La asociación de los Caminos de Santiago gestionará el albergue municipal de Ricobayo

Albergue municipal de Ricobayo de Alba
Albergue municipal de Ricobayo de Alba

El edificio se ecuentra en la vía portuguesa de la Ruta de la Plata

La Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, que preside José Almeida, gestionará el albergue municipal de peregrinos de Ricobayo de Alba ubicado en el camino portugués de la Ruta de la Plata.

La cesión, a través de la figura del “comodato”, se hace por un año, prorrogable, por igual período, si ninguna de las dos partes renuncia a la prorroga mediante comunicación escrita, con una antelación mínima de tres meses a la fecha del vencimiento, hasta un máximo de tres prórrogas de un año: hasta 20023.

El “comodato” es el contrato por el cual una de las partes entrega gratuitamente a otra, el comodatario, una cosa para que use de ella por un cierto tiempo y se la devuelva a su y termino.

El camino portugués de la Ruta de la Plata tiene un recorrido de 391,3 kilómetros desde Zamora capital hasta la Catedral de Santiago de Compostela, discurriendo su trazado por Tierra del Pan, Alba y Aliste (España) y Tras Os Montes (Portugal).

Una de sus grandes y graves deficiencias en la actualidad se centra en que el primer albergue entre Zamora y Portugal se sitúa a 53,8 kilómetros en Fonfría. Algo que obviamente nadie puede hacer andando en un solo día sin descansar.

De momento el albergue de Ricobayo permitirá contar con lugar de hospedaje a 30,3 kilómetros de Zamora. y desde ahí se podrá continuar al de Fonfría (53,8), Alcañices (74) y Trabazos (88), desde el cual se cruzaría al de Quintanilha (Portugal).

En estos momentos la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago acondiciona la “Casa del Cura” de Almendral del Pan como albergue, a 19,5 kilómetros de Zamora.

En sus orígenes el histórico camino portugués cruzaba el río Esla mediante una barca entre los pueblos de San Pedro de la Nave (Tierra del pan) y La Pueblica (Aliste) hasta 1934 en que se construyó el Salto de Ricobayo.

Leído en La Opinión de Zamora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba