Amigos del Camino prevé que en julio se dispare la reserva en los albergues

 Peregrinos en Pontevedra
Peregrinos en Pontevedra

“Lo importante es que empezamos”. Así resume el presidente de la Asociación de Amigos del Camino Portugués a Santiago, Tino Lores, el regreso de la actividad de los albergues. Después de una larga pandemia, Pontevedra recupera su esencia con el Camino de Santiago que cada año acerca a cientos de peregrinos a conocer los rincones de Galicia.

Lores confía en que la relajación de las medidas como el uso de las mascarillas y el avance de la vacunación sirva para “recuperar poco a poco” y espera que “se normalice en las próximas semanas” aunque destaca que “lo importante es que empezamos”.

Con las medidas de aforo que solo les permite “30 camas de ocupación”, el presidente de la asociación asegura que junio ha sido un mes “flojo, porque no hemos llegado a ocuparlas”, pero mantiene la esperanza en que el verano y el buen tiempo hagan del Año Xacobeo la atracción masiva a Galicia. Por el momento, la actividad vuelve lenta pero continuada.

La apertura de fronteras es uno de los aspectos clave a la hora re comenzar a llegar las habitaciones de los albergues. “De momento hay pocos extranjeros, son sobre todo españoles aunque empieza a haber bastante portugués, y algún italiano y alguno despistado”, resume en relación a los clientes que van apareciendo en estos días.

Normativa

Tras su recuperación, los albergues han tenido que modificar su aforo y medidas de seguridad, aunque Tino Lores reconoce que no es excesivamente diferente al año anterior. “Seguimos respetando la distancia de seguridad, mascarilla en interior. Lo mismo que teníamos el año pasado”. Sí hay diferencia en la cantidad de clientes que pueden ocupar las habitaciones, que por el momento se ve reducido al 30%, por lo que la gran mayoría de las camas se mantienen precintadas a la espera de que “la Xunta abra más” dice.

De cualquier modo, la eliminación de mascarillas en el exterior trae consigo una dosis más de esperanza en este regreso paulatino. También la vacuna generará más peregrinación. “Con las vacunas abren fronteras y empieza a haber garantías la gente se anima”.

Tino Lores reconoce que este regreso está siendo “una alegría” para las empresas del Camino de Santiago, que están sufriendo desde hace quince meses las consecuencias de la crisis sanitaria. “Tener el albergue abierto sin peregrinos es muy triste”, afirma el presidente.

Leído en Diario de Pontevedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba