Los Caminos de Santiago

Sahagún, León, Camino de Santiago
Sahagún, primera localidad del Camino Francés en la provincia de León

Como riachuelos que desde varias vertientes dejan sus aguas en afluentes principales que van al mar, así decenas de caminos de Santiago se llenan de peregrinos silenciosos, que recorren su travesía hasta unirse en el Camino Francés que atraviesa la provincia de León para desembocar en Compostela.

Peregrinos que buscan un mismo destino desde caminos históricos o buscan nuevas rutas que desde Europa, Cataluña, Valencia, Andalucía, Madrid, etc, les lleven a Compostela. Recorridos que, a partir de un origen religioso, se convierten en rutas culturales, llenas de naturaleza, campos, puentes, ríos, iglesias, conventos, frío, calor y convivencia entre hombres y mujeres de diferentes razas, credos, nacionalidades y culturas.

No importa el color de la piel, ni la religión que profesen, el idioma que hablen, el poder adquisitivo, incluso que el objetivo sea más que religioso. Todos tienen su parcela en el Camino.

Sólo se requiere civismo y un mínimo de cultura.

Un dato sirve para comprender la importancia del movimiento turístico que supone el Camino de Santiago francés. Según la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León ‘Pulchra Leonina’, se han alojado 45.040 peregrinos en los albergues de León en el año 2014, de los cuales el 30% fueron españoles, seguidos de italianos (14%), alemanes (9%), franceses (9%) y americanos (7%), etcétera.

Sorprende muchísimo el número de coreanos (2.870) algo que —según se informa— se debe a que en alguna de sus universidades les dan créditos por hacer el Camino de Santiago. ¿Lo conseguiremos en más universidades?

Una de las características de los últimos años es el incremento anual de peregrinos. Antes de 2010 sólo se producían grandes aumentos en los años jacobeos. Desde 2011 el peregrino viaja sin tener en cuenta la circunstancia de ser o no Año Santo.

Ahora, la temporada ha comenzado. Desde Sahagún a Piedrafita del Cebrero, por el Camino Francés pasan los peregrinos buscando un albergue, posada, o incluso hoteles donde descansar cada noche. Cada vez más demandan restaurantes o bares para recuperar energías y departir con compañeros de viaje y lugareños.

¿Qué esperan los peregrinos de nosotros?

Muy sencillo: que estemos a la altura de este movimiento. Esperan que el camino esté arreglado, con el suelo allanado, sombreado, con los monumentos abiertos, con hoteles, hostales albergues, bares y restaurantes acogedores y limpios.

Los comentarios que se leen sobre los servicios de hospedaje y restauración son en general positivos, lo cual es una garantía, y eso se produce gracias a que hay buenos profesionales a lo largo del Camino. En los casos en que no se cumple la legalidad se pide a la administración competente que actúe en consecuencia e inspeccione los casos de incumplimiento de la legalidad en beneficio de todos.

Finalmente, también esperan seguridad. Una seguridad discreta pero efectiva, acompañada de información, mucha información.

Leído en Diario de León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba