Astorga, León, Camino Francés (Etapa de Villadangos del Páramo a Astorga):: Guía del Camino de Santiago

Vista de Astorga desde el crucero de Santo Toribio

Astorga, Camino de Santiago

Astorga, la Austurica Augusta romana, es una ciudad cargada de historia, la que se ha construido a lo largo de sus más de 2.000 años de vida. Un conjunto histórico artístico, cabecera de la vía romana que nacía en Emerita Augusta, hoy Mérida, y finalizaba en Astorga.

Distancia a Santiago: 258 km.

Albergues de peregrinos y otros alojamientos en Astorga

Más alojamientos en Astorga


[ Clic para ver mapa en pantalla completa ]
Se abre en ventana nueva

Astorga – Camino Francés
Etapa de Villadangos del Páramo a Astorga

Anterior:
↑ 3,550 San Justo de la Vega «

Siguiente:
» Valdeviejas 1,700 ↓
[ Etapa Astorga – Rabanal del Camino ]

Servicios para el peregrino en Astorga

La ciudad ofrece al peregrino todos los servicios que éste pueda necesitar.

  • Información al peregrino: Sí.
  • Cabina de teléfono: Sí.
  • Cajero automático: Sí.
  • Asistencia médica: Sí.
  • Farmacia: Sí.
  • Taller de reparaciones: Sí.
  • Ultramarinos: Sí.
  • Carnicería: Sí.
  • Panadería: Sí.
  • Bar-Restaurante: Sí.

Teléfonos de interés

El tiempo en Astorga


Astorga, León, Camino Francés (Etapa de Villadangos del Páramo a Astorga):: Guía del Camino de Santiago

Ayuntamiento de Astorga

Qué ver y visitar en Astorga

Los lugares más conocidos y de mayor interés en Astorga son:

  • Catedral de Santa María

    El origen de la catedral se remonta a 1069, cuando un primer templo fue consagrado por el obispo Pedro Núñez. Posteriormente fue reconstruida en 1087, bajo el obispo Osmundo y en el siglo XIII, siendo obispo Pedro Fernández.
    Esta última reedificación fue la base para la definitiva ampliación, que comenzó en 1471.
    Desde ese momento las obras se prolongaron hasta el siglo XVIII, motivo por el cual en su traza se conjugan elementos góticos, renacentistas y barrocos.

    El templo presenta planta rectangular, cabecera de tres ábsides, tres naves y falso crucero; a ambos lados de la fachada principal se erigen dos torres.
    La primera parte del edificio, de traza gótica, se levantó a finales del siglo XV y primer tercio del XVI, por lo que cuenta  elementos renacentistas presentes especialmente en el crucero y la puerta sureste.

    A finales del siglo XVII se inició la fachada principal: el conjunto de la misma —de estilo barroco churrigueresco, con tres puertas bajo arco y flanqueada por dos torres— se organiza a modo de retablo pétreo, con abundante decoración a lo largo de la misma.
    De éstas, la izquierda data de 1678 pero se vio afectada por el terremoto de Lisboa de 1755 primero y por la Guerra de la Independencia después —motivo por el cual no se finalizó hasta 1965—, y la derecha se inició en 1692 y se terminó en 1704. También en el exterior, sobre una de las torretas que coronan la cabecera, se encuentra la estatua de Pedro Mato, personaje legendario vinculado a la batalla de Clavijo.

    En el interior, además del coro con sillería del siglo XVI y reja del XVII, se distribuyen las distintas capillas: siete en los laterales de las tres naves, tres en la cabecera, una en cada brazo del falso crucero y dos más en la base de cada una de las torres.
    De todas ellas destacan especialmente la capilla de Nuestra Señora de la Majestad, en cuyo retablo se encuentra la imagen de la Virgen de la Majestad, del siglo XII; la Capilla Mayor, en la que se encuentra el retablo de estilo renacentista obra de Gaspar Becerra; y la capilla del retablo de San Miguel, ejemplo del arte hispano-flamenco del siglo XVI.

    También forman parte del conjunto catedralicio la cripta, construida en 1521 debajo del presbiterio para ser panteón de los marqueses de Astorga; el claustro, de estilo neoclásico de 1755 y que consta de cinco arcadas en cada ala unidas por pilastras jónicas; la sacristía, de 1772 y en la que destaca un altar-relicario en estilo rococó; las dependencias del Museo Diocesano y el Archivo Diocesano.

  • Palacio Episcopal de Astorga.

    Tras el incendio de 1886, en el que se quemó el antiguo palacio episcopal, el obispo Joan Baptista Grau i Vallespinós encargó el proyecto de un nuevo palacio al arquitecto modernista Antoni Gaudí, con quien el obispo mantenía una vieja amistad.

    Las obras se iniciaron en 1889, pero tras el fallecimiento del obispo en 1893 Gaudí renunció a la dirección de la obra por desavenencias con el Cabildo, cuando todavía faltaban por construir el segundo piso y el ático. Le sucedieron, sin éxito, varios arquitectos hasta la definitiva conclusión del edificio en 1913.

    Durante la Guerra Civil Española, sirvió de cuartel y sede de la Falange, y tanto en 1943 como en 1956 el edificio sufrió diversas reparaciones con la intención de convertirlo en residencia del obispo. Esta función nunca llegó a consumarse, y bajo los pontificados de Marcelo González Martín y Antonio Briva Miravent se promovió el edificio como Museo de los Caminos, inaugurado en 1963.

    El palacio, construido en granito gris procedente de El Bierzo, sigue los cánones historicistas de la arquitectura de finales del siglo XIX y principios del XX —en este caso en estilo neogótico— y presenta planta de cruz latina y cuatro fachadas, con cuatro torres en cada uno de sus ángulos. La pretensión inicial fue la de conjugar en el mismo edificio las características de un castillo y palacio de ahí la incorporación, por ejemplo, de un foso.

    La entrada es un pórtico con tres arcos abocinados, separados entre sí por contrafuertes inclinados, que se remata con un frontón; Gaudí había proyectado coronar la fachada con un ángel de cinco metros de altura pero finalmente no se llevó a cabo esta idea.

    La parte posterior presenta un ábside, correspondiente a la capilla, que se rodea de tres pequeños absidiolos. La planta baja contiene un gran vestíbulo, del que parte la escalera noble, cuya altura permite la apertura de ventanas triangulares que proporcionan una gran luminosidad, esquema ya utilizado por Gaudí en el Palacio Güell y que se repite en otras estancias del palacio episcopal como el despacho, el salón del trono, el comedor o el dormitorio.

    La estructura del edificio se sustenta en pilares con capiteles decorados y en bóvedas de crucería sobre arcos ojivales de cerámica vidriada. En los exteriores se conservan las figuras de tres ángeles, con los correspondientes atributos episcopales (mitra, pectoral y báculo), que fueron diseñados por Gaudí como remate de la cubierta pero que nunca llegaron a ocupar ese lugar.

  • Ayuntamiento

    Su construcción comenzó en 1683 y terminó en 1703. Posteriormente se añadieron los balcones (1730), los remates de las torres laterales (1739) y la espadaña central (1748), que sirvió para alojar el reloj y las campanas, la mayor de las cuales está acompañada de dos muñecos vestidos de maragatos, llamados Juan Zancuda y Colasa, que marcan las horas golpeándola con un mazo.

    Se trata de una fachada en tres plantas, con el eje de simetría en el arco de medio punto que da acceso al edificio, la espadaña y el escudo real. En el conjunto escultórico destacan los elementos que hacen la función de gárgolas y los escudos de la ciudad y de los marqueses de Astorga en la torre derecha e izquierda respectivamente.

    En su interior sobresale el salón de plenos, presidido por varias lápidas conmemorativas, que recuerdan a personajes ilustres de la historia de la ciudad. El edificio fue rehabilitado en 1987.

  • Otros monumentos de interés

    La ciudad cuenta con otros edificios de interés cultural y arquitectónico ubicados, principalmente, en el casco antiguo. Entre ellos destacan:

    El santuario de Fátima, antiguamente iglesia de San Julián, de cuyo origen románico conserva cuatro capiteles en la portada.

    La iglesia de San Bartolomé, también iniciada en el románico, con reformas posteriores y decoración interior barroca, en cuyo atrio se celebraban los concejos hasta la construcción del edificio del Ayuntamiento.

    La iglesia de Santa Marta, dedicada a la patrona de la ciudad, que se levantó en 1741 sobre una iglesia anterior con fachada de rasgos neoclásicos e interior barroco.

    El convento de Santa Clara, que vivió momentos difíciles en 1810 durante los sitios de Astorga, cuando el general José María de Santocildes se hizo fuerte entre sus muros ante el ataque de las tropas francesas, pero que en 1816 acogió de nuevo a la comunidad, a la que no le afectaron las disposiciones de la desamortización por dedicarse a la enseñanza

    La iglesia y convento de San Francisco, del siglo XIII, sobre el cual los Padres Redentoristas construyeron un nuevo edificio, de ahí que el convento original entrara a engrosar el patrimonio perdido de la ciudad

    El convento de Sancti Spiritus, que data del siglo XVI y en el interior de la iglesia presenta decoración barroca.

    El Seminario Mayor, obra de 1756 con fachada de tres alturas y trazas herrerianas, que cuenta con tres claustros cerrados y capilla neoclásica.

    La iglesia de Santa Colomba de Puerta de Rey, ubicada desde el siglo XVII —aunque el edificio existente es fruto de numerosas reformas posteriores— en las cercanías del desaparecido convento de San Dictino.

    La capilla de la Vera Cruz, del siglo XV pero reconstruida en 1816-

    La iglesia de San Pedro de Rectivía, surgida a la vera del Camino de Santiago, que presenta traza moderna y fachada cubierta de mosaicos instalados en los años noventa.

    La iglesia de San Andrés, construida en ladrillo a principios del siglo XX según las pautas de la arquitectura historicista, con trazas de estética gótica, y que alberga en su interior un retablo barroco de la desaparecida iglesia de San Miguel.

    El Hospital de las Cinco Llagas, que fue uno de los hospitales de peregrinos más importantes de la ciudad —sus orígenes se remontan al siglo XI— y sobre el cual se construyó un edificio en el siglo XVIII, del que tan solo se conserva la portada.

    La Celda de las Emparedadas, pequeño espacio entre la capilla de San Esteban y la iglesia de Santa Marta que utilizaron en la Edad Media las mujeres que se emparedaban toda su vida por penitencia; cuenta con una ventana enrejada que permitía la caridad y sobre ella se lee la inscripción «acuérdate de mi condición, pues esta será la tuya. yo ayer, tu hoy».

Fiestas y tradiciones

Las celebraciones más representativas son:

  • Carnavales, el primer fin de semana después del Miércoles de Ceniza.
  • Semana Santa,  declarada de Interés Turístico Nacional.
  • Fiesta de Astures y Romanos, declarada de Interés Turístico Regional
  • Procesión de la Zuiza, celebrada de de manera discontinua,  en honor del pendón de Clavijo.
  • Procesión de la Virgen de Castrotierra, traída en años de sequía desde su santuario situado a 17 kilómetros de la ciudad.
Astorga, León, Camino Francés (Etapa de Villadangos del Páramo a Astorga):: Guía del Camino de Santiago

Astorga

Más datos y un poco de historia…

A su pasado romano, integrado en las construcciones modernas, se une su importancia como núcleo clave en el Camino de Santiago durante la Edad Media. Además, puede presumir de ser la única ciudad en la que convergen las dos grandes rutas turísticas por excelencia: la Vía de la Plata y el Camino Francés.

Astorga es todavía diócesis y mantiene en su poder una de las más bellas catedrales de Castilla y León y un Palacio Episcopal, obra de Gaudí, que parece haber salido del cuento de Blancanieves.

La ciudad bimilenaria de Astorga, capital de los Astures en época de dominación romana, se encuentra al oeste de León, a unos 45 kilómetros de la capital, erguida sobre un altozano en la llanura de las comarcas que la circundan: La Cepeda, Páramo, Vegas del Órbigo y del Tuerto, y la Maragatería. Las Montañas de León y el Monte del Teleno, la montaña sagrada de los romanos, resguardan a esta ciudad que encierra en sus entrañas restos de un pasado romano que hoy convive con los modernos edificios.

Un poco de historia

Nacida como campamento militar romano de la Legio X Gemina a finales del siglo I a.C., poco después se convirtió en un asentamiento civil y fue capital del Conventus Asturum. Se desarrolló como importante nudo de comunicaciones del noroeste peninsular y gozó de cierta prosperidad en los dos primeros siglos de nuestra era gracias a la minería del oro, siendo definida por Plinio el Viejo como «vrbs magnifica».

Palacio Episcopal de Astorga, León, Camino Francés (Etapa de Villadangos del Páramo a Astorga):: Guía del Camino de Santiago

Palacio Episcopal de Astorga

En los años centrales del siglo III debió de establecerse como sede episcopal, con Basílides como su primer obispo. Fue parte del reino de los suevos tras las invasiones bárbaras y en 714 fue tomada por las tropas musulmanas de Táriq, aunque sería reconquistada por la monarquía asturiana a mediados del mismo siglo. A finales del siglo X volvió a sufrir, en tres ocasiones, el acoso musulmán de la mano de Almanzor.

Desde el siglo XI, y gracias al impulso dado por el Camino de Santiago, la ciudad experimentó un progresivo desarrollo en el cual la Iglesia tuvo un papel protagonista. En 1465 Enrique IV de Castilla concedió a Álvaro Pérez Osorio, conde de Trastámara, señor de Villalobos y de Castroverde, el título de marqués de Astorga, por lo que la ciudad pasó del estado libre a una condición feudataria.

A principios del siglo XIX la ciudad sufrió las consecuencias de la ocupación francesa y fue una de las primeras ciudades que se levantaron contra los franceses, con el amotinamiento de campesinos y jornaleros el 2 de mayo de 1808. El ejército francés entró en la ciudad el 31 de diciembre del mismo año y durante los años siguientes la plaza cambió de manos en varias ocasiones hasta que finalmente los franceses capitularon el 17 de agosto de 1812.

Fachada de la Catedral de Astorga, León, Camino Francés (Etapa de Villadangos del Páramo a Astorga):: Guía del Camino de Santiago

Fachada de la Catedral de Astorga

Entre mediados del siglo XIX y principios del XX se produjo un importante desarrollo industrial, en el que jugaron un papel fundamental la llegada del ferrocarril y el auge de la industria del chocolate. Esta continúa activa junto con otras ramas de la industria alimentaria, como la repostería y la industria cárnica, aunque la actividad económica del municipio está basada fundamentalmente en el sector servicios, con la administración, el comercio y el turismo cultural como sectores más destacados. Este último se sustenta principalmente en su patrimonio histórico-artístico, en el que cabe destacar la Catedral, el Palacio Episcopal, el Ayuntamiento y la Ergástula romana, todos ellos declarados Bien de Interés Cultural, además de ser lugar de paso del Camino de Santiago y una de las cabeceras de la Vía de la Plata.

Cómo llegar a Astorga

  • En coche: En Astorga confluyen un buen número de carreteras que la conectan con el norte y el centro de la península. Entre otras:
    • Autovía A-6 y la carretera nacional N-VI que unen Madrid y La Coruña.
    • Autopista AP-71, que la une con León.
    • Carretera nacional N-120, que enlaza Vigo con Logroño.
  • En autobús: Desde la estación de autobuses de Astorga (Avenida de las Murallas, 52, tel.: 987 619 100), parten servicios que la conectan con las principales ciudades españolas. (Buscador de autobuses)
  • En tren: Astorga cuenta con servicios de larga y media distancia en tren que la conectan con las ciudades de Madrid, Galicia y Cataluña además de con León, Orense, Vigo, Monforte de Lemos y Ponferrada entre otras.
    La estación de tren de Astorga está en el barrio de Puerta de Rey. Tel.: 987 616 444. Mas información: www.renfe.es

Astorga – Camino Francés
Etapa de Villadangos del Páramo a Astorga

Anterior:
↑ 3,550 San Justo de la Vega «

Siguiente:
» Valdeviejas 1,700 ↓
[ Etapa Astorga – Rabanal del Camino ]

¿Has visitado Astorga?
Cuéntanos tus experiencias, déjanos tus comentarios.
Tus opiniones ayudan a otros.