Edificio Fuero, albergue provisional el Avilés

Peregrinación hasta el Edificio Fuero

Un peregrino en la zona de literas del Edificio Fuero. (Marieta)

Los peregrinos estrenaron ayer albergue mientras se reforma la sede oficial

Los peregrinos del Camino de Santiago tienen desde ayer lunes nueva casa en su paso por Avilés. Se trata del edificio ‘Fuero de Vilés’, en el que se hospedarán mientras que el albergue Pedro Solís permanezca en obras.

Los peregrinos que iban llegando ayer al albergue se encontraban en su puerta un cartel y un mapa, que indicaban que estaba cerrado por obras y el lugar en el que se encontraba el albergue provisional. Un paseo de unos 20 minutos, que para algunos fue sencillo, pero para otros un verdadero dolor de cabeza.

Las alemanas Lisa Tietzsch y Ann-Kathrin Hirt estuvieron casi una hora buscando el edificio. «No sacamos una foto del mapa y luego la gente no nos sabía indicar, algunos nos mandaban para el albergue en obras», aseguraban. Ese es el mayor problema que se encuentran los peregrinos en su búsqueda, personas que desconocen este cambio temporal y les indican hacia el albergue Pedro Solís. Aunque la mayoría son más precavidos y, como Diego Fernández, de Vigo, utilizan su teléfono móvil para buscar la ubicación en el mapa. Alfredo Clero, de la Asociación Astur-Galaica que gestiona el servicio, quita hierro al asunto. «Han venido muchos hoy -por ayer- y casi ninguno ha tenido problemas, solo hay que seguir recto desde el otro».

Clero está muy agradecido a la Fundación Deportiva Municipal, «por todas las facilidades que han puesto» para que los peregrinos puedan utilizar el Edificio Fuero como albergue provisional. «Nos reunimos hace dos semanas y se han portado genial, me han explicado dónde están todas las cosas y este edificio es una maravilla», añadió.

Lo mismo pensaban los peregrinos, que ayer descansaban en el edificio. «Está genial, es todo muy nuevo, es el mejor sitio en el que nos hemos hospedado», aseguró Tietzsch, que disfrutaba de la terraza.

Esta es solo una de las diferentes comodidades que les ofrece el Edificio Fuero. «Hay muchísimas duchas y no hay que esperar, y además hay un montón de lavadoras y secadoras gratis», añadió Hirt. Clero destacó que «tenemos todo el edificio a nuestra disposición, pero de momento solo estamos utilizando dos habitaciones de 16 plazas cada una, y tenemos preparadas otras dos de 10, pero no creo que hagan falta más porque según avance septiembre cada vez vendrán menos peregrinos».

La mayor peculiaridad que tiene el edificio como albergue es un sala con televisión. «Esto no lo tiene nadie, nos va a venir muy bien para la Champions», bromeó ayer Clero. Los peregrinos se encuentran tan a gusto que el vigués Fernández aseguró que «esto está tan bien que los peregrinos no van a querer volver al otro albergue, y creo que el hospitalero tampoco».

Las obras que empezaron ayer lunes tienen una duración estimada entre un mes y medio y dos meses. Se trata de una rehabilitación general del albergue Pedro Solís. En ella se incluye el saneamiento de los muros interiores y exteriores, con materiales y pinturas transpirables; se adaptará el local a las nuevas disposiciones en materia de edificación; se construirá una pérgola metálica en el patio; se revisará la instalación eléctrica del edifico; se sustituirán los elementos de carpintería exterior por unas de aluminio; se reparará la puerta de entrada; y se abrirán dos ventanas en un compartimento interior. Una obra presupuestada en 26.752 euros.

Leído en El Comercio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba