoces de una asociación de expertos que recientemente denunció la «comercialización, explotación y banalización del peregrino», así como el abandono del patrimonio cultural y artístico.

Su movimiento reclamó incluso poner el Camino en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco «en peligro», y él mismo alude a las cifras para advertir de la masificación.

Solamente en el Año Jubilar de 2010 se superó la cifra de 2014, puesto que llegaron a la Catedral de Santiago 272.135 peregrinos.

Italianos

Del total de 237.810 peregrinos del año pasado, 2014, el 47,75 % -113.553- procedían de diferentes puntos de España, y en cuanto a los extranjeros, Italia se alzó con el primer puesto, con 20.214 -un 8,50%-, seguida de Alemania, con 16.331 -un 6,87-; Portugal, 11.635 -4,89 por ciento-; Estados Unidos, 11.576 -4,87-; y Francia, con 9.343 -un 3,93%-.

Por el contrario, en los últimos puestos del ránking se encuentran países exóticos como Azerbaiyán, Belice, Guyana, Yugoslavia y Naurú, con un peregrino cada uno de ellos.

Leído en Diario de León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba