Albergue Guiana, mimo en El Camino

Paso a paso se abre camino en Ponferrada una nueva propuesta de acogida al peregrino desde una mirada cercana, intentando responder a las necesidades de un caminante que encuentra en Guiana mucho más que un sitio en el que hacer noche… esa es la magia de un albergue-hotel destinado a dejar huella…

Navegar por la crisis, a veces, abre la puerta a ideas geniales que se inician con futuro asegurado. Ana Novo y su esposo idearon su proyecto desde esa perspectiva. Ambos tenían negocios en Ponferrada, ella, una tienda de zapatos, él, aparejador, otra de iluminación. Ambos decidieron que había que marcar nueva ruta de sus ideas empresariales para encajar mejor en una ciudad en caída libre.

Y ahí surgió la chispa del Camino “lo vimos como una opción, porque somos una ciudad por la que pasa mucho peregrino”, explica Novo. Buscaron el mejor enclave para ofrecer algo nuevo al caminante “vimos que en Ponferrada no había mucha oferta de albergues privados y, después de ver muchos sitios, nos quedamos aquí”.

Escogieron la calle Pregoneros y un nombre mágico, Albergue Guiana, para coger la fuerza de la Virgen que guía a los peregrinos en cada paso “es un nombre con mucha simbología y muy berciano”, dice Novo. Y así nació un proyecto que lleva caminando desde primeros de junio, paso a paso, con la mirada puesta en abrirse al mundo desde las redes sociales y paladeando, eso sí, el buen sabor del boca a boca “está funcionando muy bien, porque el peregrino que viene se va encantado”.

Y, es que, Guiana es mucho más que un albergue. Su entrada lo define más como un hotel, servicio con el que también cuenta, con guiños por todas partes al Bierzo, y a mimar al peregrino… Sus paredes están decoradas con nuestras castañas, con detalles de la Herrería de Compludo…y su meta es que el caminante consiga un descanso único.

Noventa plazas en literas se distribuyen en las dos primeras plantas –una de ellas con cuatro habitaciones de seis plazas y la otra con tres habitaciones de siete-, mientras que la tercera planta da vida a un hotel encantador de 12 plazas.

Novo reconoce que lo que han querido que defina cada rincón es “la comodidad para el caminante” y resolver todas sus necesidades. Ellos conocen el Camino y los jóvenes de la familia también les han asesorado sobre las carencias que padecen en otros sitios. Guiana ha conseguido que queden pequeñas, aportando a mayores un espacio de aparcamiento para bicicletas con zona de lavado y taller, habitaciones acondicionadas para discapacitados, zona de fisioterapia y sauna, lavandería, un comedor con todos los utensilios necesarios y servicio de desayunos…

Para escribir un libro…

Dos meses y muchas historias que contar ya dentro de un Albergue destinado a crecer “paso a paso”, reconoce Novo, pero con un cuidado y cariño especial “tenemos muchas historias de peregrinos que contar, para escribir un libro ya…”. Y quieren seguir viviéndolas desde dentro, poniendo el mejor escenario a la experiencia de cada caminante.

Novo tiene claro que acaban de empezar ruta con su propuesta de acogida y van avanzando escuchando al peregrino, que llega de todas las partes del mundo y sin un perfil de edad determinado “vamos viendo lo que funciona y lo que piden para ir mejorando”.

En esa intención ya lanza nuevas propuestas de cara al próximo año, como abrir un servicio de cenas para que los peregrinos puedan complementar su descanso. También se plantea, tal vez antes, poner en marcha un servicio de alquiler de bicicletas, de la mano de Bicigrino, para dar la posibilidad de iniciar camino en bici desde su albergue o incluso de usar la bicicleta para ver la ciudad.

Leído en Bierzo 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba