Más de 1.350 peregrinos han pasado por el albergue de Ribadesella este año

Peregrinos a su llegada a San Esteban de Leces
Peregrinos a su llegada a San Esteban de Leces

San Esteban de Leces pasará a estar gestionado por una nueva hospitalera, que lo mantendrá abierto entre el febrero y diciembre

El albergue de peregrinos de San Esteban de Leces, en Ribadesella, acumula 1.350 pernoctaciones en los últimos cuatro meses. El establecimiento municipal abría sus puertas para la Semana Santa, a finales del mes de marzo, y desde entonces ha recibido la visita de peregrinos de 51 diferentes nacionalidades. Teniendo en cuenta que el grueso de los caminantes atraviesa el concejo entre los meses de julio, agosto y septiembre, este año se espera superar el récord de ocupación alcanzado el año pasado. «En 2017 sumamos 3.853 pernoctaciones, así que este año tal y como van las cosas vamos a pasar de los cuatro mil, a pesar de que estuvimos parados los tres primeros meses del año», afirmó Alejandro Barrero, secretario de la Asociación de Peregrinos de los Caminos del Norte Ribadesella-Caravia.

Esta asociación ha sido la encargada de supervisar la gestión del albergue desde su reapertura tras la jubilación de la encargada anterior. Lo hizo con la colaboración de diez hospitaleros voluntarios aportados por la Federación Española de Asociaciones del Camino de Santiago que, en diferentes etapas, han atendido la instalación y a los caminantes. Por ese motivo, Barrero agradeció que el Ayuntamiento se haya decidido por una concesión demanial del inmueble. «Todo lo que sea contar con un hospitalero permanente en el albergue es excepcional. Mientras que los peregrinos estén atendidos, perfecto», afirmó.

Esa concesión era resuelta en las últimas horas. Después de valorar los cuatro proyectos presentados, la mesa de contratación del Ayuntamiento de Ribadesella acordaba conceder la gestión a Yolanda Seral Barea. La suya fue la propuesta que alcanzó mayor puntuación y la que planteaba el menor coste por alojamiento. La adjudicataria dispone ahora de diez días para presentar la documentación necesaria para la formalización del contrato.

El proyecto presentado por Yolanda Seral y su pareja prevé mantener abierto el albergue once meses al año, del 1 de febrero al 30 de diciembre. La nueva concesionaria ofrecerá servicio gratuito de lavandería a los peregrinos y cobrará seis euros por el alojamiento. También se establecen otros precios por desayunos, bocadillos, masajes, ‘fish spa’, traslado de equipajes o arreglo y limpieza de bicicletas. No prevé ninguna mejora en el edificio, pero contempla crear una pequeña zona de lectura, ofrecer explicaciones e información acerca del Camino de Santiago e instalar tres televisiones en zonas comunes del albergue.

A día de hoy el número de peregrinos que realizan el Camino del Norte en bicicleta es muy reducido, «puede situarse entre el diez y el quince por ciento», afirmó Barrero. El resto son caminantes de muy variadas procedencias. «La más rara de este año, Nueva Zelanda, aunque lo habitual al margen de los españoles, son los alemanes, franceses, polacos y este año también muchos estadounidenses, en torno a cuatro decenas», añadió Alejandro Barrero.

El albergue de peregrinos de Ribadesella ocupa las antiguas escuelas de San Esteban de Leces y cuenta en la actualidad con 31 camas, capacidad que se ampliará a 51 antes de que finalice el año para paliar el ‘overbooking’ que presenta muchos días del verano. En sus instalaciones el peregrino encuentra una cocina para su uso con sus respectivos electrodomésticos -nevera y microondas-, lavandería, calefacción, agua caliente y máquinas expendedoras de bebidas.

Leído en El Comercio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba