“El albergue de Vegadeo hacía falta”, dice la gestora del nuevo equipamiento

Albergue municipal Mar y Montaña, Vegadeo, Asturias - Camino del Norte :: Albergues del Camino de Santiago
Albergue municipal Mar y Montaña de Vegadeo

Vegadeo dispone desde ayer de su ansiado albergue municipal de peregrinos, una demanda histórica con la que el concejo busca potenciar el trazado original del Camino del Norte, que deja Asturias por la localidad veigueña de Abres.

La encargada de gestionar la instalación es la brasileña Lilian de Campos, que quiere abrir el equipamiento a la comunidad. “El albergue hacía falta y ya estamos aquí”, señaló.

“Quiero que sea un albergue zen, donde los peregrinos puedan encontrar lo que a mí más ha gustado del Camino: la tranquilidad. Espero que disfruten del espacio y que conozcan a la gente del pueblo”, añade.

En este sentido, plantea un buen puñado de actividades que buscan no solo captar al peregrino en ruta, sino fomentar que la gente de la comarca aprenda a conocer y querer esta ruta de peregrinación. Entre sus propuestas está un plan de iniciación en el Camino, dirigido a los colegios de la comarca, y también actividades con los mayores.

El albergue ofrece 23 camas repartidas entre dos habitaciones mixtas, una sala de descanso, un trastero, un patio con zona de lavadero y la posibilidad de degustar un menú vegano-vegetariano ecológico.

Cobrará 10 euros la noche y estará abierto a diario entre las tres de la tarde y las nueve de la mañana. En sus primeras semanas de funcionamiento, De Campos contará con la ayuda voluntaria de la bretona Elodie Kerambrun, que acaba de hacer un curso de quiromasajista en Córdoba y ofrecerá masajes a los peregrinos. “Me parece un proyecto diferente porque propone participar a la gente y es importante dinamizar el pueblo”, precisa sobre el nuevo albergue.

Uno de los primeros en visitar el equipamiento en su primera jornada de apertura fue José Manuel Garrido, que regenta una casa a donativo en la localidad de A Trapa (Trabada).

Está muy satisfecho con la apertura del albergue veigueño, pues permite a los peregrinos disponer de alojamiento garantizado en la etapa Vegadeo-Trabada. Está volcado en divulgar el trazado histórico del Camino y en su primer año de andadura ya ha duplicado la cifra de peregrinos que eligen su casa para recuperar fuerzas. “Los peregrinos que caminan por esta ruta quedan encantados, dicen que es más natural, tiene menos asfalto y está menos masificada que las otras”, apunta.

Leído en La Nueva España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba