Los peregrinos podrán hacer el Camino de Santiago a bordo de un velero

El Camino por la ría Muros-Noia ya es una ruta jacobea oficialEl Camino por la ría Muros-Noia ya es una ruta jacobea oficial

Los peregrinos tendrán una nueva alternativa para realizar el Camino de Santiago. A bordo de un velero y, con un viaje de cinco días aproximadamente, podrán experimentar una de las mejores aventuras en las Rías Bajas, que el pasado diciembre logró la anhelada bendición que le faltaba para formar parte de la Ruta Jacobea Oficial. 

“Es el reconocimiento oficial a la condición de peregrino a todas las personas que hagan esta ruta y que tendrán, por tanto, derecho a la obtención de la Compostela (la credencial que expide la Iglesia), en igualdad de condiciones que el resto de itinerarios”, destacó Sebastián Valverde, gerente del nuevo Camino de Santiago de la ría Muros Noia, el camino que nace en el mar.

La salida será desde el puerto de Bayona y llegará a Portosín. El velero pasará por todos los puertos de las Rías Bajas hasta llegar a la de Muros-Noia, situada en la provincia de La Coruña y la península de Barbanza. Concretamente, entre la ría de Corcubión al norte y la ría de Arosa al sur.

Para llegar a la ciudad del Apóstol, los peregrinos recorrerán una distancia inferior a los 100 kilómetros. “Efectivamente, estamos ante una ruta de corto recorrido. La más rápida de Santiago -unos 89 kilómetros desde Muros”, detalló Valverde.

La nueva senda se puede realizar incluso entre tres o cuatros jornadas sin estar demasiado acostumbrado a andar. La navegación está destinada a pasar un momento agradable, pero debido a que hay muchas cosas que pueden salir mal en mar abierto, los participantes contarán con equipo de seguridad para tener a mano.

“La lista de equipos de seguridad para embarcaciones incluye chalecos salvavidas para cada persona a bordo. Además, se requieren dispositivos de flotación para salvamento (tipo IV), como cojines o boyas de anillos, que puedan arrojarse a una persona en el agua en caso de emergencias. Algunos artículos incorporan cuerdas para acercar el objeto al bote y luego sacarlo del agua”, según información de la web FITNESSPIRATAS.

Los navíos también contarán con extintores de incendios y dispositivos de señalización visual de socorro. Aunque no hay mucho de qué preocuparse ya que los cuarenta kilómetros del recorrido transcurren divisando el mar o pegado a él. Es decir, las personas a bordo podrán detenerse para darse un baño o realizar alguna otra actividad náutica.

Además, la travesía náutica contará con opciones recreativas. De esta manera, el viaje se convierte en una experiencia única donde el mar es tu principal compañero. De los cinco días, cuatro se harán navegando y los últimos kilómetros caminando hasta la capital gallega.

“Una ruta para la que no se necesita barco ni experiencia previa porque vas con un patrón profesional”, explica María Pintos, booking manager de Sailway, la compañía de alquiler de barcos que comercializa este producto turístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba