El veneno del Camino

Serafín Zubiri: “El Camino de Santiago tiene un veneno especial”

El músico ciego Serafín Zubiri, un hombre que ha asumido todo tipo de retos deportivos, desde la subida al Aconcagua a recorrer más de una docena de veces el Camino de Santiago, se declara un enamorado de la histórica ruta de peregrinaje, que “tiene un veneno especial“.

En el “FairWay“, el primer foro integral sobre este sendero, celebrado en Compostela, meta del peregrino, este cantante navarro impartió la ponencia “El límite, nosotros mismos” y comentó que el Camino supone “un antes y un después”, así como que en él afloran las emociones, positivas y negativas, lo que es la personalidad de cada uno.

Es ésta, al menos tal y como él la ha vivido, una experiencia muy “introspectiva” que recomienda “a todo el mundo” y, a aquellos que no tengan demasiado tiempo, les aconseja la parte de Galicia, una tierra que a él lo ha “marcado muchísimo”; no en vano residió en Pontevedra entre los 6 y los 15 años, cuando el carácter se está definiendo.

“Yo siento ese cosquilleo” por Galicia, remarcó, y, a modo de receta, sugirió que se elija la segunda quincena de septiembre o el mes de octubre para hacer esta ruta.

Después de esta recomendación, animó a todos a “ser capaces de compartir lo que somos, porque es la mejor manera de trascender de nosotros mismos”.

A él, un tipo duro y romántico al que le gusta crecer a través de la dificultad, la modalidad que más le ha gustado es la de “a pie”, y ello a pesar de que solo probó una vez, puesto que el resto ha ido a lomos de una bicicleta.

Discrepa Serafín Zubiri de cualquier opinión tendente a que el Camino sea “aburrido”, “en absoluto”, precisa, al contrario, “tiene un veneno especial“.

En su caso, lo haría “todas las veces” que le resultase posible, algo que no debe ocurrirle a él solo, reflexionó, porque “si cada año viene más gente, pues por algo será”.

“Soy un humilde embajador del Camino, de lo que supone realizarlo, y su abogado defensor también”, confesó este vocalista, que en octubre de 2010 formó parte de un proyecto para realizar a pie el Camino de Santiago con el apoyo de las nuevas tecnologías aplicadas para personas con diversidad funcional y cuya finalidad fue la elaboración de un informe sobre la accesibilidad del mismo.

“No me gusta la palabra ‘discapaz’, ni minusválido”, apuntó Zubiri, que dijo que “somos diversos desde el punto de vista funcional” y ha observado que él, aún siendo ciego, ve la belleza del Camino de Santiago, porque “tenemos acceso a través de los otros sentidos, como el oído y el olfato… y luego está la curiosidad”.

Galicia huele a Galicia. Hay un olor Galicia”, expuso como ejemplo, y, apelando al gusto, añadió que esta hazaña de andar por todos estos tramos “la saboreamos los ciegos más de lo que se pueda imaginar”.

De todos modos, “¿hasta qué punto todos, videntes o invidentes, vemos las cosas de la misma manera?”, dejó caer.

Serafín Zubiri estuvo acompañado de su perro guía, Kron, que tiene seis años, y le gustaría enseñarle a su lazarillo este “camino integrador”, un comentario que suscitó efusivos aplausos entre los asistentes.

Leído en Navarra.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba