Un albergue del Camino que va a más

El albergue de peregrinos de la Ruta Jacobea en Igartza se anotó en 2014 un 15% más de presencia de peregrinos que en 2013

Un italiano, un valenciano y un asturiano tras haber llegado al albergue en plena Ruta Jacobea, sobre el puente de Igartza. (Juantxo)

A lo largo del Camino de Santiago de la Ruta Jacobea, del milenario camino, en sus diferentes recorridos, bien sea por el tradicional francés, el de la costa, o el del interior, que es el caso que nos ocupa, o de cualquier otra ruta reconocida como tal, que lleva a Santiago, ayuntamientos, parroquias, asociaciones y otras instituciones ponen a disposición de los peregrinos lugares de alojamiento.

La mayoría de los albergues son gratuitos, aunque es muy importante que los peregrinos aporten una cantidad para su mantenimiento, ya que no tienen subvenciones y se mantienen de los donativos aportados por quienes han hecho un alto en el camino en el correspondiente albergue.

La labor del hospitalero

Cabe recordar, y además es necesario hacerlo, que los albergues son atendidos por hospitaleros, voluntarios, todos ellos pertenecientes a la Federación de Amigos del Camino de Santiago. Los hospitaleros ofrecen información a los que tienen ‘in mente’ cubrir de una manera u otra la milenaria autopista, sellan las credenciales y atienden a los que llegan desde el recibimiento en el albergue hasta en la resolución de cualquier duda o problemas ligados al camino.

Desde la delegación de Beasain destacan y agradecen la extraordinaria labor realizada por los hospitaleros voluntarios. En 2014, el albergue suele abrirse todo el año, fueron 23 los hospitaleros que atendieron el albergue, de los que once son del municipio beasaindarra.

Estos albergues son para uso exclusivo de los peregrinos al estilo tradicional (a pie, en bicicleta,…).

El de Beasain, ubicado en pleno Conjunto Monumental de Igartza, cuenta con una veintena de camas y el resto de servicios (cocina, baños, duchas, etcétera). Ubicado en lo que fue la casa del molinero, al pie de la Ruta Jacobea del interior, está igualmente atendido por hospitaleros voluntarios, de aquí y de allá. Sirva de ejemplo que los últimos agostos, una pareja de catalanes, casi beasaindarras de adopción realizan esa función en Beasain.

Los hospitaleros beasaindarras cubren esa misión en otros albergues de la multitud de rutas del milenario camino.

A decir de que quienes lo utilizan y de los propios hospitaleros, el albergue de Igartza «es de lo mejorcito, no solo en el camino del interior donde se ubica, también de los existentes en territorio francés.

Un albergue al alza

La delegación del Camino de Santiago en Beasain daba a conocer una detallada memoria correspondiente al año 2014.

En el albergue beasaindarra hicieron noche un total de 356 peregrinos. Los responsables de la delegación local, perteneciente a la Asociación de los Amigos de los Caminos de Santiago de Gipuzkoa, se mostraban más que satisfechos con las cifras de ocupación, «en 2014 hemos crecido un 15% sobre los datos de 2013, un total de 356 personas pernoctaron en el mismo, de los que 245 eran españoles y el resto procedentes de otra veintena de países».

En lo que a peregrinos llegados de distintos puntos de la península, catalanes (78), vascos (49), valencianos (26), andaluces (19) y madrileños (17) destacan ampliamente sobre otras procedencias.

Además de los peregrinos, este año, de manera un tanto especial y a solicitud del Ayuntamiento de Beasain, ha dado cobijo a participantes en la Ultrarail-2014 y a los del Taller de la Federación de Coros celebrado el pasado mes de diciembre en Igartza.

Leído en Diario Vasco

1 comentario en “Un albergue del Camino que va a más”

  1. Pingback: Un albergue del Camino que va a más - Al...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba