El Camino, una ruta segura, espiritual y cultural

Un grupo de peregrinos por el Camino de Santiago
Un grupo de peregrinos por el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es una ruta «segura, espiritual y cultural», además de una «marca de solidaridad». Esas fueron las conclusiones a las que llegaron varios expertos en distintos ámbitos relacionados con la ruta jacobea que participaron en una mesa redonda celebrada en el Hotel Alfonso IX de Sarria y organizada por la asamblea local de la Cruz Roja.

El subdelegado del Gobierno, Ramón Carballo, fue el encargado de tratar el apartado relacionado directamente con la seguridad. El catedrático de Derecho Mercantil y abogado, Carlos Lema Devesa, explicó lo que significa la ruta jacobea como marca comercial y solidaria. El prior de Samos, José Luis Vélez, se responsabilizó de aclarar su significado histórico. El letrado e historiador Xaime López Arias repasó los distintos hospitales para peregrinos de la comarca y el médico y presidente de la Cruz Roja de Sarria, Jaime Capellá, informó de las atenciones médicas que solicitan los peregrinos y de la colaboración que presta la oenegé al resto de servicios de emergencia. La conferencia contó con una nutrida asistencia.

Ramón Carballo: «Es seguro, a pesar de las miles de personas que lo recorren»

La seguridad en el Camino fue el aspecto central de la intervención del subdelegado del gobierno, Ramón Carballo, quien incidió esencialmente en el escaso índice de delincuencia comparado con el elevado número de peregrinos que hacen la ruta diariamente. «Estamos hablado de concentraciones de miles de personas durante muchos días, sobre todo en la temporada de verano, con el riesgo que eso siempre conllevan. Comparativamente, el índice de delitos es notablemente inferior al que se produce en otras concentraciones con un número similar de personas. El camino es seguro, a pesar de las miles de personas que lo recorren».

La protección a los peregrinos, sobre todo en lo que compete a algunos cruces peligrosos que existen en varios puntos de la ruta jacobea, fue otro punto en los que incidió especialmente Ramón Carballo. «La administración es muy consciente de que existen puntos negros a los que hay que buscar de manera inmediata una solución. Hasta el momento se han dado pasos importantes y es un problema al que en algunos casos ya se le ha buscado salida y seguimos trabajando para atajarlo cuanto antes».

Un dato curioso que expuso el subdelegado del Gobierno fue el referido a las numerosas quejas de romeros sobre la presencia de perros u otros animales, sobre todo en Galicia. «Hay que tener en cuenta que el camino pasa mayoritariamente por pequeños núcleos rurales en los que lo normal es que existan animales sueltos, por lo que resulta un aspecto casi imposible de controlar», explicó Carballo, que también destacó el buen trabajo de los agentes de los distintos cuerpos de seguridad.

Jaime Capellá: «En la antigüedad fue una vía de novedades médicas»

Las dolencias que más sufren los peregrinos y la asistencia que reciben fue desglosada por el médico y presidente de la Cruz Roja de Sarria, Jaime Capellá. «Los primeros días, los principales problemas son las ampollas, y cuando avanzan las etapas, aumentan los problemas musculares», dijo. También explicó que en el último Año Santo, en el mes de agosto, se había atendido a más de 5.000 peregrinos en los distintos puestos del camino, de los que más de 200 precisaron asistencia hospitalaria.

Jaime Capellá explicó que una de las principales misiones de Cruz Roja es la de prestar atención a las personas que peregrinan, evitando de esta manera la sobrecarga del sistema público de emergencias. También aclaró que gracias a la estrecha colaboración que mantienen con el servicio de emergencias de Galicia, los trabajadores del 061 pueden seguir atendiendo las zonas habituales que cubren sin verse desbordados por el aumento estacional de población.

En lo que compete a las aportaciones que ha realizado el Camino de Santiago a la Medicina a lo largo de la historia, Jaime Capellá puntualizó que «como vía que cruza toda Europa y mezcla de culturas de todo tipo, el camino puede considerarse en la antigüedad, esencialmente la Edad Media, como una vía de novedades médicas».

José Luis Vélez: «Es la ruta del perdón y de la reconciliación»

La parte espiritual del Camino de Santiago fue diseccionada por el prior de Samos, José Luis Vélez en una amena intervención. «Es la única ruta en el mundo centrada esencialmente en la redención y el perdón, características que no reúnen otros puntos de peregrinación».

El prior samonense recordó los motivos por los que una buena parte de los peregrinos hacían la ruta jacobea en los siglos XI y XII y explicó el origen de la Compostela. «Los jueces de aquellos tiempos, esencialmente obispos, imponían como penitencia para redimir su pena a los delincuentes que hicieran el Camino de Santiago, naciendo así el término perdonanza o perdón. En cada sitio por el que pasaban les solicitaban que les sellaran un documento que luego les serviría para acreditar que habían completado el castigo. Ese documento es el que puede considerarse como origen de la credencial que ahora sellan los peregrinos para que certifique que llegaron a Santiago», dijo José Luis Vélez.

En su parte final, José Luis Vélez, hizo referencia al papel decisivo que tuvo el Códice Calixtino para explicar los verdaderos motivos de las peregrinaciones y para abrir el Camino a toda Europa, y también recordó, además, el derecho a la hospitalidad que tienen las personas que están realizando la ruta hacia Compostela.

Leído en La Voz de Galicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba