El albergue de peregrinos de Tosantos jugó un papel fundamental en la reconstrucción de la iglesia

Hasta el hospitalero trabaja voluntariamente.

El albergue de peregrinos de la parroquia, los vecinos que echaron mano a sus carteras y los donativos de los fieles depositados en el cepillo de la ermita de la Virgen de la Peña han permitido restaurar la iglesia de San Esteban, en pleno Camino de Santiago burgalés.

El párroco, Raúl Abajo, reconoció que sin la ayuda colectiva hubiera sido imposible el arreglo. Los vecinos no ocultaron su malestar por no haber contado con financiación procedente de la Administración.

Fuente: noticiascamino.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba