La Iglesia cede casas rectorales en el Camino de Santiago para crear un red de albergues

La Fundación Ad Sanctum Iacobum Peregrinatio habilitará una red de albergues en las diferentes rutas del Camino de Santiago en casas rectorales cedidas por la Iglesia para adaptarlas a esta función, y para la que buscan voluntarios que atiendan el servicio que prestarán con el fin de cubrir la demanda de peregrinos en el Año Santo 2010.

Así lo anunció hoy en rueda de prensa el presidente de la fundación, Marcelino Oreja, quien avanzó que los primeros albergues se ubicarán en casas rectorales de Melide (La Coruña), Pontevedra y Bando.

El vicepresidente de la fundación, Agustín Dosil, comentó que esta red de albergues es la primera vez que se lleva a cabo en Galicia y que la Archidiócesis de Santiago ha facilitado casas rectorales en los diferentes caminos. “Tenemos varias docenas para ser recuperadas”, aseveró y añadió que esperan “contar con la colaboración de diversas entidades para que patrocinen” las reformas y adaptaciones.

“La fundación ha pedido a los obispados dedicar a albergues casas parroquiales y ha sido muy bien acogida la idea”, apostilló Dosil, que precisó que cada uno de estos albergues puede tener capacidad para entre 20 y 50 peregrinos. “El objetivo es dar una buena acogida”, resaltó Oreja.

VOLUNTARIOS

Dosil manifestó que para costear los gastos de limpieza, agua, luz y otros de los albergues “la idea es que los peregrinos hagan una pequeña donación de 4-6 euros”.

También avanzó que buscarán voluntarios, a los que denominó “hospitalarios”, que serán “preferentemente universitarios” para que “dediquen el verano a atender estos albergues”. “Todo tipo de colaboración será estupenda”, dijo y agregó que están “en contacto” con la Junta y confían en su colaboración.

NUEVO ALBERGUE

Asimismo, comentaron que ante la imposibilidad de construir un gran albergue en la zona de Belvís, en Santiago, debido al retraso en los permisos por parte del Ayuntamiento, se ubicará un albergue en el barrio de Fontiñas, en el Camino Francés.

Estará situado en el complejo parroquial de San Antonio en un bajo de 860 metros cuadrados que, según estimó Dosil, podrán adaptar para acoger unas 200 plazas, a las que añadió unas 50 más por el espacio del que dispone en el exterior.

“La idea es llegar a las 500-600 personas diarias de acogida”, afirmó y señaló que en la actualidad el número de peregrinos que llegan a Santiago “es superior a los mil diarios y el año que viene será muy superior”.

Preguntado por las previsiones de demanda, Dosil comentó que en 2008 se entregaron 143.000 compostelas y esperan que este año acabe con 170.000. “En 2010 serán 250.000 o más”, estimó y añadió que a estos se sumarán millones de peregrinos.

La red actual de albergues no es suficiente“, sostuvo y matizó que “más del 70 por ciento son de iniciativa particular”. Al respecto, aseguró que el 23 de septiembre se superó la cifra de peregrinos que hubo a 31 de diciembre de 2008. “Este año terminaremos con 20.000 ó 30.000 más”, sentenció.

PUNTOS DE INFORMACIÓN

Asimismo, la fundación comentó que instalará puntos de información y realizará una proyección con la información “necesaria” del camino en la sede que ubicará en un bajo de San Martín Pinario, en Santiago, de 300 metros cuadrados, cedido por el Arzobispado compostelano.

Marcelino Oreja manifestó que el peregrino “una de las necesidades que tiene al llegar a Santiago es contar con una buena información”. De este modo, pretenden que con la proyección, no superior a los 20 minutos, sepan “qué es el camino” y otra información importante.

La fundación tiene previsto también la realización de otros eventos como un encuentro de educadores en mayo en el que prevén la asistencia de unas 2.500 personas para debatir sobre la educación en el siglo XXI y el respeto a los valores.

Además, en los dos próximos días la fundación celebra en Santiago un congreso de cofradías internacionales con los coordinadores y organizadores del camino de otros países como Portugal, Francia, Bélgica, Reino Unido, Japón y Venezuela, entre otros.

Preguntado por una posible visita del Papa a Santiago con motivo del Año Santo 2010, Marcelino Oreja recordó que ya había estado en Galicia su predecesor, Juan Pablo II. “Esperamos que pueda venir, pero no vamos a poner fechas”, admitió, porque el pontífice “no puede ir a todas partes”. “Es una aspiración”, concluyó.

Fuente: eldia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba