Comienzan las obras en el nuevo albergue de peregrinos de Canfranc (Huesca)

Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, Canfranc, Huesca - Camino Aragonés :: Guía del Camino de Santiago
Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, Canfranc

El Ayuntamiento de Canfranc prevé inaugurar en verano de 2021 el nuevo albergue de peregrinos del Camino de Santiago Aragonés, ubicado en el antiguo pueblo y cuyas obras han comenzado este miércoles en un edificio de la calle Albareda de este núcleo, a los pies de la senda jacobea.

Así lo ha indicado el alcalde, Fernando Sánchez, quien ha explicado que el presupuesto asciende a 600.000 euros, de los que la Comisión Europea aporta, aproximadamente, el 50 por ciento y el resto el Ayuntamiento. Forma parte del proyecto ‘Arles Aragón’ de impulso al Camino de Santiago.

El proyecto consiste en la rehabilitación de un edificio protegido construido en 1945 y situado en el número 11 de la calle Albareda. El edificio en el que se construirá el nuevo albergue de peregrinos contará con tres plantas. En la planta baja habrá una cafetería que dará servicio al albergue y estará abierta al público en general, además de una zona de recepción y dos aseos.

En la primera planta se ubicarán las habitaciones, con un único espacio con 19 camas (una de ellas será accesible para minusválidos). En el otro ala de estarán los servicios, con cuatro inodoros, cuatro duchas y cuatro lavabos.

Por último, en la planta bajo cubierta se localizará una sala polivalente, un espacio de office y cocina. El office servirá a la vez de pequeña cocina para los usuarios y de espacio de lavado-secado, al integrar también tres lavadoras secadoras. La zona oeste contará además con una terraza que servirá también como zona de reunión e incluso como tendedero.

En el aspecto exterior del edificio, se variará únicamente la altura de la cubierta para poder ganar superficie útil en la planta bajo cubierta y se reparará y pintará la fachada. La nueva carpintería será de imitación a la existente, conservando los contra ventanos.

Las obras durarán ocho meses y después el Ayuntamiento equipará la instalación, estando disponible para el público en el verano del año próximo. Será un equipamiento público, con los precios regulados, pero de gestión privadas.

Sánchez ha apuntado que la pandemia de la COVID-19 ha obligado a modificar el plan de seguridad de la obra para establecer las medidas preventivas, principalmente el uso obligatorio de mascarillas y el respeto a las distancias sociales por parte de los trabajadores que realizan la obra.

Para el Ayuntamiento de Canfranc es una de las mayores inversiones de su historia reciente, con la que busca revitalizar el núcleo de Canfranc pueblo «porque es el núcleo histórico de Canfranc, pero donde vive menos gente y hay menos servicios. Esto puede ser un motor de desarrollo y servicios», decía su alcalde, Fernando Sánchez.

Leído en PirineoDigital.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba