El albergue de Pola de Siero asume que este año no acogerá más peregrinos

Albergue de peregrinos municipal Casona de San Miguel, Pola de Siero, Asturias - Del Camino del Norte al Camino Primitivo :: Albergues del Camino de Santiago
Albergue de peregrinos municipal Casona de San Miguel, Pola de Siero

En tan solo doce meses, el albergue de peregrinos de Pola de Siero va a pasar de contabilizar la cifra más alta de huéspedes en sus once años de historia a su peor registro. La temporada 2019 se cerró con 2.032 visitantes de 56 nacionalidades, lo que supuso un aumento del 15,38% con respecto al año anterior. En el primer trimestre de 2020 habían pernoctado dieciocho personas de cuatro países cuando se decretó el estado de alarma.

«El Camino de Santiago en el año 2020 lo damos casi por acabado si sigue la actual evolución tan negativa en nuestro país, salvo actuaciones puntuales», reconoce Manuel Jesús Samartino, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Siero, Noreña y Sariego, que gestiona esta Casona de San Miguel.

Opina que debería producirse «casi un milagro» para que la pandemia remita en España, pero es consciente de que luego vendrá «el miedo a las reuniones de grupos de personas, aunque predecir todo esto es muy aventurado en estos momentos».

Su asociación decidió «por precaución» cerrar el albergue el jueves 12 de marzo, tres días del comienzo del estado de alarma «y en vista del desarrollo de los acontecimientos, que iba cambiando por horas». Pero tampoco querían dejar desamparados a aquellos peregrinos a los que les hubiera sorprendido la medida recorriendo nuestro país.

La asociación estuvo muy pendiente de las decisiones que se adoptaban en las comunidades autónomas del norte. El Gobierno vasco había aconsejado el cierre de todos los albergues de peregrinos. La Junta de Galicia ordenaba reducir a un tercio la capacidad de los albergues y el cierre de los espacios comunes. Y en Asturias se dejó la decisión a criterio de los ayuntamientos, aunque se aconsejó clausurar los albergues públicos. En Siero ya se había ordenado el cierre de todos los centros sociales.

El factor «determinante» para proceder a la clausura del albergue poleso fue cuando se cerró la catedral de Santiago y la oficina de atención al peregrino, explica Samartino, quien no duda del «acierto de la decisión tomada» y comunicada al Ayuntamiento. La asociación suspendió también, de forma indefinida, sus dos rutas programadas por los caminos de la Costa e Invierno.

«Un Año Santo complicado»

El presidente vaticina incluso «un complicado Año Santo 2021 que, por su proximidad, se debe afrontar sin prisas, ni precipitaciones».

Y como muestra de la excepcionalidad, menciona que el Cabildo de la catedral compostelana pretende solicitar al Papa la ampliación del jubileo hasta finales de 2022. «Eso quitaría mucha presión sobre el Camino en lo que resta de año y principios del próximo si se va normalizando la situación», afirma.

Al igual que Siero, España estableció en 2019 un récord con 347.578 peregrinos de 186 nacionalidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba