El albergue de peregrinos de Pola de Siero aumentó su ocupación por quinto año seguido

Las instalaciones polesas recibieron en el año 2014 un total de 1.365 huéspedes procedentes de 39 países diferentes

El albergue municipal de peregrinos de Pola de Siero registró un incremento de huéspedes por quinto año consecutivo. La cifra de visitantes en 2014 fue de 1.365 personas, lo que supone 221 más que en el año anterior y más de un 50% de incremento en relación con 2010, el año de su inauguración. La cifra de huéspedes en el período 2010-2014 ascendió a un total de 4.976 peregrinos, según datos facilitados ayer por el Ayuntamiento de Siero.

Durante el año 2014, el albergue poleso recibió visitantes de 39 países diferentes. Los peregrinos de nacionalidad española fueron los más numerosos (409 personas), seguidos de franceses (309) y alemanes (108), que siempre se encuentran a la cabeza de los peregrinos que pasan por Siero. Después estarían los holandeses (72), estadounidenses (69), italianos (58), belgas (44), canadienses y británicos (34 de cada país), australianos (27), suizos (21) o irlandeses y polacos (20 de cada país). Las instalaciones polesas acogieron también el año pasado a peregrinos de países lejanos como Nueva Zelanda, la India, Guatemala, China, Japón, Sudáfrica o Puerto Rico, quienes pernoctaron en la capital del concejo mientras recorrían el Camino de Santiago.

En cuanto a los peregrinos españoles, los barceloneses fueron los más numerosos (67), seguidos de madrileños (57), cántabros (25), alicantinos (16) y guipuzcoanos (15). De Asturias hubo tan solo once huéspedes.

Una gran mayoría de los visitantes recorrían la ruta jacobea a pie (1.290 personas), mientras que 74 lo hicieron en bicicleta. Y pernoctó también una persona con discapacidad, que se trasladaba con su vehículo adaptado. Por sexos, hubo un predominio de hombres (815) frente a las mujeres (550).

El albergue se inauguró el 3 de junio de 2010 tras rehabilitarse una vivienda del barrio de La Soledad, que perteneció a la familia García-San Miguel. Fue una de las actuaciones incluidas en el proyecto ‘Nueva Pola: naturaleza, cultura e historia’, que se financió con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). El coste superó los 465.000 euros.

De su tutela se encarga la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Siero, Noreña y Sariego, mediante voluntarios. El albergue cuenta con dieciocho plazas, distribuidas en cuatro habitaciones y está abierto durante todo el año. «Es una riqueza turística para el concejo», resumió ayer el alcalde de Siero, Eduardo Martínez Llosa, a la hora de valorar los datos de ocupación del último año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba