El Camino portugués sin portugueses toca fondo: solo seis peregrinos

La situación actual recuerda a la de 1993 cuando llegaban con cuentagotas

No esperaban ni media entrada, pero los albergues del Camino Portugués tampoco contaban con la desolación de esta Semana Santa. Muchos no abrieron las puertas y los que lo hicieron apenas se estrenaron, al menos en los primeros días. «Está yendo muy mal, el lunes tuvimos cuatro peregrinos y ayer, dos de Vigo, una chica acompañada de un chico alemán Erasmus, creo que de Colonia; los otros cuatro dijeron que eran de Vigo y Cangas, han sido los únicos», comenta Celestino Lores, presidente de la Asociación Amigos del Camino Portugués.

Achaca la situación al cierre de Portugal, fundamental para este Camino, no solo para el paso de portugueses, sino también de otros países que llegan a través del aeropuerto de Oporto.

«La situación actual me recuerda a la del año 1993, cuando venían dos o tres personas. Mientras que no se abra Portugal, que son los que más ganas tienen de venir, y las fronteras de otros países, no hacemos nada», se lamenta Lores.

Recuerda cómo cambian las cosas de un día para otro y cuando llegaban peregrinos de lugares lejanos como Australia, Corea, Brasil, Canadá y Estados Unidos.

Pese a todo, quiere mostrar un atisbo de esperanza: «Espero que cuando se abra Portugal después de la Semana Santa empiecen a llegar, igual de aquí al domingo viene alguien. El año pasado estuvimos cerrados en la misma época, ya van dos y aquí con los gallegos todavía nos arreglamos, peor es lo del Camino Francés. Esto es muy triste», dice.

Buena muestra de que no se esperaba tan mala situación es que incluso había comprado credenciales por si no le llegaban. Ahora ya admite que pueden ser cinco o seis más. La caída de peregrinos afecta tanto al Camino portugués por el interior como al que va por la costa. Entre los dos el pasado año sumaron solo 16.000 peregrinos frente a los cien mil del 2019, lo que supuso pérdidas de 3,3 millones de euros.

En el caso del Camino Portugués por la Costa apenas recibió en el 2020 tres mil peregrinos frente a los 22.300 del año anterior. Traducido en pérdidas rondarían los 800.000 euros.

En general, el Camino Portugués había experimentado un considerable crecimiento en los últimos años como demuestra que en el 2018 fueran un 90 % más los peregrinos que recibió en comparación con el anterior. La situación preocupa en los municipios por los que discurre y en especial en Tui por su estrecha relación con sus vecinos lusos.

Vieira en Tui

La asociación de comerciantes de Tui, cuyo objetivo es impulsar el comercio de la localidad y darla a conocer al peregrino, ha puesto su granito de arena colocando una vieira en la plaza de Galicia.

Se trata de un monumento al peregrino, obra de Quino Muñoz. En una de sus caras muestra una libre interpretación del Camino de Santiago realizada por el pintor ourensano Xosé Ribada.

En la otra cara aparece el Camino desde Tui a Santiago. «Es una donación de la asociación a la ciudad por el 25 aniversario», explica el presidente Juan Carlos Blanco.

Leído en La Voz de Galicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *