«Los peregrinos decimos que en el Camino de Santiago hay magia»

Javier Tapia, aficionado al montañismo, decidió escribir su primer libro, ‘El primer peregrino’, después de haber realizado algunos de los caminos que llegan a Compostela.

Tapia crea un personaje ficticio basado en el rey Alfonso II y su viaje desde Oviedo a Compostela en el año 814.

Javier Tapia Salas dio este miércoles una conferencia en Málaga enmarcada en las jornadas Invierno Jacobeo, organizadas por la Asociación Amigos del Camino de Santiago. Se define como un aficionado enamorado de la peregrinación y la literatura. Recorrer el camino de Santiago le ha aportado unas experiencias muy positivas.

Por ello, este montañista insaciable ha decidido encaminarse en un nuevo proyecto: su primer libro ‘El primer peregrino’, donde relata el camino que recorrió Alfonso II el Casto desde Oviedo hasta Compostela cuando le comunicaron que se habían encontrado los restos del apóstol en el año 814.

¿Cuándo comenzó su andadura en el peregrinaje? ¿De dónde le viene esa pasión?

No lo recuerdo exactamente, hace unos 30 años, en la década de los 90. Mi pasión se ha ido incrementando después de haber realizado numerosos caminos, después de haber andado mucho. No obstante, desde muy joven he tenido una atracción por el Camino de Santiago y es algo que fui posponiendo porque no encontraba el momento adecuado, luego tenía familia y niños pequeños…

La primera vez que hice el Camino de Santiago tenía alrededor de unos 40 años y me enamoró, encontré algo especial allí. Todo el mundo que lo hace dice que tiene algo y le encuentra algún sentido. A partir de ese momento, todos los años he hecho algún camino que conduce a Compostela.

Me he dedicado principalmente a recorrer los senderos que llegan hasta Santiago de Compostela, aunque un año hice el camino de los buenos hombres, que es un camino catalán.

Me gusta mucho el montañismo y andar, pero no me siento identificado con el término de senderismo porque lo veo más como una actividad que se hace los domingos.

Ha recorrido numerosos caminos muy conocidos como el Camino Inglés o el Camino Francés, ¿qué otros senderos ha realizado hasta Santiago de Compostela?

A nivel de peregrinación han sido muchos caminos como el Camino Francés, Aragonés, el Primitivo, Portugués, Inglés, del Salvador… todos ellos son distintas variantes, ya que a Santiago se llega desde muchos lugares.

La gente de Andalucía llega por la Vía de la Plata. La de Málaga llega por el Mozárabe. Algunas de las cosas que tengo aún pendientes por hacer es recorrer algún trozo del camino de Santiago en Francia.

¿Qué le sugiere este camino en concreto? ¿De dónde surge su idea para realizarlo?

En un primer momento es algo por lo que uno siente atracción, bien porque le han comentado, o porque ha leído algo relacionado con eso y cuando vas, te das cuenta de que allí hay algo especial.

Los peregrinos decimos que allí hay magia. No puede ser casualidad que millones y millones de peregrinos hayan decidido andar por esa ruta y llegar hasta Santiago y más allá.

¿Cuál fue su inspiración para llevar a cabo su primer libro, ‘El primer peregrino’?

Yo he caminado por muchas sendas de España que llegan a Santiago, la última fue el Camino Primitivo, que va desde Oviedo hasta Santiago de Compostela. Se llama primitivo porque fue el que realizó el rey Alfonso II el Casto.

En el 814 se descubre la supuesta tumba del apóstol Santiago, cuando se descubre estamos en el inicio de la Reconquista y está recién formado el reino asturiano y cuando el rey Alfonso II el Casto tiene noticias de que se han encontrado restos del apóstol de Santiago va desde Oviedo hasta Santiago.

Ahí empezó todo, es la primera persona que va a ver qué es lo que pasaba allí. Es el primer peregrino. Entonces, cuando yo hago este camino a mí me enamora, quizás es el que más me gusta de todos y es en ese momento cuando descubro a Alfonso II o él me descubre a mí.

Su novela se enmarca cuando se descubre la tumba del apóstol Santiago, ¿qué evolución sigue a lo largo del libro?

En el libro lo que se hace es la vida novelada de este personaje de ficción, hasta que hace el Camino de Santiago. Creo un personaje intemporal y no el más frecuente, no el estereotipo del guerrero medieval, hago un hombre muy dotado de muchas virtudes, que probablemente en aquella época no existieran. Este señor es feminista, es un rey justo, le adorno con muchas virtudes.

¿De qué manera introduce el contexto?, es decir, ¿cuál es el arranque del libro?

El libro comienza después del preámbulo, la primera frase es: «Majestad ha llegado un correo», que es la nota que le envía el obispo Teodomiro. A partir de ese momento, empiezo a dar marcha atrás y el rey empieza a recordar la infancia, la juventud y por último la madurez, para volver en la segunda parte del libro de nuevo a la carta.

Es entonces cuando decide emprender el viaje de peregrinación a Compostela. Esto se produce en varias ocasiones, hay flashback o bien porque hay recuerdos, o bien porque los personajes cuentan hechos pasados.

¿Le gustaría comentar algunos aspectos por los que cree que todo el mundo debería leer su libro?

Por un lado, la referencia a Alfonso II, ya que con él empezó todo. Cualquier persona que tenga curiosidad por saber lo que pasó va a encontrar cosas interesantes. Hay una reflexión sobre la peregrinación de aquella época y en el mundo actual.

La persona después de la peregrinación ha tenido una carga de vivencias, experiencias, pequeñas decepciones, alegrías, problemas y que es un aprendizaje indefinible. Por último, tiene de novela gracias a la narración, la descripción de los lugares, las distintas tendencias y ramas y opiniones que se pierden ahí.

En este libro se han juntado mis dos pasiones, mi afición por la literatura y por el Camino de Santiago.

Leído en La Opinión de Málaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba