Entidades y ayuntamientos se unen para potenciar la Vía de Bayona

Colectivos que luchan por las rutas jacobeas se proponen, junto con los consistorios de Briviesca y Quintanavides, poner en marcha tres nuevos albergues de peregrinos en 2010

Las asociaciones Amigos del Camino de Santiago de Burgos, de Miranda de Ebro y de Briviesca-Bureba (en trámites de constitución) acordaron ayer junto con el Ayuntamiento de Briviesca y el de Quintanavides aunar esfuerzos para potenciar la ruta jacobea que discurre por La Bureba y que se denomina Vía de Bayona. El principal reto de todas estas entidades es abrir a lo largo de 2010 albergues de peregrinos en Briviesca, Monasterio de Rodilla y Quintanavides. Entre las actuaciones ya realizadas se encuentra la señalización de la ruta y el acondicionamiento del paso subterráneo de La Epitafia (Briviesca).

Así se puso se manifiesto en el transcurso de la mesa redonda celebra ayer a la que asistieron Francisco Moreno y José Luis Trespaderne (Asociación del Camino de Santiago en Briviesca) Andrés Terrazas (presidente de Amigos del Camino de Santiago de Miranda de Ebro) Jesús Aguirre (presidente de Amigos del Camino de Santiago de Burgos), los concejales briviescanos Fernando Ruiz y Arturo Pascual y representantes del consistorio de Quintanavides. Todos ellos coincidieron en señalar que «el Camino de Bayona constituye una alternativa interesantísima al Camino Francés, tanto por la importancia de su pasado histórico como por la abundancia de monumentos o la belleza paisajística que salpican todo el recorrido».

Paso a paso.

Antes de que los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela utilizaran la vía conocida como Camino Francés (que entra desde La Rioja por Redecilla del Camino, hacia Belorado y Villafranca Montes de Oca, para alcanzar la capital burgalesa a través de La Pedraja), la ruta habitual era la conocida como Vía de Bayona. Fue a finales del siglo XI cuando el paso de San Adrián hacia Castilla se abandonó en busca de otro más seguro.

La Vía de Bayona llegaba a La Puebla de Arganzón procedente del túnel de San Adrián. En esta localidad burgalesa, que forma parte del enclave de Condado de Treviño, se adivina perfectamente el trazado medieval. Después de atravesar el sur de Álava, la ruta llega a Miranda de Ebro y, tras superar esta ciudad, se detiene en Orón. El camino se va viendo acompañado cada vez más de cerca por los Montes de Miranda de Ebro y Ameyugo, poblados de formaciones boscosas. Pancorbo, con gran riqueza natural, es el siguiente punto. En esta localidad, se pueden efectuar diversas rutas hacia las cumbres de los Obarenes o aprovechar para contemplar un casco urbano de gran belleza. Una vez que se abandona Pancorbo, se puede continuar por la N-I y desviarse hacia Zuñeda y, muy cerca, Grisaleña. Continuando el itinerario, se llega a Briviesca que posee diversos elementos de interés. De nuevo en camino, la N-I nos conduce hasta Prádanos, Castil, Monasterio y Quintanavides. Tras La Brújula, el camino llega hasta Quintanapalla y Burgos.

Fuente: diariodeburgos.es

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba