Un nuevo albergue en Oseira ampliará en 40 las plazas para peregrinos

«Cuando terminen las obras va a ser uno de los albergues emblemáticos del Camino». El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, se desplazó este lunes hasta el monasterio de Oseira, en Cea, para conocer de primera mano las obras de rehabilitación del antiguo albergue, para garantizar la accesibilidad, y la construcción de nuevas dependencias para los peregrinos que recorren la ruta de la Vía de la Plata.

Las actuaciones forman parte del Plan de Albergues 2019-2021, dotado con siete millones de euros para reforzar la red pública de establecimientos, de los que uno se destina a las obras que se llevan a cabo en el monasterio ourensano. «Los traballos comezaron aquí hace un mes y se prologarán a lo largo de 2021. Actuamos en una remodelación del actual y del nuevo albergue para aumentar en 40 plazas y de esta formaito aumentar le dotación de la Vía de la Plata. Esperamos que el año que viene, cuando todo se normalice, el número de peregrinos sea muy grande», explicó Rueda, que señaló que, a pesar de la actual crisis sanitaria, no se debe dejar de trabajar para que cuando llegue el momento todo esté disponible para que el Camiño de Santiago se pueda hacer en las mejores condiciones, siempre sin descuidar las medidas sanitarias.

«Queremos mandar un mensaje a todas las personas que tienen pensado hacer el Camino cuando se pueda, que es seguro y tiene una amplia red de albergues públicos a los que se unen los privados», señaló.

Los trabajos que se están llevando a cabo en el monasterio de Oseira incluyen la rehabilitación del antiguo albergue con mejoras en la planta baja y primera, en las zonas de vestíbulo y aseos. Además se construirá un nuevo albergue de 40 plazas en un espacio del monasterio en desuso que contará con zona común, aseos, baño adaptado para personas con discapacidad y cocina. «Se trata, por tanto, de unas instalaciones accesibles con el objetivo de ofrecer un Camino para todos, en las que también se implantarán medidas de ahorro energético. Las dos dependencias destinadas a peregrinos estarán plenamente integradas y conectadas entre si», explican desde la Junta.

El alcalde de San Cristobo de Cea, José Luis Valladares, acompañó a Rueda en su visita a las instalaciones. «Era importante relanzar un poco más lo que es el monasterio de Oseira, esta joya arquitectónica que tenemos en Galicia, que por algo es conocido como el Escorial gallego, aunque fue construido antes. Esta es una inversión muy importante también para relanzar el Camino de la Ruta de la Plata, porque evidentemente estos últimos años se estaba viendo un flujo importante de gente que pasaba por aquí de forma continua, aunque este año con la pandemia ha mermado la cosa y no pasa ninguno», indicó el regidor.

Valladares cree que las actuaciones que lleva a cabo la Xunta en Oseira ayudará a retomar esta actividad una vez que se pueda. «Esta actuación es muy importante, porque un millón de euros es una cantidad muy significativa. Agradezo que este camino se conozca, porque va a más. Y aunque no sea como el Camino Francés, la Ruta de la Plata merece la misma promoción», subrayó.

Las obras que comenzaron hace aproximadamente un mes, y se terminarán a finales del 2021, tienen en cuenta el lugar en el que se desarrollan y en el proyecto se ha priorizado, también, que el albergue de peregrinos interfiera lo menos posible en la vida de los monjes que todavía residen en el monasterio.

El monasterio recupera la normalidad en un año atípico

La desamortización se llevó por delante el legado de los años de esplendor de Oseira y el monasterio comenzó a caminar entonces por su etapa más oscura. Superados los conflictos —entre ellos la tristemente famosa represión de 1909, que se saldó con siete muertos, por la oposición vecinal al traslado del baldaquino— el regreso de los monjes marcó el inicio de un arduo trabajo y muchas penurias y esfuerzos para recuperar el conjunto monumental.

Fueron décadas de laboriosa rehabilitación, de reconocimientos y premios por la misma, y de referencia patrimonial y religiosa que convirtió el lugar en destino para miles de personas cada año. Hasta que llegó el coronavirus y convirtió el año 2020 en uno de los más atípicos y de los llamados a figurar, en el futuro, entre aquellos que forman parte de una ya larga y secular historia iniciada en el siglo XII.

Cada año acuden a Oseira miles de personas para conocer y visitar el monasterio; también peregrinos camino de Compostela por la Vía de la Plata y quienes optan por pasar unos días en el lugar. Una realidad cotidiana que desapareció con el confinamiento y que luego se vio afectada por las restricciones por el coronavirus y el temor que se ha instalado en los ciudadanos.

La comunidad cisterciense anunciaba recientemente el nuevo horario de visitas —desde el 25 de octubre serán a las 10.30, 12.00, 16.00 y 17.30 horas, de lunes a sábado. Y a las 12.45, 16.00 y 17.30 horas en la jornada dominical— y se espera restablecer la normalidad paulatinamente.

Desde Oseira reconocen que 2020 ha sido, hasta la fecha, un año para olvidar. «Con el problema del coronavirus el tema de las visitas se ha resentido bastante. Por aquí pasan todos os años miles de personas y, con el confinamento y luego las restriciones, la actividad cayó en un porcentace muy importante. Entre el tempo que estuvimos cerrados y que ahora la gente no se puede desplazar mucho, o tiene algo de temor a hacerlo por la situación que estamos viviendo, nos está afectando de forma destacada en lo que a visitas se refiere», señala Manuel Delgado.

El recorrido guiado por Oseira permite al visitante conocer prácticamente todo el conjunto monumental. La biblioteca y las zonas privadas de los monjes no se incluyen entre las zonas visitables.

Obras en el albergue

La comunidad cisterciense ubicada en el municipio de Cea está formada por trece monjes y ejerce de prior Enrique Trigueros. La monumentalidad y la gran superficie construida en Oseira hacen que las obras sean una constante en el monasterio cisterciense.

En la actualidad se han iniciado los trabajos para acometer los dos proyectos que ejecutará la Xunta: la reforma y mejora del actual albergue y la construcción de uno nuevo para potenciar este punto del camino a Compostela.

Leído en La Voz de Galicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba