Los Arcos se dota con su cuarto albergue de peregrinos

  • Sara Zúñiga Gastón impulsa la iniciativa para recuperar la antigua casa familiar de su abuela
  • El inmueble, a pie de la ruta jacobea en la plaza de La Fruta, contará con 32 plazas más tres habitaciones dobles
Albergue Casa de la Abuela, Los Arcos
Albergue Casa de la Abuela, Los Arcos

Sara Zúñiga Gastón tenía muy claro que cuando su abuela desapareciera la casa familiar no iba a perderse convertida en un montón de escombros por el empuje de una pala. “Una de las opciones lógicas que se barajó cuando ella murió en el 2008 fue venderla a un constructor.

Pero ella quería mucho a su casa y la familia también porque era nuestro nexo de unión y el marco de muchos recuerdos”, dice sobre este inmueble ubicado en el número 8 de la plaza de la Fruta, con fachada también a la calle Ramón y Cajal y a pie de la ruta jacobea.

Y a esta restauradora de obras de arte de 35 años y residente en Logroño se le ocurrió que la mejor manera de mantenerla era ubicar allí un negocio. Una actividad nada ajena a esta casa ya que sus abuelos, Generoso Gastón y Expectación Gastón dejaron atrás su Mendaza natal para montar un ultramarinos en la parte baja, a la que añadieron el comercio de telas y una bodega. “Y debió existir antiguamente una panadería porque en el ático se conserva el antiguo horno, que por supuesto ahí se va a quedar”.

Tras hacerse con la propiedad, Sara Zúñiga acudió a Teder, la agencia de desarrollo local y con un servicio para emprendedores. “Su técnica Maite Ruiz de Larramendi me ayudó mucho. En principio yo pensaba hacer un hotel rural pero ella me convenció que sería mejor un albergue por su ubicación. Además de estar junto al Camino de Santiago es como un balcón abierto a la vida arqueña; debajo pasa la procesión y el encierro”.

Porche porticado

Pero a esta idea había que nutrirla de fondos. “Mucha gente desconoce que gracias al programa ICO emprendedores que ofrece el Instituto de Crédito Oficial para impulsar la economía a través de las cajas o de los bancos puedes acceder a préstamos mucho más asequibles que una hipoteca”, narra Sara Zúñiga, que en esta aventura embarcó también a su marido, el logroñés José Antonio Ortiz Giménez. “Hemos planeado que me encargue yo de la atención al peregrino pero él desde febrero está encima y más ahora que comenzamos ya con la obra”.

Unos trabajos para adecuar este inmueble del mediados del siglo XIX cuya planta baja se enmarca por un porche porticado. Después, cuenta con tres alturas más ático donde se repartirán las 32 plazas junto a tres habitaciones dobles, éstas últimas dotadas de baños individuales.

El resto de las instalaciones se dotarán con una cocina y baños y duchas comunitarias, tal y como exige la normativa. “Me da mucha pena que no hayamos podido rescatar la tienda pero en los últimos años mi abuela la reformó por completo y desaparecieron aquellos viejos estantes. Pero salvaguardaremos todos los elementos antiguos que lo permita su estado de conservación, como los suelos hidráulicos o la escalera”, desvela Sara Zúñiga, que confía en abrir para este mismo verano.

Con su inauguración, la oferta para los peregrinos en Los Arcos se distribuirá en cuatro alojamientos: el municipal y otro par de iniciativa privada, La Fuente y Casa Alberdi. Estos dos últimos mantienen la actividad durante todo el año mientras que el primero desde Semana Santa hasta octubre. Por su parte, Sara Zúñiga aún no ha fijado las tarifas así como el periodo de funcionamiento. Pero una cosa tiene ya muy clara, el nombre de su albergue. “Casa La Abuela, no podía ser de otra forma”.

Fuente diariodenavarra.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba