El albergue público de Pontevedra debe esperar al próximo verano para su ampliación

Peregrinos ante el albergue ubicado en la calle Otero Pedrayo.
Peregrinos ante el albergue ubicado en la calle Otero Pedrayo.

El peregrinaje es un camino que busca la meditación kilómetro tras kilómetro, una experiencia única y un viaje espiritual que debe ser accesible para todos los bolsillos. Con este objetivo se abrió y se mantiene el albergue de la calle Otero Pedrayo de Pontevedra, Virgen Peregrina. Ahora y tras años de recorrido planea ampliar sus servicios.

Con una capacidad de 72 plazas y a la espera de las licencias necesarias el único albergue público de la ciudad proyectará una pequeña ampliación contigua que sumará 18 plazas más a su oferta y mejorará sus servicios, pudiendo contar así con espacio para un total de noventa peregrinos del Camino Portugués, el segundo más utilizado de todas las rutas jacobeas a Santiago de Compostela.

Pabellones de institutos

El albergue, que es exclusivo para peregrinos con credencial, en los meses más concurridos del camino, es decir, julio y agosto, amplía su capacidad para grupos de más de 15 personas que lo reserven previamente. De este modo y coincidiendo con los meses de vacaciones escolares el Virgen Peregrina cuenta con los polideportivos de los institutos Xunqueira I y II.

Desde el 1 de julio, cuando se puede disponer de este espacio, ya ha sido necesario abrir el segundo pabellón puesto que las 150 plazas del primero se quedaban cortas para los más de 200 peregrinos que han llegado al albergue pontevedrés.

“Suelen tratrarse de grupos de estudiantes o parroquias, que tienen poca capacidad económica, si no fuera por el pabellón no tendrían donde ir”, señala el presidente de la Asociación de Amigos do Camiño Portugués, Celestino Lores. Además recuerda que el albergue, que tiene un precio reducido de seis euros sin reserva previa, es frecuentado por peregrinos con bajo nivel adquisitivo como son estudiantes, jubilados o parados que viven la experiencia del camino.

Celestino Lores afirma que este mes, uno de los más fuertes del camino junto con agosto, cuentan con grupos casi todos los días y que la ocupación del albergue alcanza la media del 80%, llegando muchos días al 100%. Además observa que se prevé un pico del número de grupos y caminantes en torno a la festividad del 25 de julio, día de Santiago Apostol, cuando probablemente planeen llegar a la capital gallega.

Leído en Faro de Vigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba