Etapas del Camino de Santiago por la Vía de la Plata

Etapa 1: de Sevilla a Guillena (22,8 km.)

Comenzamos el Camino de Santiago por la Vía de la Plata a las puertas de la Catedral de Sevilla, junto a la puerta de la Asunción, y salimos de Sevilla tras atravesar el popular barrio de Triana.

Esta etapa es completamente llana y no presenta grandes dificultades.

El único inconveniente es la exposición al sol, que puede resultar ser uno de los mayores obstáculos si se realiza el Camino en verano o última parte de la primavera.

Los peregrinos tendrán a su disposición albergues, hostales y pensiones en Sevilla, Santiponce y Guillena. Tras atravesar Santiponce, en el kilómetro 11 se encuentran las ruinas de la ciudad romana Itálica fundada en año 206 a. C., que se convertiría en la capital de la Hispania Ulterior, donde nació el emperador romano Trajano.


Etapa 2: de Guillena a Castilblanco de los Arroyos (18,2 km.)

Esta etapa nos introduce los paisajes típicos del norte de la provincia de Sevilla, atravesando primero los olivares y pasando después por el bosque mediterráneo en el que predominan las encinas y jaras.

Una etapa es corta, aunque hay que tener en cuenta que no hay servicios intermedios, por lo que debemos ir bien provistos de agua y comida.


Etapa 3: de Castilblanco de los Arroyos a Almadén de la Plata (28,8 km.)

Una etapa de dificultad media. Tampoco dispone de servicios intermedios.

Comienza siendo una etapa algo pesada, ya que el primer tramo discurre por carretera, que suele resultar muy monótono. A medida que vamos avanzando atravesaremos la dehesa, y en los últimos kilómetros se nos presentan algunos ascensos y descensos.

La jornada finaliza en Almadén de la Plata.


Etapa 4: de Almadén de la Plata a Monesterio (34,4 km.)

Una etapa que puede resultar excesivamente larga, por lo que podemos optar por hacer como muchos otros peregrinos, que deciden dividirla y pasar la noche en Real de la Jara.

Concluimos la jornada en Monasterio, ya en la provincia de Badajoz, Extremadura.


Etapa 5: de Monesterio a Fuente de Cantos (21,2 km.)

Dejamos atrás la dehesa y avanzamos por largas pistas de tierra para adentrarnos en una vasta llanura cultivable.

Es una etapa corta en la que predomina un descenso suave con desniveles moderados. No presenta servicios de restauración intermedios, por lo que debemos ir bien provistos de comida y bebida.


Etapa 6: de Fuente de Cantos a Zafra (24,6 km.)

Es una etapa llana y sin dificultades.

Atraviesa dos localidades dotadas de servicios, Calzadilla de los Barros y Puebla de Sancho Pérez.

Una vez llegados a Zafra, donde contamos con todos los servicios, cabe mencionar que merece la pena visitar el Alcázar de los Duques de Feria, construido en el siglo XV.


Etapa 7: de Zafra a Villafranca de los Barros (19,2 km.)

Es una etapa corta, que podemos alargar hasta Almendralejo, aunque en ese caso la convertimos en una larga etapa de casi 40 kilómetros.

Etapa llana, sin complicaciones para el peregrino.


Etapa 8: de Villafranca de los Barros a Torremejía (27,7 km.)

Etapa larga, pero de dificultad media debido a que es bastante llana.

Hay que tener en cuenta la intensa exposición al sol y tomar precauciones. No contaremos con servicios intermedios durante la jornada.


Etapa 9: de Torremejía a Mérida (16 km.)

Etapa corta, llana y sin servicios intermedios.

El río Guadiana nos da la bienvenida a la ciudad fundada por el emperador Octavio Augusto, que sirvió como ciudad de retiro para los soldados eméritos o veteranos y la cual llegó incluso a ser la capital del Reino Visigodo de Hispania.

Capital de Extremadura, la ciudad fue fundada por el emperador Octavio Augusto en el año 25 a.C. con el nombre de Emerita Augusta.

En Mérida recomendamos ver el Arco de Trajano, la Alcazaba Árabe, el Circo y el Anfiteatro romanos y el Teatro Romano, uno de los monumentos más importantes de España, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993.


Etapa 10: de Mérida a Alcuéscar (36,4 km.)

Tras salir de Mérida, cruzamos el arroyo Albarregas por el puente romano, punto que marca el inicio de la calzada romana comúnmente conocida como Vía de la Plata.

La principal dificultad de esta etapa reside en lo larga que es. Por lo demás, no tiene desniveles notables y transcurre en gran parte por caminos de tierra atravesando bosques y matorral mediterráneo.

Si decidimos dividir esta etapa, podremos pernoctar en Aljucén, en el kilómetro 17.


Etapa 11: de Alcuéscar a Cáceres (38,2 km.)

Al igual que en la jornada anterior, esta etapa es muy larga con desniveles moderados.

Es posible acortarla pasando la noche en el albergue de Valdesalor.

Dejamos atrás la provincia de Badajoz para entrar en Cáceres, gran ciudad en la que encontraremos todos los servicios necesarios.


Etapa 12: de Cáceres a Cañaveral (33,2 km.)

Dejamos atrás la ciudad de Cáceres para iniciar una etapa larga, sin muchos desniveles. Los caminos son de tierra, con tramos pedregosos.

Para llegar a Cañaveral debemos tomar el desvío en el kilómetro 30 y bajar por el puente medieval de San Benito. Ascendemos por la N-630 y llegamos, tras seguir las flechas amarillas que nos indican el camino, a Cañaveral, donde encontraremos un albergue y demás servicios de restauración.

Cabe resalta la ausencia de poblaciones intermedias, por lo que debemos ir bien provistos tanto de agua como de comida. Además, tampoco encontraremos demasiadas sombras, por lo que también deberemos protegernos del sol.


Etapa 13: de Cañaveral a Galisteo (28 km.)

Una etapa que no presenta ninguna dificultad relevante. Es larga pero amena, con un terreno montañoso y quebrado en comparación a otras etapas.

En el kilómetro 8 llegamos a Grimaldo, equipado con todos los servicios.

En Galisteo cabe resaltar que podremos visitar una Muralla Almohade del siglo XII o la Torre de la Picota en forma de pirámide octogonal que formó parte del alcázar árabe.


Etapa 14: de Galisteo a Cáparra (29,5 km.)

En el kilómetro 10 está Carcaboso, donde encontramos todos los servicios.

En el kilómetro 11 el camino se divide en dos y tenemos que escoger si seguir las flechas amarillas que nos llevan por la alternativa más rápida u optar por el cubo de granito H1 con una marca amarilla que nos llevará por una la calzada primitiva. Ambas elecciones son válidas y volverán a encontrarse en el kilómetro 16.

En el kilómetro 23 se encuentra la carretera de Olivia de Plasencia, que tiene un albergue.

Antes de llegar a Cáparra nos topamos con el Arco Romano, aislado y solitario con una insólita belleza histórica que parece transportarnos a otra época. Es considerado un icono de la Vía de la Plata en España.


Etapa 15: de Cáparra a Baños de Montemayor (28,5 km.)

Una etapa larga con un relieve uniforme, y en la que hay que tener cuidado con la escasa señalización.

En el kilómetro 12,5 se nos presenta una dificultad de acceso, ya que hay que atravesar una finca cercada y hay que saltar la valla.

En el kilómetro 19 nos topamos con Aldeanueva del Camino dotada con todos los servicios.

Baños de Montemayor es la última localidad en la que encontraremos un cajero automático hasta la ciudad de Salamanca.


Etapa 16: de Baños de Montemayor a Fuenterroble de Salvatierra (32,9 km.)

Una etapa en la que nos encontramos bastantes tramos de subida. Hay servicios cada pocos kilómetros en las localidades que cruzaremos.

En el kilómetro 13 llegamos a Calzada de Béjar, que marca el punto de transición entre Extremadura y Castilla y León.

En Fuenterroble de Salvatierra nos encontramos con un lugar muy emblemático en la Vía de la Plata, el albergue parroquial, cuyo responsable el padre Blas lleva acogiendo peregrinos desde hace más de 20 años hasta la actualidad.


Etapa 17: de Fuenterroble de Salvatierra a San Pedro de Rozados (28,6 km.)

Antes de empezar esta etapa hay que aprovisionarse bien de agua y comida, ya que durante toda la jornada no encontraremos localidades ni servicios intermedios.

En el kilómetro 10 empieza la ascensión al Pico de la Dueña a 1.169 metros de altitud. Tras descender nos encontramos con un tramo largo, llano y algo monótono antes de llegar a San Pedro de Rozados, donde podremos reponernos y tendremos todos los servicios a nuestra disposición.


Etapa 18: de San pedro de Rozados a Salamanca (23 km.)

Tras entrar en Morille en el kilómetro 4, atravesaremos bosques y dehesas durante algunos kilómetros, y después caminaremos por una zona menos verde y con poca sombra hasta divisar la universitaria ciudad de Salamanca.

Cabe destacar que Salamanca tiene importantes puntos de interés, entre los cuales cabe mencionar el Puente Romano en la ribera del Río Tormes, destacado monumento histórico, la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, la Scala Coeli, la Biblioteca Pública Casa de las Conchas, la Catedral Vieja, la Catedral Nueva y la Plaza Mayor.


Etapa 19: de Salamanca a El Cubo del Vino (36 km)

El trayecto que separa las ciudades de Salamanca y Zamora está dividido en dos largas etapas.

La primera de ellas es la más larga sin desniveles significativos, y la recorremos por caminos no asfaltados.

En el kilómetro 15 llegamos a Calzada de Valdunciel, la última localidad hasta El Cubo del Vino, 20 kilómetros después, por lo que es conveniente aprovisinarse en esta localidad.


Etapa 20: de El cubo del Vino a Zamora (31,8 km.)

Etapa larga y llana de caminos de tierra rodeados de viñedos y campos de cereal, en la que hay que tener cuidado con la exposición al sol.

En el kilómetro 13 se encuentra Villanueva del Campeán, que tiene un albergue, una posada y un bar.

Antes de divisar Zamora nos encontramos con un tramo que bordea el río Duero. En Zamora podremos visitar la Catedral de Zamora, la Iglesia de Santa María Magdalena y el casco antiguo, considerado un museo de arte románico al aire libre con abundantes monumentos e iglesias de este estilo arquitectónico.


Etapa 21: de Zamora a Montamarta (18,6 km.)

Etapa sencilla, corta y llana, lo que nos permitirá salir un poco más tarde y disfrutar de la ciudad de Zamora.

Transcurre por caminos de tierra con paisajes de campos de cereal.

La única localidad intermedia es Roales del Pan en el kilómetro 7.

Encontramos el albergue de peregrinos medio kilómetro antes de entrar a Montamarta.


Etapa 22: de Montamarta a Granja de Moreruela (22,9 km.)

Etapa tranquila y agradable, sin desniveles a tener en cuenta, que atraviesa campos de cultivo por calzadas rurales.

Pasa por dos localidades intermedias con servicios.

Al llegar a Granja de Moreruela nos encontramos con una bifurcación. Podemos continuar la Vía de la Plata o bien siguiendo por el norte hacia Astorga, enlazando después con el Camino Francés, o bien yendo hacia el noroeste por Sanabria y Orense.


Etapa 23: de Granja de Moreruela a Benavente (27,2 km.)

Una etapa llana y plácida que sigue a la carretera N-630 paralelamente por caminos y sendas de tierra.

Hay 4 localidades intermedias con servicios.

En Benavente nos separamos de la N-630 que nos ha acompañado desde Sevilla. Cabe recalcar que la iglesia de Santa María de Azogue es un monumento que no hay que perderse.


Etapa 24: de Benavente a Alija del Infantado (21,9 km.)

A la salida de Benavente no hay señalización, por lo que deberemos dirigirnos por la carretera de la Estación y girar dos veces a la izquierda para encontrar la ruta.

Es una jornada que discurre por asfalto o carreteras locales.

Nos despedimos de la provincia de Zamora para adentrarnos en León.

Hay dos localidades intermedias con bares y farmacias pero existe la posibilidad de que estén cerrados, por lo que no vendría mal aprovisionarse antes de salir.


Etapa 25: de Alija del Infantado a La Bañeza (22,1 km.)

Etapa corta y llana que no presenta ninguna dificultad, y que recorreremos por pistas de tierra.

En La Bañeza disponemos de un albergue para peregrinos.


Etapa 26: de La Bañeza a Astorga (24,5 km.)

Presenta desniveles moderados, aunque es una jornada apacible con localidades intermedias.

Es recomendable visitar el Palacio Episcopal y la Catedral de Santa María en Astorga.

Esta es la última etapa de la Ruta de la Plata antes de enlazar con el Camino Francés que nos llevará hasta Compostela.

Tras haber recorrido más de 700 kilómetros, hemos dejado atrás Andalucía, Extremadura y estamos en Castilla y León, muy cercanos ya a Galicia, que alcanzarmos en 4 ó 5 etapas.


Etapa 27: de Astorga a Rabanal del Camino (21,2 km.)

El Camino Francés se interna por la comarca de La Maragatería, divisando ya al fondo los montes de León.

Una comarca habitada en su día por arrieros, y que aún conserva sus casas recias en sillarejo y con portalón, y el famoso cocido maragato.

La etapa nos lleva a Rabanal del Camino, fin de la novena etapa en el Codex Calixtinus, y Foncebadón, en las laderas del Irago, que se presenta como otro posible final de etapa.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 28: de Rabanal del Camino a Ponferrada (35,2 km.)

El Camino Francés llega a su techo en la Cruz de Ferro, clavada a 1.500 metros de altitud y sobre la que los peregrinos han ido construyendo un enorme montículo de piedras.

Cerca, entre tañidos de campana y señales de humo, se sitúa el curioso refugio templario de Manjarín, en pie desde 1993 gracias a Tomás Martínez.

Abandonamos La Maragatería y nos introducimos en El Bierzo, que se presenta en un crudo descenso entre pastos y piornos.

El Acebo, Riego de Ambrós y, finalmente, Molinaseca, a orillas del río Meruelo, son los lugares que de este tramo de la etapa, para finalmente, por llano, alcanzar Ponferrada.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 29: de Ponferrada a Villafranca del Bierzo (24,9 km.)

Dejamos atrás Ponferrada y nos introducimos en la hoya del Bierzo, una llanura resguardada por montañas que impiden el paso del clima atlántico.

En esta zona, campos con vides retorcidas de uva mencía y pueblos con todos los servicios reciben a diario a los peregrinos.

Poco más que un largo paseo cómodo por Compostilla, Columbrianos, Fuentes Nuevas, Camponaraya y Cacabelos, que se vuelve un tanto pesado tras cruzar el río Cúa en dirección a Pieros y Villafranca del Bierzo.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 30: de Villafranca del Bierzo a O Cebreiro (26,3 km.)

Vuelve la montaña al Camino de Santiago.

La etapa del día es la etapa reina, seguramente la más recordada al terminar el Camino.

En ella abandonamos León, y Castilla, para adentrarnos en Galicia, a través de O Cebreiro, una antigua aldea de pallozas hoy restaurada.

Subimos a través del valle del encajonado río Valcarce, partido por la N-VI y la A-6 y con muchas poblaciones.

El ascenso es tardío, y no es patente hasta el kilómetro 21 de la etapa, sobrepasado el barrio de Hospital.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 31: de O Cebreiro a Samos (30,8 km.)

Tras la dura jornada del día anterior, un recorrido activo pero que también sirve para recuperara fuerzas antes de los sinuosos trazados posteriores.

El Camino alcanza su máxima cota en Galicia en el monte Area y aún despliega latigazos en el repecho del alto do Poio.

En O Biduedo, pasamos del municipio de Pedrafita do Cebreiro al de Triacastela, cuyo núcleo principal descansa en el fondo del valle bajo la sombra del monte Oribio.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 32: de Samos, por Sarria, a Portomarín (30,7 km.)

Para muchos la primera etapa, ya que Sarria se encuentra muy cerca de los últimos 100 kilómetros de camino, la distancia mínima que hay que recorrer a pie para ganar la Compostela.

Una etapa no defrauda en absoluto ni al primerizo ni al peregrino curtido.

Atraviesa incontables aldeas de los municipios de Sarria, Paradela y Portomarín, se disfruta de buenos ejemplos del arte románico, se camina por pistas vecinales asfaltadas, sendas y corredores rurales, puentes medievales y pasarelas rústicas.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 33: de Portomarín a Palas de Rei (25,7 km.)

Etapa está partida por la sierra de Ligonde, que a su vez divide las cuencas de los ríos Miño y Ulloa y los municipios de Portomarín y Monterroso.

Aunque el comienzo es prometedor y regala un apacible ascenso por el monte San Antonio, el resto discurre junto a modestas carreteras modestas, provinciales e incluso nacionales.

Pero la jornada es amenizada por buenos ejemplos de iglesias románicas, antiguos hospitales de peregrinos y el valioso crucero de Lameiros.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 34: de Palas de Rei a Arzúa (28,9 km.)

Una etapa larga con un perfil quebrado, de los conocidos como rompepiernas, que la convierte en un verdadero reto.

El Camino traspasa los límites de la provincia de Lugo para entrar en la de La Coruña por la aldea de O Coto.

Pasa por Leboreiro y la pulpera Melide, donde enlaza con el Camino Primitivo, y continúa por un sinfín de toboganes y escenarios mágicos, como el del río Catasol, hasta Ribadixo da Baixo y Arzúa, donde a su vez conecta con el Camino del Norte.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 35: de Arzúa a Monte do Gozo (34,1 km.)

Entre Arzúa y la catedral de Santiago median casi 40 kilómetros y aunque lo más lógico y prudente sería dividir el tramo en dos jornadas haciendo parada y fonda en Santa Irene u O Pedrouzo, elegimos continuar hasta el Monte del Gozo, para así, el día siguiente, ya en Santiago, tener tiempo suficiente para disfrutar de la ciudad.

Arzúa cede el testigo a O Pino en un trayecto cómodo, con pendientes más fáciles y por pistas siempre cercanas a la N-547. Sobre pistas de hojarasca, entre las últimas manchas de eucaliptos y robles, en una larga caminata llegamos al Monte do Gozo.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


Etapa 36: de Monte do Gozo a Santiago de Compostela (4,1 km.)

Más que una etapa, un simple paseo, después de partir de Monto do Gozo, a las puerta de Santiago.

Así contaremos con tiempo suficiente para llegar a la misa del peregrino y tener todo un día para disfrutar de todo lo que Santiago de Compostela ofrece, tanto a los turistas como al peregrino.

Descripción de la etapa, mapa, albergues y más información ⇒


 

Ir arriba