Descanso del peregrino en la bahía de Pasajes

Los 825 kilómetros que separan Pasajes de Santiago de Compostela serán algo más llevaderos gracias al albergue para peregrinos que a punto está de inaugurarse en Pasajes San Juan. La antigua casa de la serora o sacristana de la ermita de Santa Ana dará cobijo a quienes sigan el Camino de la costa en busca del favor del Santo.

Para presentar el nuevo equipamiento, la alcaldesa de Pasajes, Maider Ziganda, y la diputada de Cultura y Euskera, María José Aranburu, ofrecieron ayer una rueda de prensa junto a Fernando Imaz, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Guipúzcoa. Los tres visitaron las instalaciones en las que se han habilitado un total de catorce camas divididas en dos estancias, a las que, en momentos puntuales, podrían sumarse varias colchonetas para incrementar su capacidad.

El albergue dispone, además, de una zona húmeda, dotada de duchas y lavadoras, así como del cuarto del hospitalero y un pequeño hall, que servirá para recibir a los huéspedes. Su fachada exterior, se ha decorado con dos murales del artista Peio Zabala inspirados en la entrada por mar a la bahía de un barco y en una brújula que orientará los pasos de los peregrinos.

La Diputación comenzó en 2008 las obras para renovar completamente el tejado de la ermita y el de la antigua casa de la sacristana, realizando una inversión de 65.000 euros. Doce meses más tarde, se iniciaban los trabajos de rehabilitación de la casa de la sacristana, a los que el Ayuntamiento ha destinado 30.000 euros y la Diputación, otros 40.000 euros.

Gracias a un acuerdo al que llegaron este mismo año el consistorio pasaitarra y los Amigos del Camino de Santiago, el edificio adosado al templo se destinará a albergue de peregrinos. La obra está ya finalizada y tan sólo faltan algunos muebles y enseres para que próximamente puedan abrirse sus puertas.

Tal y como recogen ambas partes en el convenio suscrito, Pasajes es «el lugar idóneo» para llevar a cabo esta propuesta, ya que «no existe ningún otro albergue del Camino entre Fuenterrabía y San Sebastián».
«Es una etapa larga en la que los peregrinos acaban fatigados. Aquí encontrarán un sitio en el que reponer fuerzas antes de continuar», manifestaba ayer Fernando Imaz, quien añadía que serán cientos de personas llegadas de más de cuarenta países las que pasarán por este enclave a lo largo del año.

«No os imagináis el juego que va a dar este maravilloso proyecto. El refugio será la tarjeta de presentación de Pasajes. La iniciativa privada se tendrá que acomodar a los horarios de estas personas y sus necesidades, algo que, sin duda, contribuirá a crear riqueza sin ser, en absoluto, una competencia desleal en el pueblo», indicaba.

A juicio de Maider Ziganda, la idea de crear un albergue de estas características le pareció desde el principio «excelente». «Será una forma de dar a conocer Pasajes al mundo», aseguraba.
Plan foral
Las obras realizadas tanto en la ermita como en el albergue de peregrinos, se enmarcan dentro del Plan 2007-2011 de la Diputación Foral de Guipúzcoa, para fortalecer el Camino de Santiago. Entre los objetivos que éste se fija se encuentra la rehabilitación de edificios emblemáticos como la propia ermita de Santa Ana, el convento de Sasiola o el conjunto de Igartza; pero también el «reforzar» la red de albergues para peregrinos. El ente foral concentra, además, sus esfuerzos en rehabilitar las calzadas y socializar y dar a conocer el Camino de Santiago, según explicó María Jesús Aranburu.

Finalizada esta actuación, de la gestión y mantenimiento del nuevo servicio creado en Pasajes se ocupará la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Guipúzcoa, con la ayuda de varios voluntarios hospitaleros. «Se costeará con el donativo de los peregrinos, que suele ser escaso. El dinero que pueda necesitarse para completar los gastos lo pondrá nuestra asociación», concluyó Fernando Imaz.

Fuente: diariovasco.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba