La Colegiata de Roncesvalles recibió el pasado año la visita de 52.389 peregrinos, 6.000 más que en 2008

Este año la Colegiata se enfrenta a “una explosión de peregrinos” al ser Año Santo Jacobeo

La Colegiata de Roncesvalles recibió el pasado año a 52.389 peregrinos, 6.000 más que en 2008. De este total, 23.389 fueron españoles y 29.002 procedían de otros países; un total de 31.140 fueron hombres y 21.349 mujeres.

Cabe destacar que Roncesvalleses uno de los lugares más emblemáticos de la ruta compostelana y fue paso natural del Pirineo, lo que llevó a que allí se instalase y creciese un centro asistencial y alberguería que acogía a los peregrinos tras el ascenso de la cordillera y reconducía sus pasos hacia la catedral de Santiago de Compostela. En la actualidad, también sigue siendo parada obligada de miles de peregrinos.

Así, y volviendo a las cifras de visitantes en 2009, de los 29.000 peregrinos extranjeros, 6.710 procedían de Francia, 4.968 de Alemania, 3.954 de Italia, 1.454 de Canadá y 1.082 de Estados Unidos. Otra de las clasificaciones que distingue a los peregrinos que hicieron escala en Roncesvalles se establece dependiendo del medio en el que los peregrinos completaron el trayecto. El año pasado, 44.538 peregrinos lo hicieron a pie, 7.831 en bicicleta y tan sólo 21 personas lo hicieron a caballo.

En cuanto a los motivos que les llevaron a iniciar el viaje, la mayoría tuvo claro que les movieron motivos religiosos y espirituales. Concretamente, 22.721 confesaron hacerlo por motivos espirituales, 14.546 por religiosos, 16.800 por culturales y las personas que dijeron moverles otros motivos -como deportivos-, sumaron cifras bastante menores respecto a las anteriores.

Claustro de la Colegiata de Roncesvalles, Navarra
Claustro de la Colegiata de Roncesvalles, Navarra

Además, y aunque la Colegiata no registró datos sobre la edad, puede afirmarse que la media se situó entre los 50 y 60 años, aunque muchos jóvenes aprovecharon el mes de agosto para embarcarse en el Camino de Santiago.

Así lo explicó en declaraciones a Europa Press el prior de la Colegiata de Roncesvalles, Jesús Idoate, quien analizó las cifras registradas durante 2009, año en el que mayo y agosto fueron los meses de mayor influencia de peregrinos. “En mayo y junio la mayoría de personas que acuden lo hacen desde países de Centroeuropa, Alemania o Italia y son adultos”, expuso. Por el contrario, agosto es el mes en el que más españoles se decantan por realizar el Camino, mientras que en las vacaciones de Semana Santa esta peregrinación “no tiene mucho tirón”.

No obstante, Idoate sí que se detuvo a explicar el motivo “del tirón” de afluencia de personas el pasado año. “Posiblemente el aumento en 2009 de 6.000 peregrinos respecto a 2008 podría deberse a que el pasado año fue el anterior a un Año Jacobeo“. Cabe recordar que 2010 es Año Santo y que “el año anterior o el siguiente a esta celebración siempre suelen ser de más afluencia porque hay peregrinos que quieren evitar las grandes aglomeraciones del año del jubileo”, consideró.

Año Santo Jacobeo 2010

Por otra parte, el prior de la Colegiata de Roncesvalles también habló de cómo afrontará el próximo año ante lo que supone que será “una explosión de peregrinos”. Un año para el que confiesa que “no han preparado nada especial fuera de lo que será la ceremonia de apertura”, para la que el consejero de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra, Juan Ramón Corpas, ya anunció que acudirá algún miembro de la Casa Real.

Así, para Jesús Idoate la única preocupación con la que afronta este año es “atender a los peregrinos lo mejor que podamos, aunque tenemos miedo a vernos desbordados y no hemos dispuesto nada extraordinario”, indicó.

Son varios los servicios que Roncesvalles ofrece a los peregrinos que se acercan hasta este enclave pirenaico; albergues y refugios, campings, casas rurales, hoteles, restaurantes o los servicios de la propia Colegiata como centro asistencial y alberguería. Sobre esta cuestión Idoate destacó la labor que realizan en este albergue de peregrinos atendido por un equipo de voluntarios holandeses.

“Desde hace ocho años cada quince días acude un equipo de tres holandeses, cuatro en verano, que se hacen cargo de la alberguería. A la Colegiata sólo le cuesta la manutención, y realizan un servicio muy importante que si no, no sé cómo lo podríamos atender. Son personas que han hecho ya el Camino y que quieren ayudar a otros que quieran hacerlo”, explicó el prior.

No obstante, Idoate también habló del servicio religioso que ofrece la Colegiata. “Nos preocupamos de que el peregrino descanse bien, ya que a la mañana siguiente tiene que enfrentarse a una nueva etapa. Cubrimos sus necesidades médicas si las necesita y no podemos olvidar el espíritu de rezo”, subrayó Idoate.

En este sentido, explicó que les gustaría contar con un servicio más personal, pero que “tiene que ser necesariamente grupal”. “Cada día hay una eucaristía de peregrinos que termina con la bendición de peregrinos. Quien realiza la bendición va aprendiendo distintas lenguas, porque que venga un japonés y la escuche en japonés es algo muy cordial”, concluyó.

Fuente: 20minutos.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba