El cierre del albergue de Melide por obras merma la demanda para pernoctar

Las 37 plazas del refugio provisional no se cubren debido también al descenso de peregrinos en invierno

El inicio de las obras de reforma del albergue de Melide tras el verano ha sido un acierto. Transcurrida la temporada de mayor afluencia turística en el Camino de Santiago, el número de peregrinos desciende notablemente y eso se agradece en una localidad que ha visto reducidas en 130 las plazas públicas para pernoctar. El cierre temporal del albergue melidense no ha generado, al menos por el momento, quejas entre los romeros puesto que el refugio adicional instalado el pasado verano en el Palacio de Congresos es más que suficiente para atender la demanda de camas.

De ese modo lo pone de manifiesto una de las encargadas de atender el servicio, Isabel Díaz, que, desde que el pasado 19 de octubre cerró sus puertas el albergue principal, recibió una media de 20 peregrinos al día, cuando las plazas disponibles en las instalaciones de acogida del recinto ferial ascienden a 37. El descenso de peregrinos que, habitualmente, se registra con la llegada de los meses de invierno es una de las razones a las que Isabel atribuye la suficiencia de plazas. La hospitalera del albergue de Melide apunta otra motivo para explicar el bajo nivel de ocupación de las últimas semanas. «Como están avisados, se planifican de otra manera», afirma Isabel Díaz en alusión al hecho de que los peregrinos reciben cumplida información del recorte temporal de plazas en los refugios públicos de los que disponen antes de llegar a la localidad melidense.

El Camino «descansa» esta temporada de la masificación registrada en verano, que ha supuesto que, este año, se alcanzase un récord de peregrinaciones solo superado en años santos. Un testimonio que lo corrobora es el de Carlos Vicente, que ayer continuó desde Melide su peregrinación hacia Santiago. «En el albergue de Lugo estuve solo y así llevó tres días», contaba este catalán, residente en el País Vasco, que se aventuró a hacer el Camino por la ruta primitiva, una de las que presentan mayor carencia de instalaciones públicas para pernoctar.

En cualquier caso y pese a que las 37 plazas del albergue provisional de Melide parecen ser más que suficientes, desde la S. A. do Plan Xacobeo han sido precavidos y, a finales de este mes o principios del próximo, prevén ampliar en 130 las plazas disponibles en el Palacio de Congresos. Se corresponden con el número de camas del albergue en obras, del que se ha aprovechado parte del mobiliario para acondicionar en el recinto ferial un nuevo espacio de acogida de peregrinos, que está dotándose de todos los servicios. La Consejería de Cultura confirmó que esas instalaciones -acondicionadas, en principio, con carácter provisional para dar respuesta a la demanda de camas mientras el albergue principal está en obras- se mantendrán durante todo el año santo y no solo hasta abril, cuando se prevé que concluya la reforma del refugio.

Fuente: lavozdegalicia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba