La Casa del Sol de Cáceres comienza su conversión en albergue y espacio multicultural

El edificio que se rehabilitará, en la Cuesta de la Compañía
El edificio que se rehabilitará, en la Cuesta de la Compañía

El plazo de ejecución de la obras es de 18 meses, con una inversión de un millón y medio de euros por parte de la Fundación Gaspar del Búfalo

Ya ha empezado la esperada rehabilitación de la Casa de los Vargas-Figueroa, el enorme edificio anexo a la Casa del Sol, del siglo XVIII, que se encuentra en la Cuesta de la Compañía y cuyo deteriorado estado daba mala imagen a la ciudad, por estar ubicada en un lugar estratégico para el turismo, entre las plazas de San Jorge y San Mateo. Ayer ya había obreros de la empresa Abreu trabajando en la calle del Mono, preparando en concreto los andamios que se colocarán en el patio interior de este inmueble propiedad de los misioneros de la Preciosa Sangre.

Se espera que en un plazo de 18 meses, este destartalado edificio de 900 metros cuadrados útiles, de tres plantas, pasará a ser un albergue para peregrinos de la Vía de la Plata, un restaurante, un centro de interpretación y una sala de reuniones.

La rehabilitación la gestiona la Fundación Gaspar del Búfalo, creada en el año 2012 por los propietarios del inmueble para administrar su patrimonio.

La Casa de los Vargas-Figueroa en realidad es propiedad del Obispado de Coria-Cáceres, aunque el derecho de usufructo lo tienen los misioneros de la Preciosa Sangre, que están en la Casa del Sol. Los dos edificios se comunican, teniendo en común un patio de 200 metros cuadrados.

La de los Vargas-Figueroa fue utilizada en el pasado como residencia para los religiosos y como seminario jesuita, pero desde hace más de 40 años está cerrada.

El edificio se trasformará totalmente en su interior, con una actuación respetuosa que cuenta con el visto bueno de la comisión del Plan Especial. Tendrá un restaurante que ocupará la primera y segunda planta, con mesas y terraza en el patio ajardinado, con entrada por la calle del Mono. Aquí se reabrirá una puerta, porque antiguamente existía en lo que ahora es el muro. Este restaurante será alquilado a una empresa profesional para su gestión.

En la planta superior estará el albergue, al que se accederá por una puerta en la Cuesta de la Compañía, frente al centro de interpretación de la Semana Santa. Este alojamiento lo gestionará directamente la Fundación Gaspar del Búfalo. Tendrá capacidad para 30 personas que dormirán en cinco habitaciones, cada una de ellas con un cuarto de baño propio. También tendrá un comedor.

Felipe Sáez, asesor de la congregación, señala que el albergue será para peregrinos del Camino de Santiago y para gente joven principalmente, lo que supone una oferta distinta a la existente en la parte antigua, con establecimientos de cuatro y cinco estrellas.

Además, en la planta baja habrá un centro de interpretación de 220 metros cuadrados, en donde se mostrará la historia y los proyectos de los misioneros de la Preciosa Sangre, y documentos valiosos como los del primer marqués de Ovando (1693-1755), que fue capitán general de Filipinas, presidente de la Real Audiencia de Manila y gobernador interino de Chile.

También contará con una sala de reuniones.

Este edificio atraerá más vida a la Ciudad Monumental, que va ganando dinamismo en los últimos años. En 2006, tras recuperar el vecino Palacio de los Becerra (que estaba en mal estado), se abrió la Fundación Mercedes Calles en la plaza de San Jorge. En 2015, la cafetería Jardín de Ulloa, en la misma plaza. Y ese mismo año se abrió al público el Palacio de los Golfines de Abajo, sede de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.

Leído en Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba