Chantada suma 28 plazas hoteleras con la apertura de otro albergue

La encargada del albergue en la entrada del mismo.
La encargada del albergue en la entrada del mismo. EP

Iria Otero y su familia pusieron en marcha Dpaso, un alojamiento de módulos comunes donde su abuelo regentó un taller mecánico

Hay 28 nuevas plazas hoteleras en la comarca tras la apertura de Dpaso en Chantada, en el número 13 de la Rúa do Rego. Iria Otero ha puesto en marcha junto a su familia un albergue donde los módulos son compartidos y cuentan con cuatro camas, cada uno.

Este alojamiento, ideal para personas que (como el propio nombre del negocio indica) están de paso en Chantada y no van a quedarse a pernoctar mucho tiempo, está ya disponible en plataformas como Booking y Tripadvisor y dispone de sendos perfiles en Facebook e Instagram.

El proyecto aprovecha un local propiedad de la familia -donde el abuelo de Iria regentó en su día un taller mecánico- para aumentar las plazas hoteleras en un municipio donde, hasta hace poco, estas eran muy escasas. Había quejas, sobre todo de gente joven, por los pocos lugares donde pasar la noche, teniendo en cuenta las preferencias de este tipo de público.

En Dpaso destacan la presencia de otros servicios, como el de lavandería y secado de ropa, el comedor y la cocina. Estas alternativas hacen que sea un lugar óptimo también para los peregrinos que viajan hacia Santiago por el Camino de Invierno, que cada vez disponen de más ofertas en la misma Chantada y en municipios próximos como Monforte o Quiroga. Además hay proyectos en marcha en O Saviñao y Brollón.

IRIA OTERO en una de las habitaciones
IRIA OTERO en una de las habitaciones

Particularidades.

Preparar la nave industrial que hoy acoge Dpaso no fue sencillo. El espacio fue construido en los años 60 y la inactividad deterioró su estado.

Iria Otero y su familia han apostado por un modelo de sostenibilidad en el que la energía se obtiene de aerotermia y placas solares y el sistema de aislamiento térmico favorece la climatización y confortabilidad del edificio.

Leído en El Progreso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba