¿Quieres hacer un Camino de Santiago cristiano?

Peregrinos haciendo el Camino de SantiagoEn estos tiempos de secularización, el Camino de Santiago aparece como una especie de oasis eclesial. O así debería ser, ya que es cierto que no falta gente que ha hecho del Camino un negocio, unas vacaciones baratas o un campo de pruebas esotéricas. Sea como sea, dadas las evidentes raíces cristianas de la peregrinación a Santiago, la Iglesia quiere reivindicar el Camino como un espacio de encuentro con Dios.

Una de las iniciativas más importantes es la llamada Acogida Cristiana en los Caminos de Santiago (ACC), que está impulsada por la Archicofradía Universal del Apóstol Santiago y la propia Catedral. ¿Qué pretende? Evangelizar al peregrino a través de la acogida en nombre de Jesús. Ni más, ni menos.

Para ello, existe una especie de red de albergues y parroquias eclesiales en los que se ha buscado mostrar una identidad cristiana clara. Son esos albergues en los que se hace la bendición del peregrino, se le acoge con algo tan básico, pero tan lleno de valor simbólico, como un vaso de agua con limón, se invita a la Eucaristía, cuando se puede se realizan cenas comunitarias en los que poder compartir experiencias del Camino, encuentros musicales y de oración, etc.

Muchas cosas con un solo objetivo: hacer presente al Señor en el Camino y, sin menospreciar a otros hermanos que se ganan la vida con los tan necesarios albergues, que sea Él quien marque la diferencia entre unos albergues y otros.

En el Camino Francés son míticos ya los albergues de San Miguel de Estella, el de la Iglesia de Santiago en Logroño, la Cofradía del Santo de Santo Domingo, el albergue riojano de Grañón, el burgalés de Tosantos. Antiguamente el de San Juan de Ortega. También son muy conocidas las Agustinas de la Conversión, en Carrión de los Condes o la acogida en el albergue parroquial de Hospital de Órbigo.

A esto podríamos añadir tantas y tantas parroquias que, al terminar la Misa de la tarde, ofrecen una bendición especial al final, con entrega de algún recuerdo simbólico también. La acogida franciscana en O Cebreiro, en este sentido, es un gran ejemplo.

Por eso, si vas de peregrino, no te olvides de sumarte a esta vivencia cristiana del Camino, ya que es fundamental subrayar nuestra pertenencia eclesial y visualizarla en todo momento.

Y, si no vas a hacer el Camino por lo que sea, pero te animas a colaborar dedicando una o dos semanas de tu tiempo… ¡echa un vistazo a esto! -> Acogida Cristiana en los Caminos de Santiago

Leído en Jóvenes Católicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba