Negreira abre un albergue rural con encanto para los peregrinos

Situado en la aldea de Logrosa, une dos casas del siglo XVIII y ofrece veinte plazas

Son dos antiguas casas de piedra del siglo XVIII -los primeros documentos datan del año 1.700- restauradas para ofrecer todas las comodidades de los tiempos actuales como calefacción, teléfono, acceso gratis a Internet o duchas ecológicas para los peregrinos y turistas que se decidan a alojarse en el primer albergue turístico de ámbito rural que abre en Negreira, concretamente en la aldea de Logrosa, a unos 700 metros del Camino de Fisterra en su entrada a la capital barcalesa desde Santiago.

Los hermanos Luis y Antonio Ponte ante la casa familiar convertida ahora en albergue rural con encanto
Los hermanos Luis y Antonio Ponte ante la casa familiar convertida ahora en albergue rural con encanto

Los promotores son dos hermanos, Antonio y Luis Ponte, dos jóvenes emprendedores que desde hacía tiempo manejaban la idea de convertir los dos inmuebles de la familia en una casa de turismo rural: «Luis, que estudou Turismo, sempre tivo esa idea, pero esixíannos que tivese un baño por habitación» explica Antonio, el mayor de los hermanos, algo que resultaba «inviable» según Luis, puesto que «teríamos que variar toda a estructura das casas, ademais dun forte investimento».

No hay ninguna duda es que el albergue está situado en un lugar con encanto, rodeado de naturaleza, y lo más importante, «nun entorno totalmente rural, onde o camiñante poderá relaxarse, descansar e disfrutar da gastronomía típica galega», subraya Antonio. Disponen de web propia -www.alberguedelogrosa.com- y teléfonos de reserva 981 885 820 y 646 142 554.

El albergue dispone de una capacidad de solo veinte plazas para ofrecer una mejor y cómoda estancia a los peregrinos y turistas, diferenciándose de los típicos albergues ruidosos y muy masificados. «Dispomos de catro habitacións dobres, tres simples e dúas habitacións con catro prazas en liteiras. Ademais, todas as noites ofrecemos unha cea de produtos galegos, con queimada e conxuro».

Cumple su primera semana abierto al público. Desde el Jueves Santo han pasado unos quince peregrinos, en su mayoría extranjeros. Las tarifas van desde los 20 a los 35 euros, con desayuno incluido. Tiene un salón con lareira, comedor, amplio jardín, campo para caballos, comedor, barbacoa y zona para bicis.

Fuente: lavozdegalicia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba