El Camino se pierde en el Oriente asturiano

El Camino de Santiago presenta problemas en la señalización desde Colombres hasta Colunga

Los peregrinos que eligen el norte para llegar a la capital gallega sufren la falta de cuidado de un trazado reconocido como Patrimonio Mundial

Que el Camino de Santiago es duro es algo que sabemos todos. Los kilómetros, las heridas en los pies, la climatología y un sinfín de etcéteras. Lo que quizá resulte menos conocido son los tramos especialmente complicados, y no por la condición de la pista o el desnivel del terreno.

Entre Colombres y Colunga la señalización del recorrido está trayendo de cabeza a todos los que se aventuran en la experiencia de recorrer el Camino de la Costa, que une Hendaya con Santiago de Compostela siguiendo la cornisa cantábrica. Una distancia de 936 kilómetros. Casi nada.

Este problema sale a relucir después de que los Caminos de Santiago del Norte hayan sido reconocidos como Patrimonio Mundial por la Unesco. La organización destacó su contribución al «intercambio de valores» y a la «unidad de Europa» después de más de una década de trabajo.

Peregrinos no sólo de toda Europa, sino del mundo, aprovechan los meses de verano para llevar a cabo algunas de las que son, probablemente, las rutas más conocidas de la cristiandad. El año 2014 más de 28.000 peregrinos recorrieron este trazado, diez veces más que hace una década. Y se espera que estas cifras sigan aumentando a tenor del reciente reconocimiento.

Basia y Mateusz Sikorsi llevan caminando 98 días desde su Polonia natal, y aunque admiten que la parte del Oriente de Asturias no es la más complicada con la que se han encontrado en su periplo, creen que hay «cierta confusión entre la ruta a pie y la ruta para bicicletas». Jeanette Schulz, alemana que recorre el camino desde Irún, se encontró con estos problemas en su decimoprimer día de caminata. Fue en Colombres donde no supo donde empezaba o acababa el sendero, y se decidió a continuar por la general animada por algunos vecinos, pero «es demasiado asfalto para los pies, acaba pasando factura». Al final descubrió que sí que existía una ruta lejos de los peligros de la carretera. «Hay muchos colores, no sabes que ruta seguir», advertía.

LAS FRASES

Takahito Ishii, Japón

«En realidad todo está bastante bien. Puede seguirse el recorrido sin problema»

Jeanette Schulz, Alemania

«Hay muchos colores, no sabes qué ruta seguir. Yo sigo hacia delante hasta encontrar el camino»

Jenna McKell Estados, Unidos

«El camino en Asturias es un poco confuso, pero no es muy difícil si sabes leer las señales»

Juan María Martín, Salamanca

«En el País Vasco está mucho mejor, aquí hay que preguntar a los vecinos por las rutas»

Lukas Franken, Alemania

«No hay una ruta específica para bicicletas, y si la hay, no está bien indicada»

Mateusz Sikorski, Polonia

«La señalización podría ser mucho mejor, aunque el Oriente de Asturias no es la peor zona del Camino»

El nuevo tramo de autovía y las obras asociadas han tenido más impacto del que a priori se podría esperar. Algunos tramos del Camino se han visto afectados por el espacio que ocupa la autovía, y han tenido que adaptarse a esta situación. Una de las soluciones más utilizadas ha sido compartir tramos con la nacional N-634, lo que entraña el peligro de caminar junto a los vehículos que circulan por la carretera. Marisa, César, Sara y Jaime, de Madrid, sufrieron el problema en primera personass cuando se vieron obligados a cruzar la carretera a su paso por Buelna para acercarse al albergue de peregrinos. La velocidad de los coches y la poca visibilidad no ayudan.

Pero este no es el único problema. Los tramos compartidos están pensados para caminantes y ciclistas, pero mientras que los primeros pueden continuar por rutas alternativas lejos del tráfico, los segundos tienen casi la obligación de completar el itinerario en los arcenes de la vía, con los peligros que eso supone. «No hay una ruta específica para bicicletas, y si la hay, no está señalada. Hoy he acabado en esta senda para los que recorren el camino a pie, y aunque las vistas son bonitas, estoy perdiendo mucho tiempo porque la pista no está preparada para la bici» admitía Lukas Franken, también de Alemania, que cargaba con su bici a cuestas.

Por si todo esto fuera poco, la adaptación del Camino de Santiago a los nuevos tramos de la autovía del Cantábrico no aparece reflejada en muchos de los mapas que utilizan los peregrinos, y acaban echando a suertes la decisión de qué camino seguir, con las consecuencias que esto acarrea. Juan María Martín, ciclista de Salamanca, asegura que «en el País Vasco la ruta está mucho mejor, aquí no te puedes fiar de los mapas. Lo más seguro es preguntar a los vecinos».

Jenna y Ross admiten que el trazado «es un poco confuso, pero no demasiado difícil si sabes leer las señales». Ellos, estadounidenses, comenzaban su recorrido en la localidad cántabra de Unquera. «La vegetación es problemática, a veces oculta las señales o esconde basura. Yo me he tropezado con un cerco eléctrico para las vacas», reconocía la americana entre risas.

Del problema de la vegetación se encargan en muchas ocasiones los propios vecinos. Ellos saben de las bondades del paso de los peregrinos, y a falta de actuación desde las administraciones, son ellos mismos los que se deciden a colaborar. Ángel Luis, de La Peña, acondiciona el acceso al camino cercano a su casa habitualmente «porque se llena de hierba y así facilito el paso», dice.

Para Takahito Ishii, de Japón, la señalización no es el verdadero problema. Él lleva 9 días de caminata, pero es la tercera vez que emprende el Camino de Santiago, en esta ocasión por el Camino del Norte. «Creo que la señalización no es la mejor, pero no es difícil de seguir. Para mí el problema es el poco cuidado que se da al peregrino. En esta zona se piensa que somos turistas de segunda». Según el japonés, la comarca está poco enfocada a este tipo de visitantes «porque no hacemos grandes gastos, hay poca visión de negocio», asegura.

Aún así, los peregrinos siguen adelante, sin achantarse y continúan con su aventura. Después de todo, son los obstáculos los que hacen el camino interesante.

Pelayo Arias / El Comercio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba