La Ruta de la Plata en la Sierra Norte de Sevilla

La Concha del Camino de Santiago en El Real de la Jara, límite de Andalucía
La Concha del Camino de Santiago en El Real de la Jara, límite de Andalucía

Camino, historia y gastronomía han marcado la vida de pueblos de la comarca de la Sierra Norte, puerta de Andalucía

La Ruta de la Plata es un camino hecho entre civilizaciones y siglos. Del norte al sur. De Gijón a Sevilla. A su despedida de Andalucía una comarca que ha bebido de todas sus culturas y en la que hoy sigue vivo el latido de la Vía de la Plata. La Sierra Norte de Sevilla es el norte del sur. Paso obligado para caminantes, peregrinos y viajeros que quieran recorren un país siguiendo el camino más transitado de Europa. Una calzada que unía mercancías hoy convertida en reclamo turístico.

Los romanos exprimieron el esplendor y las posibilidades de este camino. Convertido en una de las calzadas más importantes de la red de comunicaciones del Imperio, por ella circulaban a diario mercancías (aceites, vinos, metales) y también las noticias más importantes. Camino que ha dejado en sus alrededores costumbres, tradiciones y la equis en el mapa.

La Sierra Norte de Sevilla forma parte de esta calzada que recorre casi mil kilómetros. En un principio su comienzo estaba marcado en Mérida influenciando ya a los asentamientos más al norte de la capital andaluza. La relevancia que Sevilla adquiere con el paso de lo siglos hace que la Vía de la Plata tenga un nuevo comienzo. Castilblanco de los Arroyos, Almadén de la Plata y El Real de la Jara son los municipios que hoy mantienen una estrecha relación con esta calzada romana.

El Camino de Santiago y la Vía de la Plata

Con la reconquista cristiana y la popularización del Camino de Santiago la Vía de la Plata se convierte en protagonista del paso de miles de peregrinos. Y no, no es solo cosa del pasado. Actualmente Castilblanco de los Arroyos, Almadén de la Plata y El Real de la Jara son pueblos acogedores de peregrinos.

El paso del Camino de Santiago se encuentra señalizado en las calles vertebrales de estos municipios que deben a la Vía de la Plata parte de su idiosincrasia. Pueblos abiertos, alegres y hospitalarios.

Albergues de peregrinos en la Sierra Norte de Sevilla

Gastronomía de la Ruta de la Plata sevillana

El bosque mediterráneo del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla despide al viajero que atraviesa la comarca para unirse con Extremadura. Dehesas de alcornoques y encinas, olivos, quejigos y castaños.

La gastronomía de la zona protege con tesón recetas romanas y sus mejores productos como el aceite y el vino. Por ello, el visitante o peregrino no puede pasar de largo de fondas y bares tradicionales para paladear carnes de caza guisada con especias (de ciervo, gamo o jabalí). Ni pasar de largo sin sentir el aroma del buen jamón ibérico o la chacina elaborada a partir de cerdos ibéricos criados en la dehesas. Mieles, membrillos o unas migas de pan de pueblo cocinadas a fuego. Sea verano o invierno, la Ruta de la Plata invita a saborear la cultura de estos municipios.

Seguir leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba