Recuperación de un tramo del Camino del Norte

El Camino de Santiago entre Markina y Gernika echa a andar

El Camino de Santiago entre Markina y Gernika. (Foto: Imanol Fradua)

La recuperación de la ruta del Camino de Santiago que enlaza Markina-Xemein y Gernika-Lumo va cumpliendo sus etapas. La Diputación Foral de Bizkaia se encuentra inmersa en los trámites administrativos previos para poder sacar a licitación la recuperación de diversos tramos que necesitan de reparaciones; pero en un principio, todo indica que los trabajos se podrían llevar a cabo a partir de septiembre. Su coste de licitación podría ascender a 528.000 euros.

La entidad foral, a través del Departamento de Medio Ambiente, ya ha trasladado el plan de trabajo a otras administraciones públicas, especialmente a los ayuntamientos, para incorporar mejoras a un proyecto que, especialmente, actuará sobre las zonas más sensibles de la ruta jacobea que transita por Lea Artibai y Busturialdea.

Ello podría influir en el coste final de un proyecto cuyos pasos previos también se están dando en la obtención de las correspondientes licencias y los permisos. “Según las previsiones, y debido a lo dilatado del actual proceso administrativo actual, se prevé que para el mes de junio o julio pueda estar adjudicada la obra y podrían comenzarse la misma a comienzos del mes de setiembre”, puntualizan desde la entidad foral. Si todo el proceso se llevase a cabo con celeridad, los trabajos, con seis meses de plazo de ejecución, podrían completarse para marzo de 2016.

La ruta de la costa recibe a miles de visitantes.

En el albergue de Markina-Xemein, por ejemplo, pernoctaron 3.956 peregrinos en el periodo en el que permaneció abierto el pasado año, entre mayo y septiembre.

No obstante, la etapa que enlaza con Gernika-Lumo -cuyo albergue es gestionado por la Agrupación de Hospitaleros Voluntarios del Camino de Santiago de Bizkaia– cuenta con algunos tramos dificultosos de transitar, ya sea porque están en plena carretera -por la BI-2224, por ejemplo-, en área boscosas, en zonas encharcadas o en márgenes de los ríos.

Gran parte del Camino discurre por las Zonas de Especial Conservación del río Artibai y la red fluvial de Urdaibai. Por eso los trabajos se llevarán a cabo bajo un estricto control medio ambiental.

La Diputación ha diseñado un plan de choque que consistirá en “intervenciones blandas” como la limpieza y desbroce de los caminos o el acondicionamiento y mejora del firme y drenajes, especialmente encaminado “a la consolidación y preservación de los caminos”.

En lo que respecta a las infraestructuras, se delimitarán los pasos para los peregrinos y se colocarán escalones y barandillas para facilitar el acceso, junto con “pasarelas de madera y puentes, que mejoren los pasos sobre las regatas y arroyos”.

La señalización también se verá mejorada con la incorporación de paneles informativos que hablarán de la zona.

Leído en Deia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba